25 de enero de 2018 21:44 PM
Imprimir

Topolansky: “Quisiera sentarme con los autoconvocados”

Dijo que le llamó la atención que en el acto no se hablara de los altos costos de arredamiento, que ascienden a US$ 600 millones
La vicepresidenta de la República, Lucía Topolansky, dijo este miércoles que está dispuesta a sentarse a conversar con los productores autoconvocados, aunque reconoció que el problema del agro es complejo y requiere de un análisis sector por sector.
“Quisiera sentarme con los autoconvocados o con los que hablaron en el acto, porque tiene que ver con la estructura de producción del Uruguay. En las comisiones del Senado se recibe a todos los que lo pidan. No hay ningún drama en recibir a los autoconvocados, ¿Pero cuál es el mail de un autoconvocado? Capaz que los cuatro que hablaron pueden ir a la Comisión de Ganadería, estamos abiertos a escuchar a todos los sectores”, señaló Topolansky en el programa En perspectiva.
Además, la vicepresidenta analizó algunos de los reclamos de los productores agropuecuarios y habló de las consecuencias que puede acarrear una suba del dólar. “Si disparamos el precio del dólar como se pedía en algún WhatsApp, a alguno de esos productores que tiene deuda en esa moneda se les va a disparar la deuda. Yo vivo en un barrio de productores agropecuarios, en el cual muchos insumos también se venden en dólares, lo que implicaría mayores costos. Hay que buscar equilibrios que permitan soluciones globales o parciales”, manifestó.
Topolansky agregó que el problema de las soluciones globales es que pueden resolver situaciones para un sector, pero no para otro: “Incluso favorecer a un sector y perjudicar a otro. Hay que reconocer que el campo y la cuestión agropecuaria es diversa. Tenemos la más amplia voluntad de diálogo”.
Además, la legisladora dijo que le parecía perfecto que se lleve la proclama a Presidencia este viernes, y que le gustaría que se trasladara al Parlamento, “que siempre ha jugado un papel importante en la mediación”.

Costos de arrendamiento

Más allá de esto, la vicepresidenta expresó que le llamó la atención que, en ningún momento de la proclama, los productores agropecuarios hicieran referencia a los costos de arrendamiento a los que se enfrentan.
En el arroz el costo del arrendamiento es el 80%, en la agricultura el 70%, en la ganadería el 30%, más o menos el 35% en la granja y en la forestación el 20%, según dijo. “Esos productores que tienen que arrendar pagan por arriendos un costo del que no se habla”, afirmó.
Al respecto, enfatizó que por todo concepto de impuestos al agro, directos e indirectos –sin contar los costos de la previsión social– el Estado recaudó US$ 254 millones, cuando los propietarios de tierras recaudaron por arrendamiento US$ 600 millones
Fuente: Observa

Publicidad