20 de diciembre de 2017 18:34 PM
Imprimir

El sector agrícola europeo perderá un 28% de sus efectivos en 2030

La mano de obra agrícola europea disminuirá en un 28% entre 2017 y 2030, al mismo tiempo que se prevé un impulso de ingresos agrícolas de la UE. Sin embargo, se espera que la renta por trabajador aumente levemente en 1,1%, en comparación con el promedio de 2015-2017. Estas son algunas de las conclusiones del informe de perspectivas agrícolas de la UE 2017-2030, publicado el pasado 18 de diciembre por la Comisión Europea.

Según el informe, la fuerza de trabajo agrícola se reducirá en un 3,2% en promedio por año, alcanzando los 6,6 millones en 2030. Esta disminución será impulsada por los cambios estructurales dentro de la industria agroalimentaria de la UE, pero también porque se esperan oportunidades de empleo en otros sectores. Las zonas rurales ya enfrentan dificultades para crear puestos de trabajo atractivos en general, empujando una migración hacia los centros urbanos.

Asimismo, se espera que los cambios estructurales en la agricultura europea continúen con mayores inversiones en tecnología. Por ejemplo, se prevé  que la inversión en agricultura de precisión y agricultura digital aumente significativamente. Sin embargo, este tipo de inversiones son costosas y tendrán un efecto dominó en el mercado laboral de diversas maneras, por ejemplo, exigiendo que los trabajadores tengan un mayor conocimiento de la tecnología o, en última instancia, que se reduzca la necesidad de mano de obra agrícola.

Entre las otras influencias potenciales sobre los ingresos agrícolas en este período destacadas en el informe, están aumentando las inversiones en áreas clave tales como medidas medioambientales o el uso de sistemas de riego más eficientes. Sin embargo, se espera que un período de precios relativamente bajos del petróleo y la recuperación de la economía impulse las inversiones agrícolas, según el informe.

Además de estas inversiones, también se espera que los costes aumenten un 2,5% por año entre 2017 y 2030, sumando hasta un 30% durante el período. Los costes como la energía y los fertilizantes aumentarán en un 3% hasta 2030, en comparación con el promedio de 2015-2017, mientras que los costes de alimentación, que actualmente son bajos debido a los bajos precios de los cereales, también se espera que aumenten en los próximos años. Los servicios agrícolas, así como la depreciación, deberían aumentar en 2030, y la agricultura se volverá cada vez más intensiva en capital y servicios.

El informe de perspectivas agrícolas de la UE para 2017-2020, que se puede consultar a continuación en su versión inglesa,  ofrece información más detallada sobre este tema, así como una perspectiva de los mercados agrícolas de la UE, como los cultivos herbáceos, el sector cárnico y lácteo, y el sector de frutas y hortalizas.

Fuente:

Publicidad