26 de enero de 2018 10:01 AM
Imprimir

Francia trazó “líneas rojas” ante un eventual acuerdo con el Mercosur

PARIS.- Emmanuel Macron se reunirá mañana con Mauricio Macri “para exponerle las líneas rojas que Francia no piensa cruzar” en el marco de un eventual acuerdo comercial entre la Unión Europea (UE) y el Mercosur. En particular, en el sector de la carne bovina. Así lo explicó hoy el presidente francés a los agricultores franceses […]

PARIS.- Emmanuel Macron se reunirá mañana con Mauricio Macri “para exponerle las líneas rojas que Francia no piensa cruzar” en el marco de un eventual acuerdo comercial entre la Unión Europea (UE) y el Mercosur. En particular, en el sector de la carne bovina.

Así lo explicó hoy el presidente francés a los agricultores franceses durante una visita que realizó en el centro del país, en vísperas del encuentro con su homólogo argentino.

Según Macron, el tratado que el Mercosur intenta cerrar desde hace meses con la UE -un acuerdo detestado por el sector agrícola francés- “puede ser bueno si se mantienen nuestras líneas rojas”.

“Es evidente que se tratará de un gran desafío, en particular para el sector de las carnes bovinas porque permitirá hacer entrar volúmenes” de carne sudamericana sin derechos de aduana a los países europeos”, admitió el presidente.

Poco antes, Macron agradeció al presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, “por haberse resistido a fines de 2017 a [firmar] un acuerdo que muchos querían” y que “hubiera sido nocivo para la carne, el azúcar y el etanol”, agregó.

El jefe del Estado francés trazó por lo menos dos líneas rojas: una social, la otra medioambiental.

“No podemos hacer acuerdos que favorecen a un actor industrial o agrícola a miles de kilómetros, que tiene otro modelo social o medioambiental y que hace lo contrario de lo que nosotros imponemos a nuestros propios actores”, advirtió.

Los agricultores franceses -y muchos dirigentes políticos- afirman que, si los dos bloques llegan a un acuerdo, miles de toneladas de carne latinoamericana producida en forma industrial entrarían cada año en Europa sin derechos de aduana.

Según los cálculos del Instituto de la Cría, los precios de venta se podrían reducir en un 10%. Para la Federación Nacional Bovina (FNB) entre 25.000 y 30.000 empleos podrían desaparecer solo en Francia.

Para tranquilizar a los ganaderos, Macron recordó en su discurso que el mercado turco de la carne bovina se está abriendo “activamente” a Francia, así como el mercado chino, después de su reciente viaje a Pekín.

Por fin recordó que “el acuerdo negociado con Japón es una excelente referencia, en particular para la carne”.

Este último párrafo podría constituir una señal positiva para las expectativas del Mercosur.

Fuente: La Nacion

Publicidad