5 de enero de 2018 12:29 PM
Imprimir

Vienen telenovelas y van terneros

Uruguay : Productores y frigoríficos plantearon sus posiciones ante el récord de exportación de ganado en pie en 2017

Ya casi ningún criador castra sus terneros al nacer, sino que espera a hacerlo en invierno por si le surge la posibilidad de venderlos para la exportación, comentó un médico veterinario a El Observador Agropecuario. Y es que la exportación de ganado en pie se consolidó como un mercado fundamental para los productores ganaderos, sobre todo para los criadores, que históricamente fueron el eslabón más débil de la cadena, como lo remarcó el presidente de la Federación Rural, Jorge Riani, consultado al respecto.

El martes 2 El Observador informó en su portal que en el año 2017 se registró un nuevo récord de animales exportados. Concretamente fueron 332.320 cabezas, 17% más que en 2016, que había sido el récord anterior. Del total comercializado, 93% fue enviado a Turquía y por allí pasan las objeciones de la industria.

El presidente de la Asociación de la Industria Frigorífica del Uruguay (Adifu), Marcelo Secco, expresó que les preocupa que la exportación de ganado siga estando extremadamente concentrada en Turquía.

“Como todos sabemos, Turquía maneja arancel diferencial. Pero pese a todos los esfuerzos no pudimos hacer toda la exportación de carne que queríamos, porque evidentemente no es la intención de Turquía comprar carne. Maneja un arancel diferencial que claramente quiere favorecer la importación de animales en pie, con la lógica protección de sus productores”, manifestó a El Observador Agropecuario.

Aclaró que el enfoque de Adifu no es de cuestionar la actividad de la exportación en pie, porque reconoció que es una herramienta para que el sector primario mejore su ingreso. Pero planteó trabajar con las herramientas del libre comercio, para que permitan a todos los sectores mejorar su competitividad.

“Es importante plantear esta discusión en un momento angustiante para todo el sector agroexportador del Uruguay, que ve comprometida su competitividad por los altos costos del país, con los recientes aumentos de tarifas públicas y demás presiones de costos. Por eso un elemento como la exportación récord de ganado en pie, y con un destino mayoritario a Turquía, nos sigue preocupando”, subrayó.

Sin embargo, Riani insistió en que para la Federación Rural es muy importante ese mercado. El productor afirmó que “es importante para todos los productores, porque mueve a toda la cadena, y sobre todo beneficia al sector más débil que es el criador, que está integrado en su mayoría por productores chicos y medianos, que son los más sensibles. Los criadores eran quienes pagaban los platos rotos cuando caía el precio del ganado gordo. Hoy si no hubiera exportación de ganado el ternero valdría como mucho US$ 200 (el precio actual es de unos US$ 350 por cabeza)”.

Si bien en 2017 se exportaron más de 332 mil vacunos, la faena en Uruguay fue histórica, superando los 2,3 millones de cabezas, la segunda más alta después de la del año 2006, según datos del Instituto Nacional de Carnes (INAC).

Para el presidente de la Federación Rural esto demuestra que cuando el productor recibe señales claras invierte más, entora más vacas y produce más terneros.

“Se puede exportar más y también faenar más ganado. Dejamos de tener el cuello de botella que teníamos, cuando bajaba el precio del ganado gordo, y en ese momento quienes pagaban los platos rotos eran los criadores. Las ventas en la zafra de toros fueron excelentes, y eso también demuestra la intención de entorar, y cuando hay señales claras el productor responde de forma positiva. Para Uruguay es muy positivo mantener la exportación de ganado en pie, y creemos que la industria no tendrá problemas de abastecimiento, porque el productor producirá más terneros. Creo que además tenemos margen para exportar un volumen mayor al que se exportó este año de ganado en pie”, consideró.

Pero para Secco los efectos de los altos volúmenes de ganados exportados en pie se comenzarán a notar recién en la faena de este año y los siguientes, según comentó en base a los datos de Dicose. “Eso se reflejará en menos horas de trabajo, menos niveles de actividad, costos adicionales y demás”, comentó.

 

El presidente de Adifu y CEO Conosur de Grupo Marfrig, estimó que la faena en Uruguay caerá al menos entre 5% y 8% este año. Indicó que el sistema de terminación de ganado a corral acortó los ciclos de producción, por lo tanto muchos de los terneros exportados serían los novillos gordos de este año.

“Los datos de Dicose muestran menor disponibilidad de novillos de 1 a 2 años y de 2 a 3 años, además de un buen precio del ternero que tampoco hace esperar que haya más categorías para faena. El año pasado hubo más vaquillonas a faena por terminación a corral, pero si hay un problema con esa categoría no tendrá lugar en la faena y pasará a integrar el rodeo de cría, por lo tanto no irá a faena inmediata. Todo eso disminuye la actividad. No podemos desconocer que la categoría mayoritaria de la exportación de ganado en pie es la de terneros y esos novillitos no están”, afirmó el industrial.

Pero además del factor de la exportación influirán en el resultado final de la faena de 2018 el clima y los negocios que se puedan realizar en el mercado ganadero a nivel interno.

En ese sentido, el presidente de la Asociación Uruguaya de Productores de Carne Intensiva Natural (Aupcin), Álvaro Ferrés, comentó que la exportación le ha hecho un bien “fantástico” a Uruguay. Dijo que además de beneficiar al sector criador generó una nueva opción de negocios para quienes tienen sistemas de engorde a corral: la recría de terneros para exportación.

“La exportación contribuyó a valorizar a las hembras, y generó una estabilidad muy importante en los valores de la reposición”, remarcó.

Reconoció que la demanda de la exportación desfavoreció la relación de precios flaco-gordo, o ternero-novillo, y eso hizo que los invernadores tiendan a cambiar de negocio, volcándose cada vez más a la cría, porque es donde está el mejor negocio.

Esto también hizo que quienes se mantuvieron en la terminación de ganados demandaran otras categorías, como las hembras, y por eso también subieron los precios de esas otras categorías.
El productor razonó que si Uruguay tuvo un año de faena histórico y a la vez récord de exportación de ganado en pie, eso quiere decir que el país tuvo un año con mayor ingreso de divisas, y por lo tanto fue algo fantástico.

 

 

“Las cadenas cinchan, no se empujan, por lo tanto si hay exportación de ganado en pie y estabilidad de valores, tiende a generarse una mayor producción de terneros y habrá suficiente producción para que aumente la faena año a año y también la exportación en pie. Eso es lo que está pasando en los últimos años. Es un complemento fantástico, además se genera valor agregado, porque las concentraciones de la exportación, los fletes y demás generan demanda de actividad”, expresó.

Ferrés agregó que la industria estuvo muy activa, así como la exportación de ganado en pie. “Se ve que el negocio de la industria está bien, porque hay frigoríficos que volverán a funcionar. El mensaje es muy positivo”, destacó.

El empresario descartó una desigualdad de condiciones que afecte a los industriales. “Así como la exportación en pie le da alternativas a los criadores y al sistema productivo de la carne, en Uruguay las principales empresas frigoríficas importan carne para el abasto, así que cuando el negocio de importar carne sirve ellos se suman”, planteó.

Secco insistió en que la exportación de ganado en pie es un ejercicio de libre mercado y no significa una dificultad como sector industrial, pero llamó a definir la estrategia de país que se quiere.

“Por un lado pretendemos negociar una cuota con Europa, mejorar el acceso a los mercados, y por otro lado la exportación de ganado a Turquía consideramos que es absolutamente distorsiva, más allá de la oportunidad del momento”, expresó.

Señaló además la ausencia de mensajes desde el Poder Ejecutivo. “Está muy clara la realidad de los subsectores, y de la agroindustria en general, pero por ninguno de los lados se percibe un mensaje que aliente a desafiarnos en materia de producción; ni por el lado de las políticas públicas, ni por las políticas tarifarias, ni de los costos, ni de las cargas fiscales. Pero el año recién comienza y esperamos tener algo pronto”, comentó.

El presidente de la Unión de Exportadores de Ganado en Pie, Rodrigo González, comentó a El Observador Agropecuario que espera que el mercado de la exportación de ganado siga como en los últimos años, con Turquía como destino casi exclusivo.

Agregó que las señales para los criadores son positivas, para que dejen sus terneros sin castrar, tal como lo demandan en ese mercado. Pero también alertó que Turquía ya realizó cambios inesperados, tanto en los precios que propone como en las condiciones de negocios, y eso podría generar inconvenientes en la actividad.

Riani concluyó que la Federación Rural defenderá con uñas y dientes el proceso de exportación de ganado en pie, “porque estamos convencidos de que es muy bueno para todo el sistema ganadero, no solo para los criadores. Obliga a recriadores e invernadores a ser más eficientes; y ampara a los criadores, que tienen el proceso biológico más largo, sin riesgos, porque la producción vale gracias a la exportación”.

Ovinos

La exportación de ovinos fue muy escasa. Se realizaron negocios fundamentalmente de animales para reproducción a países de la región. En 2017 se exportaron 173 ovinos, 94% a Paraguay. La Federación Rural reclama que se habilite la exportación de ovinos a Brasil por Artigas y Rivera, ya que sólo está habilitada la salida por Aceguá. Señalan que es muy importante la cantidad de ovinos para faena que existe y que no tienen colocación en el mercado local, ya que la industria prioriza faenar vacunos.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Observa

Publicidad