24 de diciembre de 2017 18:18 PM
Imprimir

Grimaldi: “Para que haya industria, se necesita mejorar la competitividad”

El titular del frigorífico Logros pide avanzar con reformas tributarias y bajar costos laborales y litigiosidad. Buscan captar parte de la cuota Hilton para carne de búfalo.

A través de una colectora en la ruta que une Cór­doba con Río Se­gundo se accede al predio del frigo­rífico Logros. La compañía atrave­só los vaivenes de un sector que fue muy golpeado, en el que los capitales extranjeros avanzaron con fuerza y que muestra las marcas que dejó el cierre de muchas de sus em­presas. “A nosotros, los brasi­leros nos quisieron comprar. Eso fue hace 10 años, vinieron con fuerza, compraron varias empresas, pero después mu­chas cerraron. En una década cerraron 50 empresas en todo el país. Córdoba tenía 5 frigorí­ficos con capacidad exportado­ra y ahora quedamos nosotros solos”, cuenta Mariano Grimal­di, al frente de la firma.

Con unos 500 empleados que son parte de las distintas etapas del negocio (cría, en­gorde, faena, elaboración de subproductos), Logros estima faenar unas 150 mil cabezas este año, aunque afirman que el sector trabaja con márge­nes mínimos de rentabilidad.

Diagnóstico. Pese a que la plan­ta de Logros está concebida pa­ra exportar hoy la realidad del sector les impone un mix donde el 80% de lo faenado queda en mercado interno y un 20% va a mercados externos. Hay opor­tunidades en otros países, pero según la mirada empresaria, la competitividad de la industria deja márgenes muy escasos para pensar en ventas exter­nas. “Hoy el volumen pasa por Asia. China es la compradora del mundo. El volumen va a China, las carnes finas, la cuo­ta Hilton va a Alemania e Italia. Y después estamos exportando mucho a Chile y a otros países limítrofes como Brasil”, cuenta Grimaldi para quien “hay que trabajar para aumentar las ex­portaciones y generar las divi­sas que el país necesita”.

Precios y competitividad. En esa línea, Grimaldi destaca que, aunque se comienzan a ver algunos números positi­vos, el sector todavía requiere de cambios para mejorar su competitividad y perfil expor­tador: “Hoy los números son muy finos, la industria pelea los números día a día, no hay margen, se subsiste. Si sobre la industria frigorífica no vie­nen cambios laborales y tribu­tarios, no va a arrancar. No­sotros no estamos atendiendo el mercado ruso de carne por una cuestión de precios. Acá lo que el sector necesita es mejorar la competitividad. El sector requiere una urgente reforma fiscal y tributaria, unificar impuestos. Los gastos de exportación son tremen­dos, igual los fletes. Con eso y ajustando un poco el tipo de cambio, tendríamos ventajas sobre la región. También hay que terminar con la industria del juicio, si eso sigue, no hay más industria real. El nivel de litigiosidad que tenemos es muy alto. En costos, aunque parezca increíble, hoy com­petimos contra Paraguay. Un operario acá cuesta US$2.000, US$2.500; en Brasil US$1.500; y en Paraguay, US$700”, deta­lla Grimaldi.

Mensaje. Con participación en varias entidades empresaria­les, Grimaldi afirma que aún falta un espacio con mayor peso entre los dirigentes cor­porativos: “Falta una gran cá­mara empresarial, acá no hay fuerza. Un Moyano te para un país. Ningún país del mundo se mueve con ese nivel de ame­naza y violencia por parte de los gremios. Hay un nivel de agresividad y conflicto muy grande. Así, las inversiones se terminan yendo a Brasil y Pa­raguay”.

Carne de búfalo, una opción para Medio Oriente   Entre los muchos proyectos que tiene Lo­gros de cara al futuro (acaban de instalar un laboratorio propio y ya hacen pruebas para contar con equipos de generación de energía alternativa) asoma uno muy parti­cular: la cría, faena y exportación de carne de búfalo. Allí, la idea sería ganar parte de la cuota Hilton que el país tiene asignado para ese tipo de ganado, unas 200 tonela­das en total y que no se cumplen. “Estamos trabajando para armar la primera planta habilitada para exportación de búfalos. Hay un rodeo de 200 mil búfalos en el país, que es muy poco, de los cuales nosotros tene­mos 500 madres. Es un nicho para atender los países de Oriente Medio. El objetivo es obtener un tonelaje para sumarnos a la cuo­ta Hilton de búfalo. El país tiene asignada una cuota que nadie la pide ni desarrolla. Queremos desarrollarla y aprovechar ese nicho. Vamos a muchas ferias en el mun­do, ahí vemos lo que el mundo pide. Todo el mundo va al volumen, en este caso no­sotros queremos hacer cosas puntuales”, señala Grimaldi. Según el empresario se trata de una carne sabrosa y magra: “no se le incorpora la grasa adentro del músculo, es una carne muy sana, de bajo colesterol. Los argentinos no la consumen porque no la conocen, a mí me gusta. La estamos desa­rrollando en algunos restaurantes. Vamos a largarla en el hotel Amerian de Carlos Paz con cortes como el bife, el lomo, la tapa de cuadril”, anticipa.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Perfil

Publicidad