19 de enero de 2018 10:01 AM
Imprimir

El maíz, el más demandado

Las exportaciones del cereal argentino continúan a paso firme en los puertos locales. Ahora el gran interrogante es si queda más potencial de suba. Veamos

En lo que va del 2018 y durante el último mes del año se notó a la exportación muy activa en el mercado del maíz, especialmente sobre las posiciones disponibles y sobre febrero-marzo. Más de 1,5 millones de toneladas se comercializaron desde diciembre, cuando el año anterior habíamos tenido 400 mil toneladas en el mismo período. De ahí surge la pregunta de ¿cuál es el motivo de este gran nivel de originación?

Cuando se observa la posición global de la exportación nos encontramos con que se han comprado de este ciclo 16/17 26,1 millones de toneladas mientras que lo embarcado asciende a 21,6 millones, de este modo poseen un stock de 4,4 millones.

Con el panorama descripto, sabemos que la exportación ya está comprada en 3 millones neto de embarques anunciados.

La pregunta que sigue apareciendo es, si existe un mayor potencial de suba al cereal, ¿conviene esperar hasta el empalme o vender a estos valores? Para responder a esta pregunta el primer punto a tener en cuenta es cuánta mercadería remanente queda y qué perspectivas existen del ciclo 17/18.

En la presente campaña tuvimos una producción de 39 millones de toneladas y con una demanda de exportación de 26 millones más 10 millones de consumo interno, tenemos un remanente neto de stocks iniciales de 3 millones.

Con lo cual todavía existen inventarios por comercializar. Sabemos, además, que la exportación está comprada y que la estrategia que está tomando es originar sobre el disponible para hacerse de mercadería para embarcar en marzo.

Por otro lado, en lo que respecta al nuevo ciclo, sabemos que los primeros lotes de la campaña 17/18 van a estar disponibles en las últimas semanas de enero. En vista a las escasas lluvias que se registraron durante diciembre y enero, los cultivos recibieron un gran estrés hídrico. Esto hace pensar en una menor producción de maíz temprano a lo esperado. Sin embargo, teniendo en cuenta que la superficie de primera implantada fue cercana a las 2 millones de hectáreas, y tomando un rinde un 10% inferior a las últimas dos campañas del maíz temprano, estaríamos hablando de un volumen de más de 14 millones de toneladas. Con este panorama productivo y de stocks no tendrían que existir mayores sobresaltos en las cotizaciones locales del cereal.

En lo que respecta a las cotizaciones en Chicago, los fondos especulativos están muy vendidos en maíz y la cotización viene lateralizando hace meses.

Existen grandes niveles de inventarios a nivel mundial y en EEUU el ratio stocks/consumo del cereal se encuentra en un 17,1%, nivel que no se veía desde el ciclo 2005/06. Ante este panorama de oferta, el único factor de cambio es Brasil. En este país podría darse una merma productiva para este ciclo que todavía no está descontada en los precios. El próximo hito a tener en cuenta por el mercado externo es el área a sembrarse en Estados Unidos. El ratio entre maíz y soja nos lleva a pensar que los productores se inclinarían más a la siembra de soja.

Lo que se cree es que el informe global no traería noticias negativas adicionales para el cereal, con lo cual un negocio interesante para tomar son los bases donde se queda a fijar por el mercado de Chicago. El atractivo adicional, si miramos la posición de julio, es que se está entrando en una relación muy superior al promedio. Cuando en el histórico vemos un descuento sobre el mercado de Chicago hoy tenemos un premio y con este tipo de estrategia se puede captar la volatilidad del climático noerteamericano en un periodo de tiempo donde en el mercado local se suele sentir la presión de cosecha.

(*)Dante Romano, Paula Piccollo

y Paula Broglia

Fuente: Análisis de Mercado de Fyo (*)

Publicidad