31 de diciembre de 2017 13:42 PM
Imprimir

Investigadores rastrean los orígenes de la patata

La patata es uno de los alimentos más populares del mundo y el tercer cultivo en superficie sembrada a nivel global. Fue domesticada hace entre 8.000 y 10.000 años a partir de una especie silvestre nativa de las montañas de los Andes en el sur de Perú. En el siglo XVI los conquistadores españoles llevaron el tubérculo al otro […]

La patata es uno de los alimentos más populares del mundo y el tercer cultivo en superficie sembrada a nivel global. Fue domesticada hace entre 8.000 y 10.000 años a partir de una especie silvestre nativa de las montañas de los Andes en el sur de Perú. En el siglo XVI los conquistadores españoles llevaron el tubérculo al otro lado del Atlántico, expandiendo así su cultivo y consumo. Ahora, un equipo de investigadores ha rastreado los orígenes de la patata para determinar con mayor claridad cómo se domesticó y cómo evolucionó su ADN a lo largo del tiempo.

Los investigadores han secuenciado el código genético de un espectro de patatas nativas de Sudamérica: Perú, Bolivia y Ecuador, para analizar cómo evolucionaron y domesticaron a lo largo de los años. Los investigadores examinaron especies silvestres y cultivadas. El trabajo ha sido publicado recientemente en el Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

Según han explicado los científicos, “los resultados aumentan nuestra comprensión de cómo se domesticó la patata y qué genes son importantes. También identificamos genes potenciales para mejorar en el futuro y mostramos cómo la secuenciación del genoma de alto rendimiento proporciona nuevas herramientas”.

Utilizando enfoques genómicos modernos, los investigadores buscaron proporcionar información sobre la diversidad genómica, revelar eventos históricos de hibridación e identificar los genes dirigidos durante la domesticación que controlan la variación de los rasgos agrícolas.

Uno de los cambios que acompañó a la domesticación de la patata es la reducción de la fertilidad del polen. Mientras que las especies silvestres deben ser fértiles para dispersar las semillas, las especies cultivadas crecen a partir de tubérculos. Esta irrelevancia atrofió la fertilidad de la especie, y el efecto pudo observarse a nivel genómico.

Estos descubrimientos pueden ayudar a los productores a realizar una transición hacia un esquema de mejoramiento exitoso que produzca las variedades deseables.

[FUENTE: PNAS + CHILEbio]

Fuente:

Publicidad