9 de enero de 2018 02:20 AM
Imprimir

“Chulo” Hernández pone toda la carne al asador

Franco Hernández es volante en Ever Ready, que jugará su primer Federal C. Por las mañanas y las tardes, trabaja nueve horas por día en un frigorífico faenando vacas y cargando reses. Luego, asiste a las prácticas del "Albinegro". "Es un trabajo desgastante desde lo físico. Carneo animales y cargo reses. Pero va a ser mi tercer torneo de AFA y quiero llegar bien", expresó.

En “El Fútbol a Sol y Sombra”, Eduardo Galeano narra la historia de Pedro Arispe, bicampeón olímpico uruguayo, en la época donde los JJOO eran sinónimo de Mundiales. Antes de conocer la gloria, Arispe subsistía como peón de un friogorífico.

Casi un siglo después, algunas situaciones permanecen inalteradas y confirman aquello de que la historia se repite hasta el cansancio.

En Trelew, otro obrero frigorífico se prepara para jugar un torneo que lo desvela. Franco Hernández, operario de la carne, milita en Ever Ready, que se prepara para jugar su primer Federal C.

Un TFC no es la Copa del Mundo, pero para Hernández, de 32 años, es la Copa del Mundo. “Es un trabajo muy desgastante. Pero el fútbol me encanta y quiero llegar bien a jugar mi tercer torneo federal”, le dijo Hernández a Jornada en su lugar de trabajo. “Me dicen ´Chulo´ por el ´Pato´ Oviedo de Racing. A él le decían igual”, dijo.

“Soy un volante central más rústico que técnico. Si me dicen que soy algo carnicero jugando, me hago cargo.”, comentó entre sonrisas.

El carnicero federal

Día a día, antes de tomar contacto con el balón, Hernández trabaja nueve horas en Frigoríficos Trelew, su lugar de empleo. Su jornada empieza bien temprano y bien lejos de la comoidad de una oficina.

“A las siete de la mañana me tomo el coelctivo. Entro a trabajar a las 8 y salgo a las 17”, relató Hernández, residente en el barrio 22 de Agosto. “Luego regreso a mi casa, tomo unos mates en familia y voy a entrenar. Esa es mi rutina de lunes a viernes “, agregó.

“Es un trabajo agotador. Por lo general, me encargo de faenar carne. También cargo reses. Pero lo que más hago es la faena y la carneada (sic). Hace casi siete años que trabajo acá”, relató el volante surgido en Racing Club.

“A la hora de entrenar, uno se olvida del dolor y del cansancio para poder entrenar y no fallarle al grupo. Tenemos por delante un muy lindo desafío. Trato de ponerle muchas ganas para estar al ritmo del grupo”, expresó.

“Sin el apoyo de mi familia, no podría hacerlo. Mi mujer Verónica y mis hijos Lautaro (1o años) y Luisana (2) me alientan y entienden que no pueda estar tiempo con ellos”, graficó.

El sueño federal

Una vez que concluye la labor, es la hora del entrenamiento nocturno en el plantel que conduce Carlos Morant. La ilusión de Hernández es trascender en el Federal C.

“Como grupo nos estamos preparando para superar la primera fase y ver hasta dónde podemos llegar. Por lo bajo, aspiramos al ascenso. Pero sabemos que tenemos que ir paso a paso”, indicó. “En la zona que nos tocó están Deportivo Sarmiento, USMA y Catamarca de Caleta. Será difícil. Pero nosotros queremos clasificar a la próxima fase”, dijo el mediocampista, que registra pasos por Huracán. Gaiman, Mar-Che y Alberdi. “Esta semana arrancó la cuarta semana de pretemporada. El “profe” nos dijo que estábamos laburando bien en lo físico”, relató Hernández, quien juega en Ever Ready desde el año pasado.

“Hicimos mucho trabajo en la playa. Ahora estamos con la pelota. Nos estamos preparando con todo”, remató.

Como Pedro Arispe en Uruguay hace 90 años, Franco Jorge Hernández sueña en un frigorífico . Con el perfume de la carne de testigo, “Chulo” se ilusiona con el sabor de la gloria. De todas formas. es imposible negar que ya ganó. Su esfuerzo cotidiano, vale una Copa del Mundo.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: www.diariojornada.com.ar

Publicidad