4 de enero de 2018 00:12 AM
Imprimir

Certificación halal vs ecológica

En el pasado artículo sobre “Halal y Bio” pudimos introducir el concepto “halal” y sus paralelismos con el concepto ecológico. Se trataba de una introducción general y una reflexión abierta para conocer hasta qué punto están conectados estos términos que se encuentran en auge en el contexto de la industria alimentaria.

Hanif Escudero, al frente del Instituto Halal, nos envía este artículo de opinión en el que traza paralelismos entre la certificación halal y la ecológica y sus correspondientes mercados. Interesante texto de este experto en certificación Halal que nos indica paralelismos y objetivos comunes entre lo “bio” y lo Halal, dos mundos con más puntos de intersección de lo que pensamos.

En el pasado artículo sobre “Halal y Bio” pudimos introducir el concepto “halal” y sus paralelismos con el concepto ecológico. Se trataba de una introducción general y una reflexión abierta para conocer hasta qué punto están conectados estos términos que se encuentran en auge en el contexto de la industria alimentaria. En esta ocasión se trata de profundizar en algunos requisitos de la certificación halal y la ecológica pero sobre todo conocer los puntos de vista del consumidor, desde donde se observan mayores paralelismos entre ambos conceptos.

CRECIMIENTO EXPONENCIAL

La denominación “ecológico” o cualquiera de sus variantes, “bio” u “orgánico”, ha tenido una importante regulación en estos últimos años, fruto del crecimiento exponencial en la oferta y demanda, sobre todo de alimentos y productos de cosmética. La obligatoriedad de la certificación, algo muy extendido en la cultura industrial europea, ha sido un gran paso, no exento de debates, pero que ha permitido darle una protección casi total al término y en consecuencia al mercado. Hoy día un consumidor de productos ecológicos está tranquilo porque sabe que, si en la etiqueta pone “ecológico”, “Eco”, “Bio” y “orgánico”, es porque hay una norma detrás, en este caso un Reglamento de obligado cumplimiento para la empresa y que obliga a contar con la certificación del producto por parte de un organismo acreditado e independiente.

Esto no ocurre en el caso de los productos Halal donde los intentos de publicar una norma Halal a través de la Comisión Europea de Normalización, CEN en su acrónimo en inglés, fue un fracaso, tras más de cuatro años buscando y negociando fórmulas que satisfagan a todos los grupos de interés representados. A día de hoy lo más que existe a nivel europeo son unas recomendaciones publicadas hace 20 años por el Codex Alimentarius. A nivel internacional la iniciativa más importante la está impulsando el SMIIC, que, aunque entre ellos tienen sus diferencias, agrupa a todos los países de la OIC. A nivel nacional, en cada Estado miembro europeo se está avanzando de manera dispar. En España hay un contexto muy positivo para avanzar en dos vías muy importantes: a) por una parte la normalización de la producción de alimentos Halal; b) y por otra parte la acreditación de las entidades de Certificación Halal, gracias principalmente al impulso del Instituto Halal, en colaboración con la Asociación Española de Normalización (UNE) y la Comisión Islámica de España (CIE), además de haber logrado posicionar la Marca de Garantía Halal de Junta Islámica y el Reglamento de Uso que la gobierna, en más de 350 empresas.

REQUISITOS

En este contexto podemos señalar algunos requisitos no coincidentes entre ambos conceptos:

-El mercado ecológico está mucho más regulado y protegido que el mercado Halal, motivado por el incremento de la producción, la mayor exigencia de los consumidores y el compromiso de los productores y vendedores. En el caso de los productos Halal se contempla una mayor conciencia, pero una menor exigencia de los consumidores en el punto de venta y un menor compromiso de los fabricantes, ante la ausencia de normas.

-El Reglamento Europeo que regula la producción ecológica no hace ninguna mención a los alimentos Halal; sin embargo, algunos estándares privados Halal Sí mencionan como parte de su filosofía global algunos requisitos ecológicos, aunque en ningún caso los certifican ni dan a entender que su producto, al ser Halal, es por ello ecológico.

-Hay algunos productos alimentarios que podrían ser ecológicos pero no Halal, como por ejemplo las bebidas alcohólicas o la carne de porcino. Estos productos, aunque pueden cumplir con los requisitos de producción ecológica, nunca podrán ser considerados Halal.

COINCIDENTES

Sin embargo, como señalamos con anterioridad, casi todos los requisitos generales son coincidentes en el contexto de la Certificación Halal y Ecológica:

-Las líneas exclusivas de producción: aunque existen distintas opciones de producción, la tendencia del mercado está obligando a utilizar una línea exclusiva para la fabricación de alimentos Halal. En el caso de los productos ecológicos ocurre algo similar, aunque en ambos casos hay excepciones.

-Auditoría: la Certificación Ecológica y la Certificación Halal requieren de la realización, como mínimo, de una auditoría completa del sistema una vez al año, para garantizar el cumplimiento de los requisitos generales establecidos.

-Trazabilidad: hoy día la Certificación de la industria alimentaria en cualquiera de sus vertientes requiere de una trazabilidad completa de los productos certificados. Esta trazabilidad se centra principalmente en los procesos internos, en los proveedores de materia prima y en algunos casos hasta el punto de venta.

-Analíticas de producto: aunque el volumen y la metodología de las analíticas puede variar según el tipo de producto, tanto en Ecológico como en Halal se hacen análisis del producto final. En el caso de la Certificación Halal es un elemento imprescindible para el control, ya que en muchos casos lo que se pretende detectar son límites muy bajos, indetectables con la supervisión visual o mediante el control documental. Las técnicas utilizadas más habituales son la cromatografía por gases para la detección de alcohol y el PCR Real Time para la detección de ADN de porcino.

-Formación: el valor de la Formación interna de los distintos empleados y directivos implicados en la producción Halal o Ecológica es fundamental. En el caso de la Certificación Halal, esta formación es obligatoria.

-Operan con Marcas de Calidad: En España existen diversos tipos de Marcas. Una de ellas son las Denominaciones de Origen o las Marcas de Calidad, entre las cuales se encuentra la Marcas de Garantía, que otorgan una protección especial ante un eventual mal uso de la misma. Tanto en caso de Halal como Ecológico en España, las entidades de Certificación operan bajo esquemas de Marca de Garantía o Marcas de especial protección.

EL CUIDADO DEL MEDIO AMBIENTE

Aunque no hay estadísticas a nivel nacional sobre la percepción de los consumidores musulmanes hacia los productos ecológicos, es conocido que tienen una actitud muy positiva dado que el mensaje coránico alude constantemente al cuidado y protección del medio ambiente. De hecho la adquisición de productos ecológicos es un objetivo de compra habitual, aunque el presupuesto no permite extender esta exigencia a toda la cesta, por lo que al final se ajusta a una parte reducida como la fruta, la verdura o la carne. Otros consumidores se centran en los productos cárnicos y de origen animal como los huevos o la leche. No obstante en España el 83% de la producción ecológica es de origen vegetal y un 17% de origen animal, según el Estudio sobre la situación actual del mercado ecológico. (Mapama. 2015). Si existen a este respecto diversos medios y publicaciones como Webislam donde podemos encontrar artículos de autores musulmanes contemporáneos que profundizan en la visión islámica de la ecología y la relación del ser humano con la naturaleza, así como el vehículo que ésta supone para acercarnos a la creación divina. El libro EcoYihad, apertura de la conciencia a través de la conciencia y el consumo Halal (2013. Bilal Lagarriga) es también una gran aportación en esta temática.

COSMÉTICA

A la inversa tampoco existen estudios a nivel nacional y aunque se conoce que el consumidor de productos ecológicos es muy consciente del valor que aporta un producto que esté distinguido con dicha denominación… no se sabe cuál es su reacción cuando además porta la Certificación Halal. Sí parece haber una mayor conciencia en el consumo de productos de cosmética, donde tanto unos como otros exigen la eliminación de ingredientes de origen animal u otros aditivos perjudiciales para la salud.

Sin embargo a nivel europeo, en EE.UU. y en otros países donde el mercado ecológico se ha generalizado, además de una mayor conciencia ecológica, está comenzando una importante diversificación para satisfacer las necesidades de todos los tipos de consumidor, por lo que cada vez es más habitual encontrar productos ecológicos aptos para celíacos, para intolerantes a determinados alérgenos o con denominación Kosher o Halal. En distintos estudios se aborda esta cuestión como un elemento clave en la consolidación del mercado interno ecológico en el ámbito del consumo masivo, ya que actualmente factura unos 1.000 millones de euros, suponiendo un 1% de la producción agroalimentaria española.

3 TRILLONES

De la misma manera el crecimiento exponencial del mercado Halal, aunque aún en una fase más incipiente, ya mueve más de 3 trillones de dólares en todo el mundo, está obligando a las industrias a satisfacer la enorme diversidad que hay entre los más de 1.600 millones de consumidores distribuidos en todo el globo. La búsqueda y el deseo de acceder a productos Halal de calidad, ecológicos o aptos para intolerantes a distintos alérgenos es una realidad entre un segmento de los consumidores Halal, dispuesto además a valorar y pagar ese valor añadido, un requisito que está en proceso de transición de ser un requisito voluntario a un requisito obligatorio y que muchos países como Emiratos Árabes Unidos están imponiendo dentro de su estrategia global de posicionamiento de distribución de este tipo de productos y para abastecer la demanda del mercado local.

Según los principales indicadores en la próxima década se alcanzará una estandarización del mercado Halal con la publicación de normas aplicables a la industria alimentaria en toda Europa; por su parte las entidades de Certificación Halal cada vez se centrarán más en la calidad técnica de los procesos. La Acreditación Halal con efecto global se consolidará como el gran árbitro del mercado a la hora de demostrar la competencia técnica y religiosa de una entidad de certificación Halal y los consumidores, que aún siguen bastante fuera de los ámbitos de decisión, presionarán cada vez más al estar deseosos de influir y acceder a las nuevas oportunidades de la industria Halal, especialmente en sectores como el turismo, la cosmética o la moda, y seducidos por las facilidades que brindan las nuevas tecnologías.

Por tanto y una vez analizado brevemente algunos de los requisitos Halal y ecológicos podemos concluir que existen multitud de paralelismos en el desarrollo de ambos mercados y que a lo largo de los próximos años se intuye una mayor convergencia que invita a pensar que serán compañeros de viaje hacia la excelencia, insha Allah.

Hanif Escudero es experto universitario en Educación Virtual y experto profesional en cultura, religión y civilización islámica. Es responsable de Normalización del Instituto Halal y secretario de Junta Islámica.

Fuente:

Publicidad