22 de diciembre de 2017 15:07 PM
Imprimir

Aspectos sanitarios tienen mayor incidencia en el logro de buenos indicadores productivos del ganado

La sanidad es uno de los elementos más importantes a tener en cuenta en la producción animal. “El factor sanitario, sumado al manejo del rodeo y la alimentación, son las variables que tienen mayor incidencia en el logro de buenos indicadores productivos”, de acuerdo con lo expresado por la doctora Bettina Cópola. La profesional técnica […]

La sanidad es uno de los elementos más importantes a tener en cuenta en la producción animal. “El factor sanitario, sumado al manejo del rodeo y la alimentación, son las variables que tienen mayor incidencia en el logro de buenos indicadores productivos”, de acuerdo con lo expresado por la doctora Bettina Cópola.
La profesional técnica del Instituto Plan Agropecuario opinó que “actualmente nos encontramos en el momento del entore, etapa en la que el rodeo debe estar en buenas condiciones físicas y reproductivas, por lo que es importante monitorear el servicio”. Entiende que es necesario “recorrer y observar cómo trabajan los toros, su comportamiento y estado; también observar la condición de los vientres y, en caso de ser necesario, hacer los cambios necesarios de toros, de potreros, etcétera”.
A mitad del entore, es recomendable realizar el monitoreo reproductivo de los vientres, “haciendo el diagnóstico de actividad ovárica y de gestación temprano”. El diagnostico de actividad ovárica “permite identificar vacas ciclando, en anestro superficial y profundo, permitiendo obtener información para tomar decisiones de manejo. Estas decisiones pueden ser el destete temporario o precoz, técnicas que permiten mejorar los porcentajes de preñez”.
Agregó que al momento de realizar el DAO, hacer “un diagnóstico de gestación temprana permite identificar vientres preñados, lo que ayuda a tomar medidas de manejo para estos vientres”. Con respecto a los terneros, Cóppola explicó que es recomendable “comenzar en forma temprana con la prevención de enfermedades clostridiales. Para lograr una buena inmunidad en esta categoría, se deben administrar dos dosis separadas según el tiempo que indique el laboratorio y hacer revacunaciones anuales o semestrales, según las recomendaciones de su veterinario”.
En terneros y recrías hay que controlar los parásitos gastrointestinales “y realizar monitoreos de la carga parasitaria mediante análisis de materia fecal en forma periódica, lo que ayudará a decidir si es necesario dosificar o no”. En esta época, es posible que aparezcan algunos casos de queratoconjuntivitis. “Esta enfermedad se previene mediante la vacunación y, en caso de diagnosticar animales enfermos, se recomienda tratarlos y darles acceso a sombra”.

 
PARÁSITOS
Con respecto a la garrapata, es momento de controlarla. “Recordamos que estamos ingresado en la segunda generación de garrapatas. Teniendo en cuenta el tratamiento generacional, es momento de rotar los principios activos”, indicó la profesional.
Además, “debemos recordar que si hay animales próximos a ser faenados, debemos tener presente los tiempos de espera de los garrapaticidas para evitar el envió a faena o consumo de animales con residuos”. La mosca de los cuernos también aparece con mayor frecuencia en esta época y opinó que “hay que tener presente que la mayoría de los garrapaticidas también la controlan. Por eso, si se está controlando la garrapata, no es necesario controlar la mosca”.
En caso de escasez forrajera, “debemos tener presente que los animales comen más a ras del suelo, lo que puede predisponer el aumento de problemas de parasitosis. Se recomienda monitorear, por ello, constantemente el estado del ganado”.
En aquellos establecimientos donde hay saguaypé “es necesario hacer un control a fines de primavera principios de verano. Para el control de saguaypé, es importante evitar el acceso directo de animales a tajamares y, si fuera posible, suministrarles el agua en bebederos”.

 
INTOXICACIONES
Hay que estar atentos a posibles casos de intoxicación debido al consumo de plantas tóxicas. La médica veterinaria expresó que “cuando escasea el forraje o se seca, es posible que sean ingieridas por el ganado. También puede ocurrir lo mismo luego de traslados de animales desde diferentes zonas del país, que llegan hambrientos y consumen esta planta”.
Si se identifican plantas tóxicas en potreros o en el establecimiento, “se recomienda aplicar medidas de control mecánico o químico, o evitar el ingreso de animales a estos potreros problemáticos”. Cóppola sostuvo que “se debe prevenir contra enfermedades clostidiales y carbunco en aquellos predios donde está diagnosticada la enfermedad”.

 
SUPLEMENTACIÓN
En caso de realizar suplementación, sea cual sea la categoría y aunque los animales sepan comer, “es importante realizar un período de acostumbramiento, ya que la flora ruminal necesita adaptarse a la nueva dieta”. La profesional sugiere “hacer recorridas del predio, monitorear la base forrajera, la cantidad y calidad del agua y el estado de los animales. En esta época es fundamental que los animales tengan buena sombra”.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: El Telegrafo

Publicidad