21 de diciembre de 2017 22:39 PM
Imprimir

La CE estima que la producción de tomate y manzana se mantendrá estable en 2030

La Unión Europea mantendrá en 2030 su producción de tomate y manzana casi en los niveles actuales, según un informe de la Comisión Europea sobre perspectivas de los mercados agrícolas comunitarios hasta dicho año, en el que escoge a estos dos productos para analizar la tendencia hortofrutícola.

El documento precisa que el volumen de tomate para consumo en fresco en la UE permanecerá “relativamente estable”, ya que se reducirá en torno al 1,4% hasta 2030 en relación con el promedio del periodo 2014/16.

También pronostica que baje levemente su demanda (-0,3% cada año hasta 2030) y la superficie de producción, que aumente el rendimiento de su cultivo y se alarguen las temporadas y un alza de la proporción de “variedades con mayor valor añadido” tales como “tomates cóctel, cherry y otros tomates en miniatura”.

Sobre la extensión de las estaciones para el tomate, la CE señala que “podría tener un impacto en los desafíos de sostenibilidad” por el “aumento de la demanda de energía en los países del norte -si su campaña de verano se alarga al invierno- y el mayor uso de agua en los países del sur” si la suya de invierno se alarga al verano.

En cuanto al tomate para industria, sus cálculos pasan porque el consumo crezca marginalmente, en gran medida impulsado por su demanda como “ingrediente de productos alimenticios que evocan un estilo de vida mediterráneo”.

Respecto a la manzana, predice que el aumento del rendimiento del 17 % de promedio en combinación con una reducción de la superficie de producción se traduzca en una estabilización del volumen -en torno a los 12,5 millones de toneladas para 2030- en la UE.

El consumo de manzana en fresco se mantendrá -bajo un 0,7 % por año en el período 2006/16-, mientras que retrocederá el del producto procesado, según sus cálculos.

La UE produjo más de 12 millones de toneladas de manzanas en la temporada 2016/17, el 70 % en Polonia, Italia, Francia y Alemania.

El informe hace referencia a la modernización del sector desde Polonia gracias al arranque de viejos huertos y a la plantación de nuevas variedades.

El estudio cifra en un 5 % el crecimiento del mercado de exportación de manzana fresca entre 2006 y 2016 a pesar de los efectos del veto ruso desde 2014 y gracias a la búsqueda de mercados alternativos.

A su juicio, la venta en terceros países de manzanas frescas de la UE continuará creciendo a razón de un 1,8 % por año hasta 2030, mientras que las importaciones seguirán disminuyendo a un ritmo lento ritmo (-0,5 % por año hasta 2030).

Fuente: Agromeat

Publicidad