2 de marzo de 2018 10:33 AM
Imprimir

Uruguay : Fuerte apuesta a retener más borregas y ovejas

Los productores dedicados al ovino están reteniendo vientres, hay un cierto faltante de ovejas y borregas en el mercado y eso es indicio de que se está apostando a encarnerar la mayor cantidad de animales posibles en esta zafra. “Hay muy poca oferta de vientres, principalmente en el norte del país (Salto y Paysandú) y […]

Los productores dedicados al ovino están reteniendo vientres, hay un cierto faltante de ovejas y borregas en el mercado y eso es indicio de que se está apostando a encarnerar la mayor cantidad de animales posibles en esta zafra.
“Hay muy poca oferta de vientres, principalmente en el norte del país (Salto y Paysandú) y de ovinos con lanas finas. Todos están pensando en encarnerar la mayor cantidad de ovejas y borregas posible”, afirmó a El País el Ing. Agr. Marcelo Grattarola, técnicos del Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL).
A su vez, el especialista del SUL reconoció que la gente que está inseminando, “como los animales están sanos, está interesada en seguir con esa política de inseminación”. Grattarola dijo que lo otro que está pasando es que, también en lanas de menos de 24 micras, se está dando una retención de machos para hacer un volumen de lote de lana mayor, cosa que tiene bastante lógica”.
Frente a la sequía, el productor ajusta carga sacando vacunos, especialmente las categorías de animales que están terminadas, vacas falladas o aquellas preñadas tardíamente, así como el refugo de las vaquillonas. La oveja se defiende bien con la seca y en muchos casos, en algunos campos, parte de los lugares que estaban siendo ocupados por vacunos pueden pasar a ser llenados por los ovinos.
Grattarola confirmó que en el norte “hay varios productores buscando vientres y no los consiguen”.

Stock. Uruguay supo tener hace varias décadas más de 20 millones de ovinos, pero eran épocas diferentes, con un mercado mundial que mostraba otras señales diferentes a las actuales y con otros destinos para la carne ovina.
El año pasado Uruguay tenía 6,29 millones de ovinos, el minino de existencias en muchas décadas y se venía haciendo un esfuerzo grande para poder crecer, pero los problemas de abigeato, ataques de perros (con y sin dueño) sobre las majadas y la acción de los predatores, tiraban abajo todo esfuerzo del productor por apuntar a crecer.
Hoy no todos los problemas están solucionados, pero el sector ovino se modernizó, apuesta a los cruzamientos, fortalece cada vez más sus razas puras -sin razas puras no hay lugar para los cruzamientos- y busca aprovechar las oportunidades de mercado que se le presentan.
La apertura de Estados Unidos para la carne ovina con hueso -ya se venían exportando unos pocos contenedores con carne desosada- impulsa la producción de carcazas más pesadas, mejor terminadas y valoriza la carne. El esfuerzo de armar un compartimento ovino, certificarlo y poder exportar a Estados Unidos carne con hueso, vale la pena en la medida que el productor recibe mejores precios.

PROYECCIÓN. Desde el Secretariado Uruguayo de la Lana hoy no hay una proyección de cómo puede cerrar el stock en julio, con la Declaración Jurada de Dicose, que es la que medida las existencias, pero no es descabellado pensar en una leve recuperación del stock ovino frente a las señales que hoy están dando los productores dedicados a este rubro.
Es que el SUL realiza un monitoreo con productores referentes a partir de la encarnerada. De todos modos, según explicó Grattarola hay que tener en cuenta algunos datos: “las tasas de señalada fueron mayores, la mortandad de corderos fue menor y hay una mayor retención de vientres (e incluso algunos machos). Eso puede llegar a provocar una cierta recuperación del stock ovino”. Los anteriores años llovedores provocaron mortandades.

Fuente: El Pais

Publicidad