23 de diciembre de 2017 01:25 AM
Imprimir

El reto del agro en el Caribe

El Universal de ayer publicó en su página de Economía que las exportaciones de ganado y de carne al Medio Oriente volvieron a arrancar, gracias en buena parte a que Colombia recuperó su estatus de país libre de aftosa por vacunación, lo cual es una gran noticia para el país y para la región. Es […]

El Universal de ayer publicó en su página de Economía que las exportaciones de ganado y de carne al Medio Oriente volvieron a arrancar, gracias en buena parte a que Colombia recuperó su estatus de país libre de aftosa por vacunación, lo cual es una gran noticia para el país y para la región.

Es ahora asunto de las distintas autoridades controlar el contrabando de ganado desde Venezuela, cuyo atractivo sigue siendo enorme para los usuales pillos, porque la diferencia de precios es tan grande que garantiza utilidades muy considerables. Esto asegura que habrá quienes intenten traer ganado de contrabando y que se ingeniarán nuevas maneras para hacerlo, pero una buena vigilancia e inteligencia y contrainteligencia deberían detectar las manzanas podridas en las distintas instituciones, públicas y privadas, indispensables para que estos entuertos funcionen.

La ganadería es uno de los renglones más importantes del agro y debería llegar a una eficiencia mucho mayor, que solo se logra en el Caribe colombiano con agua para regar durante todo el año. Nada más así se rompe el ciclo de las vacas flacas en el verano, que luego deben engordar en época de lluvia los kilos perdidos en la sequía, sin que nadie le reconozca esta pérdida a los ganaderos, que, repetimos, solo se impide con riego y forraje verde durante el verano.

En el Caribe colombiano son tradicionales las empresas agrícolas en las estribaciones de la Sierra Nevada, porque tienen agua para regar todo el año, lo cual permite planificar una producción más o menos regular, sin los sobresaltos extremos que convierten al agro en una ruleta rusa en las partes del Caribe sin riego, que son la mayoría.

Pero el agro es mucho más que ganadería y el agua permite intensificar la actividad pecuaria (producir más en menos hectáreas), para poderle dedicar más cantidad de tierra a la agricultura y lograr dos cosas: asegurarnos la seguridad alimentaria y producir excedentes para exportar, estableciendo un equilibrio entre la producción de comida y algunos monocultivos rentables para el país: palma de aceite, diversos frutales, cacao, nuevas variedades de aguacate para Montes de María, y cereales como arroz, maíz, sorgo y ajonjolí.

Y como ahora sí parece que llegó el verano ‘en persona’, es la época para hacer los trabajos para que haya menos inundaciones en el invierno, y para guardar agua con fines de riego.

Nota: es el primer año en muchos que la avenida Santander, gracias a la Gobernación de Bolívar, está lista para la temporada turística sin los usuales sobresaltos y correndillas de última hora.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente:

Publicidad