22 de enero de 2018 01:50 AM
Imprimir

Mientras se espera el despegue de la ganadería, los ingresos por los granos seguirían deprimidos

El anuncio de que China abre su mercado a la carne argentina compensa la baja de las exportaciones del complejo sojero

 

Mientras se espera el despegue de la ganadería, los ingresos por los granos seguirían deprimidos

El sector agropecuario pasa por dos realidades distintas. Por un lado para la Ganadería se abre todo un campo de posibilidades a partir de los acuerdos para exportar a China, pero además porque desde el sector se informó que las ventas en 2017 crecieron casi un 30 por ciento respecto al año anterior y se estima que en este 2018 las exportaciones crecerán al menos otro 16 por ciento.

Como contrapartida, el sector de los granos y oleaginosas no pasan por el mejor momento y los resultados del año pasado muestran un pequeño, pero alarmante declive.

En efecto, según destaca un matutinos porteño, en el año que acaba de comenzar se proyecta que el negocio de la carne vacuna se va a expandir a nivel global y que la Argentina incrementará las exportaciones de cortes cárnicos. Según un estudio de CREA se espera que China siga creciendo, aunque a un ritmo más moderado, la Unión Europea continuará recuperándose de la crisis y los países petroleros (demandantes de carne) tienen perspectivas de recuperación del precio del petróleo.

El comercio internacional de carne es de 9 millones de toneladas y se espera que crezca un 3% en 2018. El 65% de las exportaciones mundiales de carne se divide entre 4 países (India, Brasil, Estados Unidos y Australia).

La demanda de carne mundial está más atomizada y es explicada por nueve países que concentran más del 70% de las importaciones (Estados Unidos, China, Japón, Rusia, Corea del Sur, Unión Europea, Hong Kong, Egipto, Chile).

“Argentina tiene cerrado el acceso a tres de ellos, Estados Unidos., Corea del Sur y Japón, que son mercados de alto valor. La apertura de estos mercados comprende inicialmente el visto bueno sanitario, y luego reducir los aranceles que alcanzan valores del 40% y 39% para Japón y Corea del Sur, respectivamente”, indica el estudio.

EL MERCADO CHINO

China es el gran comprador del mercado internacional de carne. En la actualidad, la Argentina le vende carne congelada y de bajo valor.

Ahora China abrió su gigantesco mercado para nuevos productos. Esta vez fue para la carne vacuna enfriada y con hueso, así como para cortes ovinos y caprinos desde la Patagonia. El acuerdo, sellado en la madrugada argentina del miércoles, fue calificado como histórico desde el Gobierno, tras 15 años de negociaciones para lograrlo.

“Se espera que en el 2018 Argentina pueda colocar 30.000 toneladas más de carne en este mercado.

exportaciones en baja

Como contrapartida, un informe de Ieral (Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana de la Fundación Mediterránea) destaca que de acuerdo a información de Indec y estimaciones del mismo organismo, las exportaciones de granos (cereales y oleaginosas) y sus principales derivados industriales (aceites, harinas) se habrían aproximado a los 26.200 millones de dólares en 2017, mostrando un retroceso del 4,2% respecto de las divisas generadas por estos mismos productos en 2016 (27.350 millones de dólares).

La caída en las exportaciones responde tanto a un ajuste en los volúmenes como a menores precios de colocación.

Según el trabajo, se observan retrocesos en los envíos de productos relevantes, caso de soja grano (cae 1,49 millones de toneladas), aceite de soja (baja 550 mil toneladas) y cebada (menos 700 mil toneladas).

El complejo sojero se ha visto afectado por el menor ritmo de comercialización de la soja de la campaña 16/17; a fines de noviembre los productores llevaban vendidas (con precio cerrado) 36,2 millones de toneladas, 66% de la producción de la campaña (tomando 55 millones de toneladas).

Este ritmo de ventas es más lento que el histórico, tanto en términos absolutos como relativos al volumen de granos producido.

En cuanto a los precios medios de exportación, los envíos 2017 se realizaron a menor valor promedio en el caso de la harina de soja (bajó 5%), la harina de trigo (7%), el biodiesel (2%), la cebada (6%) y el sorgo (10%), entre otros producto que cotizaron a la baja.

Respecto a que puede pasar con las exportaciones 2018, el informe de Ieral destaca que un escenario base de trabajo debería considerar envíos similares a los de 2017, es decir, un flujo de divisas próximo a 26.000 millones de dólares. En un escenario más optimista, que incluiría buenas condiciones climáticas y por ende productivas; precios internacionales estabilizados; la decisión de los productores de reducir en forma importante sus tenencias de soja (entre 4 y 5 millones de toneladas); las exportaciones podrían ubicarse en un rango de entre 27.500 y 27.900 millones de dólares.

Bajo el supuesto que las exportaciones del complejo sojero del 2018 son similares a las de 2017 (en valor, composición y estacionalidad), el costo fiscal directo de la reducción gradual de retenciones se estima en $10.100 millones (506 millones de dólares) para 2018.

Fuente:

Publicidad