17 de enero de 2018 10:48 AM
Imprimir

El Nº 1 de Bayer explica cómo será la fusión con Monsanto

Bayer es la protagonista del hecho quizás más importante que tendrá el negocio agrícola mundial este año, que se replicará en la Argentina: la concreción de la compra de Monsanto que hizo la compañía alemana. Para analizar en profundidad ese acontecimiento y qué puede pasar con la agricultura argentina, Punto Biz entrevistó en exclusiva a […]

Bayer es la protagonista del hecho quizás más importante que tendrá el negocio agrícola mundial este año, que se replicará en la Argentina: la concreción de la compra de Monsanto que hizo la compañía alemana.

Para analizar en profundidad ese acontecimiento y qué puede pasar con la agricultura argentina, Punto Biz entrevistó en exclusiva a Hernán Bagliero, director del negocio agrícola de Bayer para el Cono Sur de América. El siguiente es un resumen de ese diálogo.

¿Qué significará la Argentina para la nueva empresa agrícola que surgirá una vez que se concrete la operación?

Va a ser una parte central. En su conjunto, en América tendremos el 70% de nuestro negocio global, concentrado básicamente en tres pilares, que serán EE.UU., Brasil y la Argentina.

¿Cuándo se pondrá en marcha el proceso de integración de ambas compañías?

Sólo faltan algunas cuestiones regulatorias, que yo creo que estarán aprobadas al comienzo del segundo trimestre de este año. Una vez resuelto eso, comenzará efectivamente la fusión. Las estructuras de las empresas probablemente estén integradas en un año, aunque algunas cosas quizás nos lleven dos.

¿Qué va a pasar con marcas históricas de Monsanto que tienen mucho peso en el agro, como Dekalb y Roundup, por ejemplo?

Las marcas clave de cada compañía se van a mantener. No vamos a cerrar nada y sólo nos desprenderemos de lo que ya se anunció, que es el negocio de semillas de Bayer, que pasa a BASF.

Más allá de ser una empresa de mucho peso en el agro, Bayer siempre fue vista por el público en general como una compañía de salud, con la aspirina como abanderada…

Es cierto. Vamos a seguir manteniendo nuestra impronta farmacéutica, pero la compañía tomó hace tiempo la decisión estratégica de entrar fuerte en el negocio agrícola, que en la Argentina veníamos haciendo a través de la compra de distintas compañías en los últimos años, con FN Semillas o Biagro. Un proceso similar sucedió en Brasil. La adquisición de Monsanto es el broche final a ese proceso.

En la nueva Bayer, ¿cuánto peso tendrá lo farmacéutico y cuánto el agro?

A nivel global, el agro será el 45% de nuestro negocio. Antes era el 25%. En la Argentina será cerca del 70% y hasta ahora era menos del 50%.

¿Habrá un nuevo nombre para la nueva compañía?

Eso no está definido. No sabemos qué va a pasar todavía con el nombre Monsanto. Sí creemos que la marca Bayer es muy buena y fuerte y debería ser donde se apalanque la nueva construcción.

Hay muchos sectores de la sociedad que miran con reparos al agro y lo culpan de una multiplicidad de males, desde ambientales hasta de salud y económicos. ¿Cómo enfrentarán ese desafío?

Vamos a invertir muchos esfuerzos y recursos en explicarle a la sociedad que no somos malos. Tampoco puede haber gente que crea que los alimentos aparecen en el supermercado por generación espontánea. Creemos que desde Bayer estamos bien posicionados para explicarlo, aunque no va a ser fácil y, en realidad, es un tema en el que tiene que trabajar toda la industria.

¿Cómo ven al Gobierno, los cambios que hizo, el futuro?

Lo peor del Estado ya lo vimos. Ahora necesitamos sostener la estabilidad, que dure muchos años. En ese contexto, la agricultura no puede fallar. Por eso somos muy optimistas. La Argentina es un país de fotos y no de películas, pero yo creo que debería evaluarse más por ciclos, de 5 o 10 años, que por lo que sucede en un año puntual. Tenemos que seguir yendo hacia un país más normal.

Fuente: Punto Biz

Publicidad