29 de enero de 2018 17:39 PM
Imprimir

Una mirada al pasado, presente y futuro del control de la tuberculosis bovina

Los retos futuros son la mejora en el flujo de la informaci贸n y en el diagn贸stico.

La tuberculosis bovina es una enfermedad zoon贸tica sujeta a programas de erradicaci贸n desde hace a帽os. Debido a que se trata de una patolog铆a cr贸nica y a la continua eliminaci贸n de bovinos infectados, no es habitual encontrar animales con signos cl铆nicos.

Bernat P茅rez de Val[1] y Alberto Allepuz[1,2]
[1]IRTA-CReSA
[2]Universitat Aut貌noma de Barcelona

La tuberculosis (TB) en bovinos est谩 causada por micobacterias pertenecientes al complejo Mycobacterium tuberculosis, principalmente por M. bovis y M. caprae. Se trata de una zoonosis que en los pa铆ses de nuestro entorno es fundamentalmente 鈥渙cupacional鈥, es decir, que afecta principalmente a personas por contacto estrecho y directo con animales, como ganaderos o veterinarios. El consumo de productos l谩cteos no pasteurizados derivados de animales infectados puede tambi茅n ser la causa de la infecci贸n en personas; sin embargo, esta ruta es m谩s frecuente en pa铆ses empobrecidos debido a los h谩bitos alimentarios y a la elevada prevalencia en los mismos [1].

La TB bovina afecta normalmente al aparato respiratorio aunque puede presentarse tambi茅n en formas extrapulmonares. Sin embargo, debido a que se trata de una enfermedad cr贸nica y a la continua eliminaci贸n de animales infectados detectados a trav茅s de las campa帽as de erradicaci贸n, no es habitual encontrar animales con signos cl铆nicos (tos, disnea, anorexia, etc.) en los pa铆ses de nuestro entorno [2].

Una historia de 茅xitos y de fracasos

El control de la TB bovina ha supuesto 茅xitos y fracasos a lo largo del tiempo. A continuaci贸n se citan algunos ejemplos de ello.

脡xito de la estrategia de 鈥減rueba y sacrificio鈥 en los EE. UU

En 1900, una de cada nueve muertes de personas en los EE. UU. estaba causada por TB y se estima que por esas fechas un 15-20 % de las muertes de personas por TB en el mundo m谩s desarrollado se deb铆an a TB bovina [3]. En 1917, hace un siglo, los EE. UU. fueron el primer pa铆s en iniciar una campa帽a de erradicaci贸n basada en la estrategia de 鈥減rueba y sacrificio鈥, que supuso introducir, por primera vez, el criterio de sacrificio obligatorio de animales positivos. La prueba que se llevaba a cabo era la intradermotuberculinizaci贸n (IDTB), que b谩sicamente consiste en inocular intrad茅rmicamente un derivado proteico de M. bovis, com煤nmente conocido como tuberculina bovina y posteriormente determinar la respuesta inflamatoria midiendo el incremento del grosor del pliegue cut谩neo en el punto de inoculaci贸n (figura 1). Entre 1917 y 1940 se realizaron unos 232 millones de IDTB y se sacrificaron unos 3,8 millones de bovinos (sobre un censo total de unos 66,4 millones de cabezas). Gracias a ello, conjuntamente con la pasteurizaci贸n de la leche, se estima que se salvaron m谩s de 25.000 vidas humanas cada a帽o. Ello se tradujo en una reducci贸n de la prevalencia del 5 % en 1917 a menos del 0,0002 % en el bovino de carne y menos del 0,002 % en el bovino de leche en la actualidad [4].

Figura 1. Lectura de una intradermotuberculinizaci贸n (IDTB).

La cr贸nica de un fracaso en Gran Breta帽a

Si la de EE. UU. es una historia de 茅xito, la de Gran Breta帽a es un fracaso hist贸rico. Despu茅s de la II Guerra Mundial diversos pa铆ses del centro y norte de Europa pusieron en marcha la estrategia estadounidense. En Gran Breta帽a, tras un notable 茅xito en la reducci贸n de la incidencia y prevalencia de la TB bovina desde los a帽os cincuenta hasta mediados de los ochenta, el n煤mero de animales reactores a la IDTB no ha dejado de aumentar, extendi茅ndose tambi茅n la distribuci贸n geogr谩fica de los casos positivos. En 1958 se sacrificaron m谩s de 25.000 bovinos y en 1986 煤nicamente 235, pero en 2016 se superaron los 35.000 bovinos sacrificados (Defra, 2017). A pesar de ser un tema de gran controversia y debate, parece bastante aceptado que este aumento coincide con el cambio de pol铆tica en cuanto al control de la enfermedad en los tejones, cuya protecci贸n se reforz贸 a trav茅s de la legislaci贸n en los 80.

La tuberculosis bovina en Espa帽a a d铆a de hoy

La prevalencia de reba帽os positivos en Espa帽a se situ贸 en 2016 en el 2,87 %, el valor m谩s elevado de los 煤ltimos 15 a帽os. De hecho, desde 2012 se ha ido produciendo un incremento continuado de la prevalencia, si bien la evoluci贸n ha sido muy dispar en las distintas 谩reas geogr谩ficas. Casi todo el incremento de estos 煤ltimos a帽os se puede explicar por la evoluci贸n en determinadas CC. AA. de alta prevalencia, mientras que en otras esta se ha mantenido o reducido (figura 2; Mapama, 2017).

Se representa la media en Espa帽a, en CC. AA. de baja prevalencia (< 1 %) o prevalencia cero en 2016 (Catalu帽a, Galicia, Navarra, Pa铆s Vasco, Arag贸n, Asturias, Baleares y Canarias) y en CC. AA. de alta prevalencia (> 1 %) en 2016 (Andaluc铆a, Extremadura, Castilla-La Mancha, La Rioja, Madrid, Castilla y Le贸n, Valencia y Murcia). Las barras de error representan el intervalo de confianza del 95 %.

Una epidemiolog铆a compleja

La epidemiolog铆a de la TB bovina es compleja, ya que en la transmisi贸n de la misma se pueden ver implicados otros animales silvestres y dom茅sticos adem谩s de los bovinos. Con relaci贸n a otros animales dom茅sticos, se ha visto que el caprino es muy susceptible a la infecci贸n por M. bovis y M. caprae con desarrollo de lesiones diseminadas, que implican la eliminaci贸n de la micobacteria en la leche y otras secreciones [5]. Tambi茅n se ha demostrado que el ovino, a pesar de tener un papel menos claro que el caprino, es un posible reservorio de la enfermedad [6] y en el caso de los cerdos dom茅sticos criados en extensivo en zonas del sur de Espa帽a se han encontrado lesiones tuberculosas en numerosos animales [7]. En el caso de los animales silvestres, se ha visto que el jabal铆 y los ciervos pueden desempe帽ar un papel epidemiol贸gico en la transmisi贸n de la enfermedad, en especial en zonas del centro y sur de Espa帽a. La capacidad de transmitir la infecci贸n se ha asociado a altas densidades debido al manejo cineg茅tico, y a factores ambientales como la sequ铆a, que da como resultado la agregaci贸n de animales dom茅sticos y salvajes, especialmente durante los meses estivales [8].

Otro aspecto muy relevante es la aplicaci贸n de medidas de bioseguridad. Movimientos no controlados como compartir machos o instalaciones con otras granjas infectadas o interacci贸n en pastos con bovinos de otras explotaciones positivas aumentar谩n el riesgo de infecci贸n de la granja.

La correcta ejecuci贸n de las pruebas de diagn贸stico, as铆 como la comprensi贸n de los periodos de reactividad a las pruebas de diagn贸stico que se emplean para la detecci贸n de los animales infectados en el programa de control son tambi茅n factores muy importantes que se deben tener en cuenta. Si el animal se encuentra en una fase muy inicial de la infecci贸n o en una muy avanzada (animal an茅rgico) no seremos capaces de detectar el animal infectado y, por tanto, la TB bovina persistir谩 en el reba帽o. De aqu铆 la importancia de realizar dos chequeos antes de calificar una granja como negativa y de sacrificar todos los animales positivos para evitar tener animales an茅rgicos en el reba帽o.

La importancia de todos estos factores en la aparici贸n de casos de TB bovina fue evaluada por Guta y colaboradores [9]. En dicho trabajo se determin贸 que la causa principal de nuevas infecciones era la infecci贸n residual. Es decir, la reaparici贸n de una infecci贸n en una granja que hab铆a sido recientemente positiva y en la cual, con alta probabilidad, no se hab铆an eliminado todos los animales infectados en el brote anterior. Esto se puede deber a diferentes causas: a infecci贸n latente no detectable con las herramientas de diagn贸stico disponibles o a falta de sensibilidad en alg煤n paso del sistema previsto por el programa de erradicaci贸n. En este 煤ltimo caso, los datos sugirieron que es necesario centrar los esfuerzos en la mejora de los procedimientos de diagn贸stico en los reba帽os positivos.

En el mismo estudio se observ贸 que otros factores como la interacci贸n con reservorios silvestres, principalmente el jabal铆 y el ciervo, tambi茅n pod铆an desempe帽ar un papel no despreciable. Esta interacci贸n fue especialmente importante en el sur y sudoeste de Espa帽a, donde es imprescindible una estrategia espec铆fica de gesti贸n de la fauna silvestre.

Retos de futuro

Los retos futuros a los que se enfrenta el control de la tuberculosis en bovinos son la mejora del flujo de la informaci贸n y el diagn贸stico.

El contexto 鈥渘o biol贸gico鈥

La campa帽a de erradicaci贸n de la TB bovina comenz贸 hace ya muchos a帽os, en 1987 de manera completa tras la incorporaci贸n de Espa帽a a la CEE, y el cansancio de ganaderos y veterinarios es un riesgo evidente que puede comprometer la erradicaci贸n de la enfermedad. Tras a帽os de campa帽a se ponen en duda los resultados de las pruebas de diagn贸stico, la eficacia del programa, los beneficios de ser libres de la enfermedad y se genera un clima de desconfianza hacia los servicios veterinarios oficiales que se traduce en diferentes percepciones como que 鈥渓a TB bovina es una excusa para acabar con la caba帽a bovina鈥 o que 鈥渟e trata de un invento de la administraci贸n鈥 [10]. En este sentido, invertir en campa帽as de comunicaci贸n y mejorar el flujo de informaci贸n entre las diferentes partes afectadas por las medidas de control deber铆a ser una prioridad.

Hacia un enfoque multihospedador
La TB zoon贸tica es una enfermedad multihospedador, por lo tanto tambi茅n se deben dise帽ar sistemas de control siguiendo esta aproximaci贸n, que vayan desde la bioseguridad de los reba帽os de rumiantes dom茅sticos y la mejora de la gesti贸n de la fauna silvestre al desarrollo de un mejor diagn贸stico, establecer un programa de erradicaci贸n en el caprino o mejorar la implantaci贸n de los planes de vigilancia en la fauna silvestre, as铆 como contemplar la vacunaci贸n como una herramienta 煤til que podr铆a complementar el control en otras especies dom茅sticas y silvestres. Finalmente, tambi茅n ser谩 necesario mejorar las estrategias de comunicaci贸n con relaci贸n a las medidas de control y sobre las ventajas reales de eliminar la TB.

Mejorar el diagn贸stico, m谩s all谩 de controversias

A finales del a帽o 2012 se iniciaron cursos de formaci贸n para acreditar a los veterinarios que trabajan en las campa帽as de erradicaci贸n de tuberculosis bovina y es destacable el incremento de la prevalencia del a帽o 2013 (figura 2). Es muy posible que este incremento no se deba a un aumento real de los casos sino que se trate de un aumento de la sensibilidad diagn贸stica que junto con una mayor implicaci贸n de los servicios veterinarios oficiales ha permitido detectar un mayor n煤mero de reba帽os infectados.

Por otro lado, seg煤n lo previsto en el Programa de erradicaci贸n de TB bovina, desde el a帽o 2006, la prueba del interfer贸n gamma (IFN-纬) se utiliza como prueba oficial complementaria exclusivamente en reba帽os donde la infecci贸n ya ha sido detectada. A pesar de ello, no es ning煤n secreto que buena parte el sector ganadero espa帽ol, incluso algunos veterinarios, ven esta prueba con recelo, debido a que obviamente implica el sacrificio de un mayor n煤mero de animales. Evidentemente la prueba es mejorable, pero esencialmente sufre del mismo problema que la IDTB: se basa en la respuesta inmunitaria del individuo frente a las tuberculinas y estas, al contener ant铆genos conservados dentro de todo el g茅nero Mycobacterium, a menudo inducen respuestas inespec铆ficas. Por lo tanto, la mejora en el diagn贸stico ante mortem, tanto para la IDTB como para la prueba del IFN-纬, implica el desarrollo y evaluaci贸n de nuevos reactivos, m谩s espec铆ficos y al menos tan sensibles como las tuberculinas. En ello se centran actualmente algunas l铆neas de investigaci贸n.

Finalmente, existen las pruebas serol贸gicas, basadas en la detecci贸n de anticuerpos frente al bacilo tuberculoso. No obstante, una de las peculiaridades de la infecci贸n tuberculosa es que la respuesta de anticuerpos suele detectarse en estadios ya avanzados y eso, en el ganado bovino, que ya est谩 sometido a una fuerte presi贸n diagn贸stica derivada del programa de erradicaci贸n, repercute en una baja sensibilidad. A pesar de ello, debido a su gran ventaja en cuanto a costes o manejo respecto a las pruebas de inmunidad celular (IDTB e IFN-纬), recientemente se est谩n comercializando nuevos kits serol贸gicos desarrollados con ant铆genos de la envoltura de la micobacteria que contienen ep铆topos espec铆ficos para anticuerpos, con unos valores de sensibilidad prometedores. Deberemos acumular datos de campo para confirmarlo.

Una nueva senda por explorar: la vacunaci贸n

Tanto la vacuna BCG (bacilo de Calmette-Gu茅rin), 煤nica con licencia para su uso en personas y ya utilizada desde los a帽os veinte, como otras vacunas actualmente en fase de desarrollo, se basan en micobacterias enteras, ya sean vivas o inactivadas, que contienen ant铆genos conservados en las diferentes micobacterias. Por consiguiente, todas ellas pueden inducir una respuesta del individuo a las pruebas de diagn贸stico basadas en tuberculinas. Por este motivo la vacunaci贸n con BCG u otros candidatos a vacuna est谩 expresamente prohibida en los pa铆ses de la UE que llevan a cabo programas de erradicaci贸n (Directiva 78/52/CEE). No obstante, esta legislaci贸n no impide la posibilidad de vacunar a la fauna silvestre u otros animales dom茅sticos, como cabras y ovejas. Hasta la fecha se han realizado estudios preliminares exitosos con la vacuna BCG en cabras y ovejas infectadas experimentalmente [11,12] o en condiciones de campo [13] (figura 3), y tambi茅n con una vacuna de M. bovis inactivada administrada por v铆a oral en jabal铆es [14] o ciervos [15] que est谩 siendo evaluada tambi茅n para su uso en rumiantes dom茅sticos. A pesar de los avances, estas vacunas est谩n todav铆a en estudio y no estar谩n disponibles a corto plazo. A largo plazo, la vacunaci贸n del ganado bovino tambi茅n podr铆a plantearse en el caso que se demostrase que alguna de estas nuevas vacunas no interfiere en el diagn贸stico o bien que se desarrollara un diagn贸stico eficiente y capaz de diferenciar animales vacunados e infectados. Ambas l铆neas de investigaci贸n est谩n hoy abiertas.

Figura 3. Lesiones tuberculosas en el pulm贸n de una cabra infectada experimentalmente (A-C) y de otra infectada naturalmente (D), ambas con M. caprae. (A) Pulm贸n entero; (B) Cortes de 0,5 cm del pulm贸n A; (C) Imagen 3D de las lesiones pulmonares del pulm贸n A obtenida mediante tomograf铆a axial computarizada.

Bibliograf铆a

1. Ayele WY, Neill SD, Zinsstag J, Weiss MG, Pavlik I. Bovine tuberculosis: an old disease but a new threat to Africa. Int. J. Tuberc. Lung Dis. 2004; 8: 924鈥37.
2. Reviriego Gordejo FJ, Vermeersch JP. Towards eradication of bovine tuberculosis in the European Union. 4th Int Conf Mycobacterium bovis 2006; 112: 101鈥9.
3. Olmstead AL, Rhode PW. An Impossible Undertaking: The Eradication of Bovine Tuberculosis in the United States. J Econ Hist 2004; 64: 734鈥72. .
4. Naugle AL, Schoenbaum M, Hench CW, Henderson OL, Shere J. Bovine tuberculosis eradication in the United States. In: Zoonotic Tuberculosis. Chichester, UK: John Wiley & Sons, Inc, 2014: 235鈥51. .
5. Crawshaw T, Daniel R, Clifton-Hadley R, et al. TB in goats caused by Mycobacterium bovis. Vet Rec 2008; 163: 127. .
6. Mu帽oz-Mendoza M, Romero B, del Cerro A, et al. Sheep as a Potential Source of Bovine TB: Epidemiology, Pathology and Evaluation of Diagnostic Techniques. Transbound Emerg Dis 2016; 63: 635鈥46. .
7. Parra A, Fernandez-Llario P, Tato A, et al. Epidemiology of Mycobacterium bovis infections of pigs and wild boars using a molecular approach. Vet Microbiol 2003; 97: 123鈥33. .

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Portal Veterinario

Publicidad