18 de enero de 2018 10:41 AM
Imprimir

Dueña de Paty se ajusta: va a procedimiento de crisis para “readecuar la fuerza laboral”

Quickfood, dueña de la emblemática marca de hamburguesas, en manos de la brasileña BRF, pretende reducir 180 puestos y proteger 235 empleos. Presión por costos

Producto de un aumento generalizado de los costos laborales, la compañía alimenticia Quickfood está a punto de despedir cerca de 180 empleados de su planta ubicada en la localidad bonaerense de Baradero.

La compañía, controlada por la multinacional brasileña BRF (Brazil Foods), presentó un procedimiento preventivo de crisis ante el Ministerio de Trabajo, como medida extrema para “readecuar parte de su fuerza laboral”, y con el fin de asegurar y resguardar la continuidad de otros 235 empleos directos.

En un comunicado, adelantó lo que denomina el Plan de Readecuación Productiva para la unidad de Baradero, cuyo objetivo es la continuidad y la sustentabilidad de la planta. “Como parte de este proceso, la compañía se ve forzada a tomar la medida extrema de readecuar parte de su fuerza laboral como única alternativa viable para preservar la operación y consecuentemente, el resto de las fuentes de trabajo”, afirma. Fuentes gremiales estimaron que los despidos serían de alrededor de 180 operarios, y que la firma procedería a eliminar un turno de producción, en lo que actualmente es la elaboración de salchichas de las marcas PatyViena y Vieníssima.

El procedimiento preventivo se enmarca “en los términos del Título III, Capitulo 6´ de la Ley Nº 24.013 nacional de Empleo y normas reglamentarias y complementarias”, tal como lo remarca en la nota enviada a la Comisión Nacional de Valores (CNV). A partir del trámite iniciado, la compañía deberá justificar su situación crítica y negociar con el ministerio y el gremio del sector, en una audiencia que se estima se llevará a cabo en los próximos días o la semana que viene.

La explicación de la empresa, dedicada a la elaboración y comercialización de alimentos procesados, refrigerados y congelados de marca, como hamburguesas, fiambres, vegetales y salchichas, se basa en un aumento generalizado de los costos laborales que se dieron en los últimos años, que según precisaron son aproximadamente “un 50% superiores a los de sus principales competidores y al promedio de mercado”. En paralelo, agrega costos a partir de categorizaciones excesivas producto de “presiones y/o razones sin relación alguna con la real posición y/o tarea a cargo del personal” (sostiene que el 80% del personal se encuentra en las categorías superiores, más altas del convenio), “siendo que la actividad, de acuerdo con las categorías y tareas previstas en el convenio colectivo de trabajo, prevé una categorización mucho más baja”.

En números, la compañía viene acumulando pérdidas en los últimos períodos, a pesar de crecer en producción. Según su último balance, en los últimos nueve meses del año pasado la pérdida acumulada llegó a los $ 244 millones, contra $ 330 millones de igual período de 2016. Sin embargo, desde 2015 desarrolló un plan de inversión de más de u$s 15 millones, de los cuales cerca del 50% correspondió a inversión en activos reales. Actualmente, emplea a más de 2000 personas de manera directa en plantas productivas en, además de Baradero, San Jorge, Arroyo Seco y Munro (oficinas corporativas).

En este marco de números en rojo, la dueña de Paty sostiene que llevó adelante distintas iniciativas para evitar llegar a esta instancia límite. Entre ellas, destacan la renegociación de tarifas con proveedores de insumos, repuestos y servicios; la reducción de compras y manejo de stocks mínimos indispensables: la implementación de una fuerte política de ahorro para reducir gastos en todas las áreas: la extensión de plazos de pago a proveedores de 30 a 60 días; y finalmente el ajuste gradual de nómina.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: El Cronista

Publicidad