20 de diciembre de 2017 14:48 PM
Imprimir

Soja: piden quita de retenciones ante perspectivas bajistas

Por diversos factores, el cultivo estrella de la Argentina sufriría un fuerte recorte de precios en el mediano plazo. Menor demanda internacional y altos stocks completan el combo.

La rentabilidad del negocio agrícola ya no es lo que era años atrás; a los fuertes incrementos de los costos de producción se suma la baja internacional de los precios de los commodities y los altos stocks. La soja es uno de los cultivos más perjudicados en este esquema, por eso los productores locales están haciendo foco en la necesidad de que se acelere la baja de retenciones.

Según un informe económico de Matías Lestani, del Departamento Económico de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), “una serie de factores se vienen concatenando, demarcando un escenario complicado desde el punto de vista de precios para la próxima cosecha, generando una luz amarilla para los productores y el Ministerio de Agroindustria”. Básicamente, según explica el economista, podría haber una menor demanda de soja argentina en el mundo y eso se traduciría en una irremediable baja en la cotización del poroto.

Por un lado, tenemos el cierre del mercado de los Estados Unidos al biodiésel local a partir de agosto de este año, un mercado de 1.300 millones de dólares anuales, si bien se logró reabrir el mercado de la Unión Europea que representa para este año unos de 280 millones de dólares, se sabe que las autoridades europeas están recibiendo una fuerte presión de su industria para elevar los aranceles a la importación de biodiésel proveniente de la Argentina y es muy probable que lleve adelante un reclamo similar al norteamericano, con base en las asimetrías entre el porcentaje de retención al aceite de soja y el biocombustible.

A esto hay que sumar la posición impulsada por Francia en la Unión Europea de prohibir el ingreso de productos agrícolas que fueran tratados con glifosato; algunos informes hablan de una pérdida de ventas externas para la Argentina de $17.000 millones.

El análisis también da cuenta de que China viene demorando su proceso de normalización de compras de aceite de soja argentino, bache que fue cubierto en parte por India, que se llevó casi la mitad de las exportaciones de aceite de soja local, pero que en los últimos días elevó su tasa de derechos de importación de aceites vegetales del 17 % al 30 %, entre ellos el de soja. A esto se suma que semanas atrás el Senasica, la autoridad sanitaria de México, revocó el permiso de comercialización de soja modificada genéticamente en siete estados.

En cuanto a los factores endógenos hay que recordar que todavía quedan en manos de los productores algo más de 17 millones de toneladas de soja de la campaña 2016/2017, y algo más de 6 millones de toneladas todavía están bajo la modalidad de precio a fijar, es decir, algo más de 23 millones de toneladas expuestas a sufrir una variación negativa en los retornos esperados. “El Ministerio tiene que tomar las medidas preventivas necesarias para atenuar el impacto en el sector acelerando la activación de la postergada rebaja del 0,5% mensual a las retenciones de soja, recordemos que después de la baja de retenciones de diciembre de 2015 del 35% al 30%, se incumplió con la baja anunciada del 5 % para 2016, sólo se otorgó un reintegro a la soja del Norte por un 5% de la cual todavía hay productores en espera para verla plasmada”, detalla Lestani.

Así es que el panorama viene complicado y los productores deberán afinar sus lápices y planteos productivos para no continuar perdiendo rentabilidad y por supuesto, todos miran a las retenciones.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Ambito Financiero

Publicidad