12 de enero de 2018 10:28 AM
Imprimir

En Colombia productores reemplazan ganadería por agricultura ante escasez de incentivos

2017 marcó un giro en la actividad ganadera: en algunas regiones, ganaderos están reemplazando sus bovinos con cultivos como palma y caña de azúcar, debido a la baja rentabilidad del negocio, en especial la lechería. Todos coinciden en la falta de apoyo estatal, otros explican por qué el cambio no es tan beneficioso.
Carlos Eduardo Correa, gerente de la Compañía Ganadera del Meta, manifestó su preocupación por una tendencia que ha observado en los últimos tiempos, y es el aumento de más ganaderos que están vendiendo sus animales y cultivando caña de azúcar donde estos solían pastar.
El hato nacional va en franco descenso, por falta de unas políticas claras que hagan rentable el negocio. Para un finquero, es mejor arrendar sus tierras por 12 años para cultivar caña”, señaló.
La producción de caña de azúcar se ha disparado en Colombia debido a la elaboración de biocombustibles, como el bioetanol y el biodiesel, que se adicionan o reemplazan la gasolina. Siguiendo el ejemplo de países como Brasil, los productores y las empresas han encontrado en este segmento un negocio sumamente rentable.
De acuerdo con Correa, un finquero puede arrendar su propiedad en un contrato de 12 años para recibir un pago de $300 mil por hectárea. Así, los dueños de grandes extensiones de tierra (de 1.000 a 2.000 hectáreas) prefieren destinar sus tierras al cultivo de caña que a la ganadería.
“Toda la vida es mejor tener caña para una persona que está cansada de luchar, de pagar impuestos muy altos sin recibir buenos ingresos, con unos prediales que son muy costosos”, explicó el gerente.
La producción agropecuaria ha sido muy golpeada en 2017 por el alza de los precios tras la reforma tributaria, así como la aparición de los brotes de fiebre aftosa, que en algunas zonas provocó reducciones en el valor de los ganados.
No cabe duda que el segmento de la ganadería más golpeado ha sido la lechería. Los productores de predios especializados llevan reclamando el aumento del pago que no se ha concretado, pues el litro sigue costando lo mismo que hace 10 años.
Hernando Molina, presidente de la Asociación de Productores Agroindustriales, Asoproagro, en el municipio de Filandia, coincidió con Salamanca en que el precio no ha variado mucho en los últimos 10 años.
 “A los que tenemos tanque frío, nos pagan a $971. La gente que no tienen acceso a tecnología, está en un promedio de $800-$850. Hace por lo menos 10 años que no varía el precio”, contó.
Lo mismo denunciaron los ganaderos Alejandro Galvis y Felipe Calderón, presidente de la Asociación de Criadores Ayrshire de Colombia, en una comunicación enviada al Gobierno en septiembre de este año, donde además pidieron que la leche se pagara al menos al 50% de lo que se vende al consumidor.
Así las cosas, muchos han preferido vender a sus bovinos y dedicar sus terrenos a establecer cultivos de caña, palma, arroz o maíz, con tal de percibir un poco más de dinero y con el aliciente de desgastarse menos.
Por esta razón, desde todos los lugares del país, los ganaderos piden ayudas y acceso a los créditos para tecnificar sus hatos y mejorar sus producciones, pues se trata de la actividad agropecuaria que más aporta a la economía nacional.
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: ContextoGanadero

Publicidad