1 de marzo de 2018 12:00 PM
Imprimir

El INV, optimista con el nivel de cosecha aunque advirtió sobre la disminución en las ventas

Según las cámaras y productores vitivinícolas, los precios de las primeras operaciones tienden a la baja o a valores similares al año pasado.

El Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV) dio a conocer la primera estimación de producción de uva para todo el país. Luego de que las vendimias 2016 y 2017 fueran las más bajas de los últimos 50 años, la tendencia para 2018 sería diferente. Es que, según informó el ente técnico, la cosecha en Argentina sería de 22.000.000 de quintales como piso y de 23 millones de quintales como máximo, lo que implica un aumento entre el 12% y 17% comparado con 2017.

 

Recordemos que en 2016 se levantaron 17.282.919 quintales, en lo que se consagró como la peor de cosecha desde 1960 y en 2017 19.634.625 quintales, la segunda peor del siglo. De todas formas, Carlos Tizio, presidente del INV, aclaró que “la cosecha de este año aún está por debajo del promedio de la década de Argentina, que alcanza los 24,6 millones de quintales”. Como punto a favor, el directivo indicó que “la uva tiene excelente sanidad y buena calidad”.

 

Mercado de uvas

 

Con los números sobre la mesa, productores y bodegas comienzan a acercarse para negociar los primeros precios de las uvas. Sin embargo, a pesar de que el INV diera a conocer la estimación y que según las Cámaras y productores está acorde a lo que esperaban, el mercado no reacciona y las primeras operaciones de uva indican precios por debajo a los del año pasado o similares a la vendimia 2017.

 

Matías Manzanares, productor y miembro de la Asociación de Viñateros Mendoza, señaló que la estimación marcó el camino esperado, sobre todo en los oasis. “Tenemos conocimiento que el oasis Norte, por ejemplo, estaba con pronósticos de pequeños aumentos, mientras que en el Este las probabilidades eran más altas”, indicó.

 

Con respecto a ello es que Manzanares indicó que “era de esperar que se empezara a mover el mercado de uvas, pero aún está muy tímido, y lo que se empieza a negociar en algunas variedades es irrisorio, porque tiran el precio al piso”.
 

 

Por ello es que el productor y presidente de la entidad, Eduardo Córdoba, dijo que están recomendando a los productores que aguanten las uvas y que no firmen contratos ahora. Según contó, “solo las blancas están con precios 10% por encima del año pasado”. Sin embargo, advirtió que “se comenta que las tintas, aspirant, ancellotta, estarán con valores por debajo del año pasado”.

 

Por su parte, Mauro Sosa, gerente del Centro de Viñateros y Bodegueros del Este, coincidió con respecto a la estimación del INV y confirmó lo que mencionan sus colegas de que los precios que está explorando el mercado están muy lejos de este pronóstico y de la realidad de los productos. Es que, al igual que los demás productores, señaló que el mercado de uvas empezó muy a la baja y de a poco se fue acomodando, pero en relación a tintas y algunos varietales, se habla de precios iguales a la vendimia 2017. “Son números que no concuerdan con la realidad y la inflación proyectada para este año”, remarcó Sosa.

 

Todo este panorama para el dirigente Córdoba es inaudito, ya que las primeras negociaciones marcan valores inferiores. “Es algo nefasto para el productor, sobre todo luego de los incrementos que sufrieron con las tarifas, principalmente eléctricas”, apuntó. En este marco, especificó por ejemplo que el malbec del Este el año pasado se negoció a 20 pesos y ahora está a 17 pesos, mientras que la ancellotta, que estaba a 17 pesos el kilo, ahora a 15 pesos. No obstante, aseveró que no se ha cerrado con estos valores y que es posible que se eleve un poco y se llegue a los mismos precios del año pasado o incluso un poco más.

 

Por ello, puntualizó: “Necesitamos que el mercado se mueva hacia arriba, si no ningún negocio será viable y tendremos más fincas abandonadas”.

 

Acuerdo de mosto
Alfredo Aciar, Jefe de Gabinete del Ministerio de Economía de Mendoza, habló sobre el próximo acuerdo Mendoza-San Juan, para determinar el porcentaje de uva a mosto. “Lo fundamental es que se logre un número que garantice la paz vitivinícola. Eso lo conseguiremos con un porcentaje que logre dejar el stock vínico en cinco meses. Así podremos tener precios de uva acordes a la realidad”, comentó.
“Además, es importante es que avancemos sobre algunos cambios, como la diversificación a otros destinos más allá de mosto y otros temas interesantes”, concluyó

Fuente: Diario de Cuyo

Publicidad