25 de enero de 2018 12:20 PM
Imprimir

Trump bromeó con el nuevo embajador en EE.UU.: “Lemons”, le gritó

“¡ Mauricio!, ¡Mauricio!”, festejó el presidente Donald Trump cuando recibió a Fernando Oris de Roa en el Salón Oval de la Casa Blanca. Con su estilo desacartonado y efusivo, el estadounidense recordó a su amigo y viejo compañero de golf, Mauricio Macri, cuando el empresario agropecuario presentó ayer sus cartas credenciales y se convirtió oficialmente […]

“¡ Mauricio!, ¡Mauricio!”, festejó el presidente Donald Trump cuando recibió a Fernando Oris de Roa en el Salón Oval de la Casa Blanca. Con su estilo desacartonado y efusivo, el estadounidense recordó a su amigo y viejo compañero de golf, Mauricio Macri, cuando el empresario agropecuario presentó ayer sus cartas credenciales y se convirtió oficialmente en el embajador argentino en Washington.

En los pocos minutos que duró la ceremonia, Trump exclamó de buen humor un tema que fue recurrente en la relación bilateral: “¡lemons,! ¡lemons!, ¡lemons!”, dijo por triplicado, en referencia a la exportación de limones que estuvo trabada varios meses y que se liberó tras la visita el año pasado del presidente argentino.

“El probablemente no sabía que yo estuve varios años involucrado en ese proceso”, dijo sonriente Oris de Roa -vinculado a la industria exportadora de cítricos- en un encuentro con corresponsales en Washington. Trump, que estaba casi con un pie en el avión porque partía para la reunión del Foro Económico global de Davos, también le auguró al argentino: “Vas a hacer un gran trabajo”.

“Fue muy simpático”, dijo Oris de Roa, pero “hay muchas más cosas que limones” en la relación, señaló. El embajador agregó que busca “trabajar para acercar aún más a las dos sociedades” en temas políticos, de ciencia, educación y tecnología. Y que, desde EE.UU., intentará ayudar a la concreción de los pilares de la gestión del presidente Macri: reducción de la pobreza, creación de empleo y reducción del déficit fiscal.

Llegado hace pocos días a Washington, Oris de Roa comenzó una actividad febril con funcionarios de diferentes áreas de la embajada para empaparse de todos los temas. “La agenda argentina no es una novedad, lo importante es ver cuál es la agenda del otro lado. Si no vemos cuál es la necesidad del otro difícilmente avancemos”, señaló y agregó que se reunirá con legisladores y funcionarios de EE.UU. para agilizar ese proceso.

Dijo que tiene una “expectativa altísima” en el ámbito comercial y que entre los principales temas figuran “a corto plazo, el ingreso de la carne argentina”. “Políticamente tenemos luz verde, hay que instrumentar aún algunas cuestiones técnicas”, dijo.

Sobre las trabas del ingreso del biodiesel a EE.UU., señaló que más allá de los reclamos que la Argentina haga a la OMC, él seguirá el tema porque “la posición argentina es seguir negociando”.

Oris de Roa asumió en lugar de Martin Lousteau, que dejó la embajada en abril del año pasado para competir en las elecciones legislativas de octubre con su partido Evolución. Tiene un perfil bien diferente a su an- tecesor: de 65 años y una extensa trayectoria en el mundo del agronegocio, el flamante embajador presidió e integró los directorios de la cerealera Continental, la exportadora de limones San Miguel en Tucumán, la frutícola Expofrut en Río Negro, la destilería de aguardiente PDA y la avícola Avex, entre otras empresas. Casado con Mercedes de Campos desde 1974, tiene tres hijos y 10 nietos. En Washington se instaló junto con su esposa en el barrio de Georgetown.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Clarin

Publicidad