20 de febrero de 2018 01:09 AM
Imprimir

La clave para ganar terreno con la palta en Japón

Las importaciones de este fruto han tenido un crecimiento exponencial en veinte años, llegando a más de US$ 200 millones en 2016. Sin embargo, México tiene más del 90% del mercado y Chile aún no es conocido como proveedor de calidad.

Si bien las paltas no se han convertido en un alimento de consumo habitual en Japón, cada vez es más común encontrarlas en ese mercado, tanto en platos preparados de supermercados como en algunos restaurantes locales, además de los canales de ventas online y el retail, donde se comercializan por unidades y no por kilo.
En los últimos 20 años, el aumento de las importaciones de paltas de los japoneses ha sido exponencial, pasando de unos US$ 9,5 millones en 1994 a US$ 212,6 millones en 2016, pero la mayor parte ellas son mexicanas, las que tienen casi el 93% de participación de mercado.

Por eso, un reciente informe de ProChile plantea que los productores nacionales tienen oportunidades para ganar espacio en ese destino, al presentarse como un proveedor alternativo de México, ya que a los japoneses no les gusta depender de un solo país, especialmente en los alimentos que ellos no producen. Para eso existen desafíos pendientes, ya que en Japón -a diferencia de otros países- aún no se reconoce la calidad de la palta chilena, pese a que ingresa al mercado libre de aranceles.
“Será necesario identificar el origen en el envase de los productos o poner un sticker en cada unidad, como lo hacen los mexicanos, junto con ejecutar promociones y degustaciones de paltas chilenas y sus posibles aplicaciones en la dieta japonesa”, sugiere un reciente informe de la oficina comercial de ProChile en Japón.
Junto con eso, la estrategia para abordar ese mercado debe presentar a Chile como un proveedor de palta de alta calidad y con alto valor nutritivo, potenciando al país como un oferente durante el otoño local, donde actualmente se concentran las importaciones de paltas nacionales.

“Muchos japoneses suelen asociar los productos agropecuarios con cada estación o los eventos anuales, como Navidad y Año Nuevo. Los japoneses tienen la imagen del otoño como una estación de cosecha y una época para comer bien y abundantemente”, explica el informe.

Focos de la promoción

El informe de ProChile advierte que es fundamental realizar actividades de promoción para la palta chilena, ya que hasta ahora tiene poca presencia en los puntos de venta y no se identifica su procedencia, lo que hace que los japoneses no reconozcan al país como un proveedor de paltas, y menos reconozcan sus atributos de calidad ni sabor.

Por eso, y a pesar de que Chile no ha realizado actividades constantes para dar a conocer sus paltas en ese destino, una de las estrategias posibles es resaltar la seguridad e inocuidad del país y el fruto, realizando actividades en conjunto con otros productos chilenos que sean más reconocidos, como el salmón y los vinos.

“Una campaña de promoción, para que sea exitosa, debería estar orientada a destacar las ventajas de los productos alimenticios chilenos, la calidad de la palta chilena y su versatilidad en la cocina, aplicándola no solo a la cocina occidental, sino y fundamentalmente a los platos japoneses”, indica el informe de ProChile.

Otro de los consejos es preparar materiales de promoción en japonés para los importadores y consumidores, ya que pocos hablan otro idioma, junto con capacitar a los importadores en los beneficios que tiene la palta chilena y ofrecer productos que tengan valor agregado, como paltas orgánicas o con etiquetas que indiquen su maduración precisa al momento de la venta.

“Se estima necesario desarrollar una estrategia del sector para presentar a Chile como proveedor de paltas especialmente en otoño, siendo recomendable identificar las unidades o envases de lo exportado, ejecutar actividades de promoción, participar en los eventos que realiza ProChile en la plaza y, por sobre todo, asociar el producto con el país de origen”, concluye el reporte.

US$  212,7 millones
en paltas importó Japón en 2016.

5to lugar
ocupa Chile como proveedor, por detrás de México, EE.UU., Nueva Zelandia y Perú.

Fuente: Revista del Campo

Publicidad