28 de febrero de 2018 13:15 PM
Imprimir

Modelos matemáticos aplicados a la vida útil de los alimentos

El cálculo de la vida útil de los alimentos es fundamental y para esto es importante diferenciar entre ‘fecha de vecimiento’ o ‘consúmase antes de’, ya que cada una tiene connotaciones distintas para el usuario.
La principal técnica de determinación del tiempo de vida útil que se ha utilizado es el estudio de vida de anaquel, la cual es costosa, puesto que se deben realizar pruebas de calidad en un periodo de tiempo prolongado. Actualmente la determinación se realiza por medio de pruebas aceleradas que permiten, mediante modelación matemática establecer con exactitud la fecha de vencimiento del alimento evaluado.
Ante la nueva normatividad, es necesario que las empresas definan el tiempo de vida útil mediante técnicas precisas que permitan aumentar la eficiencia del almacenamiento, la disminución de desperdicios, manteniendo la calidad que el consumidor espera.
Tal vez en algunos productos haya leído “fecha de vencimiento” o “consumir antes de”, datos importantes que se deben tener en cuenta en el momento de comprar un producto o consumirlo. Para las empresas también es fundamental pues no ponerlas correctamente puede representar una enorme pérdida financiera y del alimento.
Liliana Peralta, directora del programa de Ingeniería de Alimentos de La Salle comentó que en las investigaciones que ha realizado la universidad pueden medir las condiciones para colocar fechas de vencimiento adecuadas a los alimentos, “tenemos un modelo matemático que permite, mediante un análisis a las condiciones de almacenamiento del producto, determinar las fechas de vida útil de determinadas materias primas , esta es una gran alternativa pues es económica para los empresarios, que al contrario de empresas grandes como Alpina o Zenú, no cuentan con la tecnología para calcular estas fechas”, asegura Peralta.
El cálculo de la vida útil de los alimentos es fundamental y para esto es importante diferenciar la “fecha de vencimiento’ del ‘consumase antes de’, pues la primera significa que después de la fecha estipulada en la etiqueta el producto ya no es apto para el consumo y puede causar daño; el segundo caso quiere decir que aún se puede consumir pero que ya no contará con las mismas condiciones de calidad después de ese día, ingerir el producto no va a causar daño.
“Los productos que más presentan fallas son los cárnicos, lácteos y congelados: un producto congelado en buenas condiciones puede durar hasta tres años, por su parte, lácteos y cárnicos tienen en promedio menor, un yogur por ejemplo, puede tener muchos más días de consumo sin causar daños a la salud, más de los 28 días que está estipulado, en España se están colocando las dos fechas”, afirmó Peralta.
Frente a esto, la Universidad de La Salle creó un curso virtual en determinación de tiempo de vida útil en alimentos para compartir sus investigaciones y conocimiento con pequeños y medianos empresarios y de este modo aprendan a determinar correctamente la vida útil de los alimentos, eviten multas por parte del Invima  y puedan  generar ganancias enormes para el sector.
Contexto Ganadero
Fuente: Agromeat

Publicidad