21 de diciembre de 2017 10:56 AM
Imprimir

Por aftosa, Minerva eliminó 15 % de empleos

El gerente para Colombia de la multinacional brasileña afirma que confía en que rápidamente se recuperarán las exportaciones de carne a Rusia y Chile. La primera venta a Emiratos Árabes está a punto de partir, y China e Israel son mercados en la mira

José Amaral es gerente para Colombia de Minerva Foods, una multinacional brasileña de 25 años enfocada en la producción y procesamiento de carne. La compañía está presente con plantas propias en Brasil, Paraguay, Uruguay y Argentina. A nuestro país llegó en 2015, cuando concretó la compra del frigorífico Red Cárnica, en Córdoba, que en ese momento tenía una capacidad de sacrificio diario de 250 animales. Actualmente está en más de 700.

En diálogo con este diario, Amaral contó detalles de la primera exportación de carne de Colombia a los Emiratos Árabes, hecho por Minerva, empresa que desde diferentes países exporta a cerca de 100 mercados. Explicó la afectación que el negocio que lidera en Colombia sufrió con la crisis sanitaria desatada por la fiebre aftosa y, de nuevo, aclaró que la compañía nunca tuvo interés en comprar los frigoríficos Friogán, actualmente en reorganización.

¿Por qué es importante para ustedes la exportación a Emiratos Árabes?

Emiratos Árabes es un buen mercado, lo consideramos como una de las puertas de ingreso al mercado de Oriente Medio, principalmente a la zona del golfo. Además, para acceder, tiene exigencias sanitarias bastante estrictas, así como en sus procedimientos de sacrificio, por asuntos religiosos. Fue un trabajo que contó con apoyo del Gobierno. Lo logramos, y empezamos la exportación con un contenedor, que no ha salido. Debe ingresar a puerto el 23 (de diciembre) y hacia fin de mes, salir de puerto.

¿A qué otros países ya exportan desde Colombia?

Exportamos a Libia, Jordania, Egipto, Líbano y Emiratos Árabes. En esa zona, cuanto más lleguemos y el producto colombiano se vuelva conocido, mejor será la búsqueda de más países. En los últimos días tuvimos la visita de representantes de Arabia Saudita y Turquía, para buscar un posible inicio de la exportación. El procedimiento es el mismo que ocurrió con Emiratos Árabes: vienen los auditores sanitarios, luego los religiosos y de ahí empezaríamos la exportación si todo va bien.

¿En qué estado exportan el producto?

Se exporta carne sin hueso, refrigerada o congelada, en diversos cortes, completamente despostados.

De su producción, ¿cuánto se exporta y cuánto se queda para consumo interno?

Antes del brote de la fiebre aftosa teníamos una exportación de 60 o 65 % de la producción y el resto era para el mercado nacional. Hoy estamos en mitad y mitad.

¿Cómo los afectó la crisis sanitaria?

Para nosotros fue un desafío muy grande, porque tuvimos que buscar mercados alternativos, con precios diferentes y que pedían manejos y cortes distintos. Tuvimos algún problema para recuperar el volumen perdido por los países que se han cerrado. Se nos dañó la exportación a Rusia y Chile.

¿A Chile ya exportaban?

Sí, incluso teníamos varios contenedores en camino que tuvieron que regresar. Ahora, por el regreso del estatus sanitario, tenemos la expectativa de que se recupere pronto el ritmo de exportación.

¿Afectó eso el plan de inversión de la empresa en Colombia?

La idea es terminar el plan de inversiones en la planta actual y llegar a una estabilidad de producción y a mayor apertura de mercados. Una vez que lo logremos, volveremos a mirar algún interés, a ver si vamos a expandir o no las actividades en el país.

¿Qué países quieren abrir como mercado?

Además de recuperar los que no se han reabierto (Chile y Rusia), todavía tenemos expectativa con países como China e Israel, que son una gran oportunidad de exportación.

¿La crisis sanitaria afectó los puestos de trabajo?

Sí, hubo un recorte del 15 % de los empleados.

¿Por qué?

Seguimos tratando de recuperar el ritmo y tuvimos que disponer de puestos de trabajo, porque con los mercados que teníamos no se alcanzaba el volumen de producción que habíamos planeado.

¿En qué áreas fueron los recortes?

Básicamente, en la parte de sacrificio.

¿Alguna vez tuvieron interés en comprar Friogán, como en su momento manifestó el presidente de Fedegán?

No, nunca hemos tenido interés y no sabemos el origen de ese comentario. Siempre fuimos muy claros en que no teníamos interés en Friogán.

¿Cómo es su relación con Fedegán?

La relación es normal con el gremio. Entendemos el tema de los cambios que están pasando entre las federaciones y tratamos de no involucrarnos, lo que nos interesa es abrir mercados y expandir la producción. Estamos para hacer empresa y no política.

Sobre política, ¿les generan alguna incertidumbre las elecciones y lo que pase con el posacuerdo?

Nuestros planes no cambiarán en función de un resultado político. Que este Gobierno y el siguiente sigan con las directrices de control sanitario y buscando habilitaciones en los mercados importadores, como oportunidad para toda la cadena cárnica, frigoríficos y ganaderos.

¿Ve posible o realista la exportación de carne a Estados Unidos?

Muy realista en el mediano plazo. Hay que mejorar las condiciones sanitarias del país, tanto del hato ganadero como de las plantas, que se rigen con el (Decreto) 1500. Sin esos dos frentes habrá menos calidad de producto y de ganado, y así es más difícil habilitar mercados importantes como Estados Unidos.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: El Espectador

Publicidad