20 de enero de 2018 01:37 AM
Imprimir

El MGAP lleva adelante acciones para detener el avance del Capim Annoni

Uruguay :   La Dirección General de Servicios Agrícolas (DGSA), del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), presentó un trabajo de evaluación del Capim Annoni, pretendiendo visualizar la situación actual de la distribución espacial y niveles de población de esta plaga en el territorio nacional. Específicamente se enfoca en la zona fronteriza con Brasil, país […]

Uruguay :   La Dirección General de Servicios Agrícolas (DGSA), del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), presentó un trabajo de evaluación del Capim Annoni, pretendiendo visualizar la situación actual de la distribución espacial y niveles de población de esta plaga en el territorio nacional. Específicamente se enfoca en la zona fronteriza con Brasil, país donde se originó la introducción de “Eragrostis plana” en América del Sur y desde donde avanzó a Uruguay.
Las rutas que constituyen corredores internacionales siguen siendo la principal vía de ingreso al país para la especie. A su vez se ha generado un corredor interno en el territorio que va de noreste a suroeste; este tiene como origen el transporte de madera desde las plantaciones (noreste), hacia las plantas de industrialización del litoral, generando nuevas zonas con presencia de la especie. Es por esta razón que en este último relevamiento se incluye el departamento de Río Negro.
En estos últimos años en los que el clima ha sido sumamente favorable para el campo natural, constituido principalmente por gramíneas, lo han sido por ende también para esta especie, que se ubica dentro de ese mismo grupo y ha aumentado la superficie en zonas donde no se realizan controles periódicos, lo que se observa en los mapas.
Los centros poblados, sin importar su tamaño, siguen siendo el principal agente de infestación, adicionalmente se torna dificultoso encarar el control, debido a la legislación vigente que prohíbe el uso de fitosanitarios en centros poblados. Otras fuentes de infestación y dispersión lo constituyen los locales de Ferias Ganaderas, estando muchos de ellos en zonas donde la presencia de la maleza invasora es importante. Si se considera que la mayoría de los terneros producidos en el norte terminan su ciclo en el sur, esta situación podría causar futuras infestaciones en sitios donde no está presente la invasora.

 
POR DEPARTAMENTOS
Rivera sigue siendo el departamento más comprometido, tanto en su caminería nacional como rural. En Artigas, si bien los niveles de infestación se mantienen constantes, se ha notado un leve avance en zonas donde la infestación era mínima.
Cerro Largo sigue siendo de los departamentos más comprometidos a pesar de presentar solo un leve avance de la maleza.
En Rocha se da un aumento en zonas de frontera seca, más concretamente lo que corresponde a Chuy, sitio donde si bien se da el transporte pesado desde Brasil, existe también un importante tránsito de vehículos de pasajeros y particulares.
En Salto ha bajado la población de la especie, erradicando incluso en algunos sitios focos de infección (manchones). Para lograr estos resultados el MGAP lleva adelante distintas estrategias de manejo que permiten reducir la incidencia de la maleza, aunque cabe aclarar que nunca se partió de una situación grave como la que se observa en los departamentos fronterizos con Brasil.
En Tacuarembó hay un aumento de infestación en zonas periféricas de la ciudad. La región de mayor riesgo la constituye la ubicada en el límite con el departamento de Rivera, tomando como eje la Ruta Nacional N° 5; sitio donde el MGAP lleva adelante un manejo de la maleza, manteniendo constante la población y en ciertos casos disminuyendo o erradicando la misma, evitando su avance hacia el sur.
En Treinta y Tres, la principal zona de riesgo esta limitada por la rutas nacionales N° 8 y 18, donde el MGAP realiza acciones periódicas, manteniendo la población en niveles bajos y en ciertos casos erradicándola.
En relación a la presencia de Capim Annoni en el interior de los predios, ha habido un cambio importante de la situación, observándose cada vez con mayor frecuencia. Este ingreso se observa tanto en predios donde existen actividades agrícolas (ejemplo arroz en Artigas), o con movimiento de maquinaria y laboreo de suelos con altas cargas de semilla; así como también en predios ganaderos, donde la invasión se da tanto por corrientes de agua así como también por movimiento de ganado, factores que determinan el ingreso de semilla al predio iniciando el proceso de invasión.

 
CONCLUSIONES
En zonas donde el MGAP lleva adelante acciones tendientes a contener el avance de esta maleza invasora, los niveles de infestación se mantienen o tienden a la baja. En tanto en zonas donde no se realizan estas acciones, la maleza avanza lentamente pero de forma permanente.
Está claro que las especies exóticas invasoras necesitan de controles mucho más frecuentes dado que los bancos de semilla son muy grandes y presentan una gran sobrevivencia. Se hace necesario que las aplicaciones sean muy frecuentes en las primeras etapas del control para bajar las poblaciones de la maleza. Por lo tanto, en zonas donde la presencia de esta maleza tiene muchos años es imprescindible la participación de los productores, controlando con aplicaciones localizadas hasta agotar los bancos de semilla y evitando el ingreso a sus predios.
Los departamentos de Rivera y Cerro Largo por presentar una frontera seca de mucha extensión requieren de estrategias de contención y control permanentes, ya que la presencia de la maleza en territorio brasilero fronterizo es muy grande, asegurando así una dispersión permanente de semillas.
Es necesario el control en los Locales de Ferias Ganaderas ya que la presencia de Capim Annoni en estas, facilitaría la entrada del mismo a los campos de zonas que hoy están lejos de presentar problemas con esta maleza.
El equipo de trabajo que trabajó en el documento, estuvo integrado por los ingenieros agrónomos Santiago Contarin, Juan Ihlenfeld, Pablo Faguaga, Gonzalo Figarola, los técnicos agropecuarios Wuillan Techeira y Juan Luis Corti, y Silvana Fernández. Colaboró la ingeniera agrónoma Elina Zefferino.

Fuente:

Publicidad