26 de diciembre de 2017 02:30 AM
Imprimir

México importó 50 mmdp en vísceras de ganado en 2017

“Es horrible que esto se use para alimento humano, no se debería comprar ni importado ni en México, no es nutritivo y no se tiene certeza de las condiciones sanitarias en las que se transporta”, agregó una experta.

Entre las importaciones que hizo México este año de carne de bovino y aves, el país compró 50 mil millones de pesos en vísceras de bovino, porcino y aves para consumo, lo que incluye desde productos que se venden en puestos de carne en la vía pública, cebo para cocinarlo, hasta alitas de pollo que provienen principalmente de Estados Unidos.

La secretaria de proyectos productivos de la Central Independiente de Obreros Agrícolas y Campesinos (CIOAC- JDLD), Libertad López, sostuvo que la mayoría de dichos productos contienen muy bajos niveles nutricionales, e incluso las alas de pollo se caracterizan por contener altos niveles de grasa, lugar donde se concentran antibióticos y hormonas inyectadas a las aves para su crecimiento acelerado, por lo que tampoco es recomendable su consumo.

El uso ideal de vísceras, dijo, debería enfocarse a su uso para composta o alimento de otros tipos de ganado.

Señaló que el cebo, el cual se obtiene de la parte inferior de la piel del animal, no sólo se usa en la industria cosmética, sino en alimentación, y lo cual es uno de los productos que han aumentado su importación.

“Se usa mucho cebo para las taquerías, para los taquitos que se venden en la calle y se lo usan como una especie de aceite para cocinar, y también aumentó la compra de huesos, de plumas y la piel de aves, que los revuelven y los trituran para convertirlo en embutidos, son como 50 mil millones de pesos lo que se compró este año”, señaló.

También son utilizados para nuggets de pollo, por lo que muchos de estos alimentos contienen baja cantidad de carne.

“Es horrible que esto se use para alimento humano, no se debería comprar ni importado ni en México, no es nutritivo y no se tiene certeza de las condiciones sanitarias en las que se transporta”, agregó.

Uno de los motivos por los que prolifera la venta de este tipo de productos, es no desperdiciar ninguna parte del animal para obtener mayores ganancias por parte de los productores de carne, señaló.

En el caso de las alitas, explicó que tienen bajo nivel de proteínas porque “al inyectar a las aves para poder desarrollarse en un menor tiempo, se inyectan con hormonas y antibióticos, por lo general se van a la grasa, y uno de los puntos donde se concentra es las alas”.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Agromeat

Publicidad