22 de enero de 2018 01:53 AM
Imprimir

Productores satisfechos por los buenos rindes de la cosecha fina

Por los tiempos de cosecha y de vacunación, cada principio de año resulta el tiempo de balance y perspectivas para el sector agropecuario

Para el sudeste la cosecha de la fina, cebada y trigo, arrojó en las últimas semanas resultados satisfactorios. Tratándose de la cebada, al pasado 15 de diciembre, los rindes dieron un promedio de 4.500 kilos por hectárea, llegando en algunos casos a un nivel superior a los 6.500 kilos. Fueron buenos rindes si bien los productores han observado algunos problemas en cuanto a la calidad de la cebada obtenida, el de la baja proteína entre ellos, que determinarían que la mayor parte sea considerada forrajera y no apta para generar el interés de las malterías, compradoras de peso en el mercado.

En cuanto al trigo, después de la cosecha que se extendió desde el 24 de diciembre al 10 de enero pasados, el rinde promedio para la región alcanzó un promedio de 5.000 kilos.

Cultivos de gruesa

En cuanto a los cultivos de gruesa (girasol, maíz, soja), cuyo ciclo va de la siembra en primavera hasta la cosecha en otoño, los productores también están dando impresiones positivas, aún en este tiempo crítico de floración.

Sucede que el tiempo ha sido relativamente benigno con el sudeste bonaerense, no siendo algunos fenómenos que debieron enfrentarse como el de lluvias, vientos muy intensos y granizos que castigaron hacia el final de 2017, destacándose el tornado en Lobería, que afectó instalaciones y cultivos, y los graves daños en los invernáculos del sector frutihortícola.

El partido de General Pueyrredón muestra datos auspiciosos aún cuando se trata de una superficie sobre la que avanza la urbanizacion, dejando cada vez menos espacios a las actividades agrícolas y ganaderas. Los cultivos extensivos ocuparon un total de 60.310 hectáreas, de las cuáles a fin se destinaron unas 19.000 hectáreas a la cosecha fina y unas 41.310 a la gruesa.

Ahora, ya en período de comercialización, la mayor parte de la cosecha fina está arribando a los puertos, naturalmente siendo el de Quequén el destino preponderante. En tanto se hace aún más evidente el retroceso respecto de la disponibilidad de molinos en la zona, ya que meses atrás cerraron el de Lagomarsino (Concepción) y otro de Mechongué. Gestiones de la Sociedad Rural ante las áreas oficiales de Producción, tendientes a revertir este proceso negativo con los molinos, aún no han dado los resultados esperados.

Optimismo en la ganadería

También en ganadería la evaluación es favorable. Un dato lo evidencia en la Sociedad Rural de General Pueyrredon: finalizó recientemente la vacunación de aftosa, que mostró para este distrito un incremento del 10 por ciento en el número de vacunas consumidas. Otros indicios para el optimismo lo ofrecieron los precios, la agilidad en la comercialización y la decisión de los criadores de extenderse con la siembra de pasturas y verdeos de invierno, lo cual revela que existe una buena perspectiva de desarrollo para los próximos años, al ritmo lento pero seguro que generalmente caracteriza a la actividad ganadera. Mejor aún, el último anuncio sobre la posibilidad de una inédita exportación de carne con hueso al gigantesco mercado de China genera aún más entusiasmo entre quienes apuesta por la hacienda.

Fuente:

Publicidad