23 de febrero de 2018 11:18 AM
Imprimir

Preocupa al Gobierno el impacto de la sequía en el déficit comercial

Sin embargo, apuesta a que reduzcan el rojo las exportaciones de pickups y de servicios

l Gobierno confía en achicar el déficit comercial este año. Pese a la visión de la mayoría de los analistas privados, la mejora de la economía de Brasil, la especialización de la industria automotriz, el crecimiento de los servicios basados en el conocimiento y el impacto de la reforma tributaria contendrían -según el Ejecutivo- el aumento del rojo comercial que los economistas prevén por encima de los US$10.000 millones este año, una cifra que supera el récord del año pasado.

Sin embargo, en el oficialismo sí reconocen que la situación de sequía en el campo y los potenciales cambios en los precios de las commodities pueden impactar negativamente en el saldo.

En el Ministerio de Producción creen que este año mejorarán las perspectivas de inversión en el sector productivo. Estiman que las variables que contribuyen a fortalecer ese escenario son un proceso de desinflación que, pese a cuestiones coyunturales como los aumentos de tarifas, no se detendrá y mejorará el costo del financiamiento; la aprobación de la reforma tributaria y el pacto fiscal; la reducción de los costos logísticos, que podría llegar a un 30% con los bitrenes; las perspectivas de crecimiento de Brasil (al 3% este año), que impulsará los sectores automotor, químico y de alimentos, y la obra pública.

El factor que más preocupa en el Gobierno es el “climático”, fundamentalmente la sequía en el campo. El complejo oleaginoso representa el 50% de las exportaciones nacionales. “Ese es el mayor signo de interrogación para este año”, admitió el secretario de Transformación Productiva, Lucio Castro, al presentar ayer el Monitor de la Economía Real.

“Vamos hacia la pickup nation”, graficó Castro para describir el “cambio estructural” que estaría apareciendo en la industria. Para fundamentar tal argumentación, el funcionario indicó que las pickups fueron los vehículos más exportados el año pasado. “Representaron un 57% del total”, precisó. En la actualidad, se fabrican en el país la Hilux (Toyota), la Amarok (Volkswagen) y la Ranger (Ford). Este año comenzará la producción de pickups de Renault, Nissan y Mercedes-Benz.

“Exportamos más pickups que autos”, señaló Castro, y estimó que las inversiones anunciadas de las automotrices llegan a US$5300 millones, y las de los autopartistas, a 500 millones. Agregó: “Vamos camino a una especialización y a convertirnos en un hub de pickups en el mundo”. Según los datos que maneja Producción, el déficit automotor con Brasil fue de US$6000 millones, pero se reducirá a cerca de US$4000 millones este año gracias al aumento del 40% de las exportaciones en 2018 estimado por el ministerio sobre la base de datos de Adefa (la cámara que agrupa a las terminales).

En ese sentido, Castro afirmó que casi el 44% del sector industrial ya crea empleo, cuando en 2016 era solo un tercio. Nombró a las automotrices, el sector de la carne y la industria vinculada con la construcción. Los sectores que aún no mejoran son el textil, el calzado y la electrónica fueguina, enumeró.

“El del déficit comercial no es un tema trivial. Es un tema que nos ocupa, pero hay que distinguir cuestiones estructurales de las coyunturales”, afirmó Castro. Señaló como una “herencia recibida” el significativo déficit energético, de cerca de US$4000 millones. “Había una parálisis de la inversión porque faltaba una política de precios”, agregó. Según el secretario, la inversión anunciada de US$2300 millones en Vaca Muerta y otros desembolsos impulsarán una reversión de ese rojo.

Entre las situaciones coyunturales, en el Gobierno citan la recesión que Brasil viene sufriendo desde hace dos años. “Una gran parte de la mejora del déficit vendrá de la fuerte performance que mostrará el sector automotor”, afirmó Castro. Citó, por caso, el crecimiento en los últimos meses de las exportaciones de manufacturas de origen industrial (MOI). “Si se excluyen el oro, el biodiésel y la plata, la mitad del crecimiento lo explican los autos”, señaló. Sí admitió que el complejo oleaginoso, por cuestiones climáticas, cambios en la producción y el timming de liquidación de divisas frente a la quita de retenciones, complica las exportaciones del agro.

“Es reequipamiento”, sentenció sobre el aumento de las importaciones. Allí señaló que gran parte del incremento de las compras al exterior tiene que ver con bienes de capital e insumos para la producción nacional. Señaló que este año ese fenómeno “se va a consolidar”. Sin embargo, también crecieron con fuerza las importaciones de bienes de consumo.

“Una mejora cambiaria también mejora las perspectivas para algunas economías”, indicó el funcionario, sobre el salto del valor del dólar frente al peso en los últimos meses y su probable impacto en la competitividad. Sin embargo, remarcó que el Gobierno pone el foco en lo sistémico y por eso mejoró la baja de retenciones al agro, la suba de reintegros y el arranque de la reforma tributaria.

El monitor de producción

-2%

Menos consumo masivo

Fue la caída que sufrió en enero, según los datos publicados por World KantarPanel.

2,9%

Mejora del PBI

Fue el alza de la actividad económica entre enero y noviembre. Fue la mayor suba desde 2011.

-6,7%

Textiles en baja

Fue la caída que se registró en ese sector durante 2017, por la baja del consumo y el alza de las importaciones.

Por: Francisco Jueguen
Fuente: La Nacion

Publicidad