5 de enero de 2018 21:32 PM
Imprimir

Colombia sembró 95.117 hectáreas de cultivos transgénicos en 2017

Colombia sembró 95.117 hectáreas de cultivos transgénicos en 2017, de las cuales 86.030 son de maíz genéticamente modificado (GM), 9.075 de algodón y 12 de flores azules, según cifras compartidas por la Asociación de Biotecnología Vegetal Agrícola (Agro-Bio).

“El sector agrícola sigue jalonando la economía del país y en 2017 fue el sector con más crecimiento, por lo que apostarle a la agricultura con una semilla biotecnológica es clave para un agricultor que quiere ser más productivo y competitivo”, dijo la directora ejecutiva de Agro-Bio, María Andrea Uscátegui.

El reporte de Agro-Bio señala que el número de departamentos que adoptaron la biotecnología vegetal aumentaron respecto al año anterior en 2017. De hecho, actualmente son 24 los departamentos que siembran este tipo de cultivos.

“En tan solo 14 años de comercialización en Colombia los cultivos biotecnológicos muestran un aumento en el número hectáreas cultivadas y de departamentos que han adoptado la tecnología en semillas”, complementa Agro-Bio.

Cifras citadas por Agro-Bio muestran que el departamento del Meta, como en los últimos años, sigue siendo el líder en el cultivo de maíz transgénico.

“En 2017, Meta sembró un área de 22.342 hectáreas, mientras que Tolima es el departamento que más creció en cultivos de maíz GM pues pasó de cultivar 18.327 en 2016 a 20.313 hectáreas de este cultivo”, precisó Agro-Bio.

De otro lado muestra que en materia de cultivos de algodón transgénico el departamento líder fue Tolima con 4.129 hectáreas, seguido por Córdoba con 3.600 hectáreas.

Por su parte, las flores azules se siguen sembrando únicamente en Cundinamarca.

Agro-Bio destaca que los agricultores del departamento de Córdoba desde hace más de 14 años le han apostado a la siembra de este tipo de cultivos, alcanzando en 2017 una superficie total de 21.203 hectáreas dividas en 17.603 de maíz y 3.600 de algodón GM.

“En Colombia los agricultores que siembran este tipo de cultivos encuentran en el mercado las características de resistencia a algunos insectos y tolerancia a herbicidas”, dice el reporte.

Añade que “este tipo de semillas les facilita el trabajo en campo a los agricultores, les ayuda a proteger sus cosechas y a hacer un mejor uso de sus recursos haciéndolos más rentables y competitivos”.

Sin embargo, aclara que en el año 2017 se presentó un descenso en el número de hectáreas tanto de algodón como de maíz respecto al año anterior, debido a “las condiciones desfavorables que los  agricultores encontraron en el momento de comercializar las cosechas”.  

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente:

Publicidad