25 de enero de 2018 22:13 PM
Imprimir

Productores argentinos de aceite de oliva alertan que un acuerdo de libre comercio con la UE destruirá “miles de empleos”

Desde la Federación Olivícola Argentina advierten que la medida provocaría la desaparición de esta industria clave en las economías regionales.

La industria olivícola argentina se declaró en “estado de alerta máxima“, en un contexto en el que el Mercosur está en plena cuenta regresiva para la firma de un Tratado de Libre Comercio (TLC) con la Unión Europea. A través de un comunicado, la Federación Olivícola Argentina (FOA) advirtió que este eventual acuerdo “podría implicar la reducción de los aranceles de ingreso de aceite de oliva y el consiguiente efecto altamente negativo para el sector”.

El hecho de que puedan reducirse los aranceles de importación a países del Viejo Mundo que son fuertes productores, señaló la entidad, provocaría la “desaparición a la industria olivícola nacional, con el efecto directo de pérdida, no solo de actividad industrial, sino de miles de puestos de empleo, afectando a su vez a muchas industrias proveedoras de bienes y servicios al sector y generando, en definitiva, implicancias socioeconómicas en todas las provincias productoras del oeste argentino”. De este modo, la FOA solicitó a los funcionarios la exclusión del aceite de oliva de la negociación UE-Mercosur por considerarlo un “producto sensible”.

Esta preocupación se genera por la posibilidad concreta de que el aceite de oliva virgen extra sea incluido en la lista de productos desgravados dentro del acuerdo, según trascendió tras la última reunión de negociación, en diciembre del 2017.En un encuentro con el Ministerio de Agroindustria de la Nación, que tuvo lugar el pasado 15 de enero, directivos de FOA alertaron sobre la “imposibilidad de competir abiertamente con los aceites de oliva elaborados en las UE dadas las asimetrías que generan los numerosos subsidios, tanto en cantidad como en magnitud, que en dicha región se aplican a la cadena olivícola”. Cabe destacar que esta industria actualmente se extiende desde Salta hasta Buenos aires, haciendo foco principal en San Juan, Mendoza, La Rioja y Catamarca.

En total hay unas 120.000 hectáreas en producción, “generando como toda economía regional, una importante cantidad de puestos de trabajo directo e indirecto, esperando poder ampliar esta información en el próximo censo agropecuario 2018”, indicaron.

Fuente: iProfesional

Publicidad