24 de diciembre de 2017 11:40 AM
Imprimir

EE.UU. : perspectivas del mercado de importación de la uva de mesa

En Norteamérica, el inicio de la temporada de uva de mesa de importación no está exento de desafíos conforme la oferta local llega a su fin. La abundancia de uvas blancas sin pepitas en California, unida a exportaciones más escasas y tempranas desde Perú, están haciendo que los importadores tengan que tener en cuenta algunos factores más.

Está ocurriendo lo contrario del año pasado, cuando los productores de todas las regiones inundaron el mercado norteamericano con exceso de suministro.

“El inicio de la temporada está resultando algo más complicado de lo esperado”, asegura Mark Greenberg, de Capespan Norteamérica. “La temporada pasada estuvo caracterizada por un inicio de la importación que se encontró con que las uvas nacionales se vendieron hasta bien pasada la Navidad, a lo que se sumó un comienzo temprano y fuerte de las importaciones desde Perú y Chile. El exceso resultante en el mercado estadounidense tardó semanas en despejarse”, agregó.

“Este año, la precoz cosecha peruana es sustancialmente menor, la chilena se ha retrasado más y la californiana no se espera que dure mucho más allá de mediados de diciembre”, continúa Greenberg. “Parecía que todo iba a ir viento en popa, pero el informe que el USDA publicó el 6 de diciembre, muestra un incremento sustancial del volumen de uvas blancas sin pepas almacenadas a finales de noviembre y un incremento menos drástico de uvas rojas sin pepas”.

Puesto que la oferta de uvas de mesa de California es buena y presenta un buen estado, la tendencia que muestra la gran distribución es a mantenerse con la oferta californiana hasta año nuevo.

Greenberg observa que las importaciones de uvas de mesa peruanas sin pepitas, crecerán en las próximas semanas. “Las primeras uvas sin pepa peruanas ya han llegado a las costa este y oeste de los Estados Unidos y se esperan mayores volúmenes en las próximas semanas”, anuncia. “Hasta la semana 47, Perú ha enviado 721.000 cajas de uvas de mesa sin pepitas a la costa este y otras 76.000 a la costa oeste. De estas, el 60% son rojas sin pepitas, principalmente Flame y Crimson. Se prevé que las ventas de uvas rojas sin pepitas de importación crecerán la próxima semana, en la costa este y seguirán haciéndolo conforme se aproxime la semana de Navidad”.

Hacia principios de 2018, empezarán a llegar las uvas de mesa de Chile y se espera una temporada fuerte con buena calidad y una oferta constante.

“Chile dominará el mercado norteamericano de la uva de mesa de enero a abril”, advierte Greenberg. “El invierno chileno ha sido frío y la lluvia ha propiciado un buen reposo vegetativo y la recuperación de las reservas hídricas. Esperamos una temporada con buen ritmo y productos de buena calidad, lo cual alentará a los distribuidores a promocionar las uvas y mantener los inventarios en movimiento”.

También se espera que Sudáfrica eche un vistazo al mercado norteamericano a principios de año. Greenberg señala que Canadá será un posible mercado fuerte para las importaciones sudafricanas y añade que las inspecciones podrían presentar complicaciones para una entrada sin contratiempos en el mercado estadounidense.

“Las uvas sudafricanas también llegarán a los Estados Unidos y Canadá a partir de la semana 1”, concluye. “Canadá ha ofrecido a Sudáfrica un buen mercado alternativo, pues los Estados Unidos presenta desafíos fitosanitarios que, como es natural, restringirán los despachos”.

Comentario

De acuerdo a lo publicado en el diario El Mercurio, a fines de noviembre comenzaron las primeras cosechas de uva de mesa de exportación en Copiapó. Según señalaron los productores de la zona, se espera un aumento del 20% en la producción respecto de la temporada anterior, principalmente gracias a la introducción de nuevas variedades, de mejor calidad y mayor rendimiento.

Lina Arrieta, presidenta de la Asociación de Productores del Valle de Copiapó (Apeco), adelantó a El Mercurio, que la meta para este ciclo es recolectar 11 millones 500 mil cajas de uva de exportación. En la temporada anterior, la zona alcanzó 9 millones 700 mil cajas.

Arrieta señaló que se han reconvertido unas 400 hectáreas en el valle con variedades nuevas que son bastante más productivas en una hectárea de suelo. Tenían producciones con 2.000 a 2.300 cajas por hectárea y con las variedades nuevas podrían subir a 3.000 o 3.500 cajas.

Esta situación se suma a los menores volúmenes de California, Perú y Sudáfrica en los mercados de Estados Unidos y Europa, lo que abre buenas expectativas para el inicio de las exportaciones chilenas de uva de mesa de la temporada 2017-2018, según la Revista del Campo de El Mercurio.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Fresh Plaza – El Mercurio

Publicidad