2 de enero de 2018 15:19 PM
Imprimir

Conozca en qué consiste el reflejo de Flehmen en bovinos

Conocido también como respuesta, posición o reacción de Flehmen, hace referencia a un movimiento particular de retracción de los labios que hacen algunos mamíferos, especialmente los bovinos y caballos.
Este reflejo se produce gracias al órgano vomeronasal que se encuentra dentro del paladar y que está relacionado con el olfato. Se trata de un pequeño conducto a través del cual se pueden oler  todo tipo de hormonas. Por lo general, es usado para detectar feromonas y percibir la orina de otros animales.
Cuando los bovinos detectan ciertas sustancias como las feromonas, estas provocan algunos comportamientos que son de gran importante en la conducta reproductiva, como por ejemplo, levantar la cabeza y enrollar los labios.
De acuerdo con Javier Granados, médico veterinario y experto en reproducción y cruces, la posición de Flehmen es un acto reflejo que les permite a los bovinos, especialmente a los machos, detectar aromas o sustancias y determinar cuándo las hembras están en celo.
“Cuando las vacas entran en calor, expelen unas sustancias de tipo hormonal que se llaman feromonas y estas le permiten al macho, por medio del olfato, ubicar donde está la hembra que está lista para la reproducción”, explicó.
Agregó que este es uno de los tantos reflejos que tienen los machos dentro de su etología en el marco de su conducta reproductiva.
Por su parte Mario Muñoz Humanes, médico veterinario-zootecnista, manifestó que este movimiento generalmente lo realiza el macho cuando se siente estimulado por la hembra.
“Los machos, bien sea toros o caballos, levantan el labio superior para detectar las feromonas de la hembra, a esta acción se le conoce como respuesta de Flehmen“, comentó.
El médico veterinario-zootecnista expuso que el órgano vomeronasal juega un papel fundamental pues este conducto es el que le facilita localizar los olores.
Según Muñoz Humanes, estas sustancias químicas de carácter hormonal se pueden percibir en determinadas distancias, en el caso de los bovinos, en un radio aproximado de 2 kilómetros.
Asimismo, dijo que la dirección que lleva el viento o la brisa, puede influir en la detección de la hembra que se encuentra en calor.
Vale la pena resaltar que con el reflejo de Flehmen los mamíferos no solo pueden sentir las feromonas de la hembra sino que también pueden oler la orina de otro animal y determinar hace cuánto tiempo pasó por ahí.
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Contexto Ganadero

Publicidad