29 de diciembre de 2017 14:55 PM
Imprimir

Las lluvias en Sudamérica trajeron alivio para los cultivos y bajas en el mercado de granos

La recomendación es que para la soja, en caso de que vuelva a aparecer el futuro a u$s270, es un buen valor para fijar precios. Las mejoras climáticas presionan a las cotizaciones de la oleaginosa.

La semana pasada se publicó el reporte mensual del USDA, el cual no mostró grandes variaciones ni sorpresas. De modo que el mercado externo operó siguiendo las perspectivas sudamericanas. En este sentido, el pronóstico que indicaba lluvias para Argentina se sintió en la soja, que registró una caída semanal de u$s8 en Chicago.

Los vaivenes de precios del último mes se propulsaron a partir de las condiciones climáticas. En un principio, el motivo fue la falta de lluvias en Brasil que generó retrasos en su siembra de soja, aunque luego a partir de las precipitaciones del mes de noviembre se normalizó. Cuando el país vecino dejó de ser un factor de sostén para los precios apareció Argentina, donde una baja humedad en el suelo llevó a que existan preocupaciones por la implantación.

Según el último informe de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, la siembra de soja cubría al 13 de diciembre el 63,5% de la superficie proyectada, manteniendo un retraso interanual de 3%. Pero las precipitaciones del fin de semana trajeron alivio, permitiendo que la siembra tanto de soja como maíz se reanude en la mayoría de las áreas afectadas. De todos modos, de la mano del patrón climático de La Niña las preocupaciones seguirán latentes en el mercado, sobre todo durante el período de definición de rindes.

El otro factor que ejerció presión sobra las cotizaciones de la soja fue el aumento de CONAB en su estimación de producción para soja, elevándola a 109,2 millones de toneladas como señal de las mejores condiciones relevadas en los cultivos.

En tanto para nuestro país, la semana pasada la BCR dio a conocer su proyección para la cosecha 17/18 en 54,5 millones de toneladas de soja. Cabe mencionar que el USDA mantuvo sin cambios sus estimaciones de producción de Argentina y Brasil en 57 millones de toneladas, y 108 millones de toneladas respectivamente.

Por el lado de la demanda, las exportaciones brasileñas de soja se muestran muy activas para esta altura del año, y posiblemente sea a expensas de Estados Unidos. Recordemos que los anuncios de ventas norteamericanas, realizados por el Departamento de Agricultura de EE.UU. bajo su sistema de alertas diarias, totalizaron 4,74 millones de toneladas de soja durante el período de octubre al mediados de diciembre. Dato que se ubica por debajo de los 7,59 millones de toneladas vendidas durante igual período del año pasado. De cara a esta situación, el USDA recortó su proyección para las exportaciones de soja de EE.UU. en su último informe mensual.

Teniendo en cuenta estos factores y las perspectivas de lluvias para las zonas productivas de Sudamérica en los próximos días, se remarca la importancia de haber tomado precio por el 20% de la producción de soja proyectada para la campaña 17/18 a los valores actuales. En el caso de que vuelvan a aparecer los u$s270, se recomienda avanzar un 10% más en ventas.

En lo que respecta al maíz, el USDA ajustó a la baja los stocks finales de EE.UU. para el ciclo 17/18, como resultado de una mayor utilización del cereal para la producción de etanol. Aunque el impacto en los precios de esta merma resultó bajo debido a que nos encontramos en un escenario de abundante oferta mundial. De hecho, en el mismo informe los stocks finales mundiales fueron incrementados.

A nivel local, los cultivos de maíz temprano están sufriendo por falta de humedad, la cual, a su vez, empieza a complicar la incorporación del maíz de segunda. Ante este escenario, se recomienda ser más cautos a la hora de cerrar negocios para el maíz temprano, porque la floración ya comenzó en muchas zonas y el estrés hídrico en estas instancias repercute directamente en el rendimiento. Recordemos que hoy por hoy, el maíz marzo/abril es casi una primicia, y con la tendencia a sembrar proporcionalmente cada vez más tardío, el maíz temprano vale. Aunque habría que hacer la salvedad del gran carry que nos deja la campaña 16/17, el cual pasará a formar parte de la oferta de maíz del ciclo 17/18. En tanto para el maíz tardío seguimos buscando los u$s150. De alcanzar ese nivel, no escatimar ventas, ya que de darse una siembra normal, abundará la oferta tanto en Argentina como en Brasil.

Oportunidad para el trigo

Finalmente, en el caso del trigo, el informe del USDA tuvo un tinte bajista, con aumentos de stocks norteamericanos y mundiales mayores que lo esperado. De hecho, con este nuevo ajuste los inventarios globales de trigo alcanzaron un nuevo récord.

Otro factor a destacar es que para este año se prevé que Brasil importe 8 millones de toneladas de trigo, tocando su máximo en los últimos 10 años, dado que fracasó su producción doméstica del cereal. Este dato cobra especial relevancia para Argentina por ser su primer proveedor del grano, pese a que Brasil dispuso recientemente la apertura de sus compras de trigo ruso. Creemos que Argentina no perderá terreno comercial y logrará colocar en el país vecino cerca de 5 o 6 millones de toneladas de trigo.

Análisis de Mercado de Fyo (*)
(*) Dante Romano, Paula Picollo

y Paula Broglia

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente:

Publicidad