20 de febrero de 2018 01:07 AM
Imprimir

¿Cómo saber si la carne es fresca y de calidad?

Tus sentidos serán tus mejores aliados para esta tarea

Al tocarla, tus dedos no deben quedar pegajosos. La carne debe sentirse más firma que blanda pero sin llegar a sentirse dura.

Para consumir carne , debemos comenzar por llevar a cabo una buena selección y saber cómo elegir carne que sea fresca y de calidad.

La carne es uno de los alimentos básicos en la alimentación de muchas personas alrededor del mundo, se sabe que todo alimento en exceso puede afectar el equilibrio en nuestra alimentación y modificar nuestro estado de salud. En ese sentido, comer carne en exceso, sopa, comida light  o cualquier otro alimento EN EXCESO puede afectar la salud, por ello, siempre es conveniente llevar a cabo la fórmula: cantidad+ calidad.

La carne es reconocida por aportar proteínas para nuestro cuerpo y así mejorar y construir la musculatura, sin embargo, contiene más nutrientes y más beneficios para la salud.

La carne posee entre 20 y 25% de proteína, también contiene vitaminas del grupo B, minerales como hierro y zinc, además de magnesio, selenio, fósforo, cromo y níquel.

Cómo elegir carne fresca

Si bien es cierto que la carne contiene grasa, aludiendo a la calidad, podemos elegir cortes magros.

Si nos enfocamos en cantidad, siempre será bueno moderar el consumo de este alimento.

La carne pertenece al grupo “Leguminosas y alimentos de origen animal” que se encuentra en el “Plato del Bien Comer”, instrumento de orientación alimentaria elaborado por la Secretaría de salud para que la población mexicana conozca y elija sus alimentos.

De este grupo se sugiere un consumo moderado o poco, ya que otro de los componentes que aporta es colesterol, que si bien es necesario para la síntesis hormonal y funciones del cuerpo humano, también debe moderarse para no enfermar.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), existen aspectos básicos  para saber cómo elegir carne a través de nuestros sentidos:

Olfato. Si es carne empacada, se sugiere abrir y oler el contenido.

A través del olfato se pueden percibir olores desagradables o inusuales que puedan indicar descomposición.

Tacto. Al tocarla, tus dedos no deben quedar pegajosos. La carne debe sentirse más firma que blanda pero sin llegar a sentirse dura.

Vista. Se deben detectar coloraciones verdosas u oscuras anormales, ante cualquier coloración extraña, no compres esa carne.

Cómo elegir carne ¿de calidad?

De acuerdo con la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la calidad de la carne puede afectarse por el tiempo de engorda de los animales;

En Estados Unidos, se establece un período de 250 días de engorda.

En México el período va de los 90 y hasta los 50 días y reduce la calidad.

Así, la cadena productiva puede influir en la calidad de este alimento; desde la producción ganadera, los primeros cuidados y la técnica de alimentación.

Otros aspectos son la importancia de la raza, la calidad sanitaria, los cuidados de la carne y la supervisión de rastros regulados.

Fuente:

Publicidad