2 de marzo de 2018 11:38 AM
Imprimir

El apetito chino beneficia a sectores exportadores de América Latina

Casti Beef, una marca uruguaya que vende carne para el consumo de alta gama en China, despachó 26 toneladas de carne de primera calidad en la semana previa al Año Nuevo Lunar. En una entrevista reciente con Xinhua, Daniel Castiglioni, gerente de la firma, desveló que se había vendido un total de 45.000 toneladas de […]

Casti Beef, una marca uruguaya que vende carne para el consumo de alta gama en China, despachó 26 toneladas de carne de primera calidad en la semana previa al Año Nuevo Lunar.

En una entrevista reciente con Xinhua, Daniel Castiglioni, gerente de la firma, desveló que se había vendido un total de 45.000 toneladas de carne uruguaya en China en los últimos cuatro meses y estimó un crecimiento anual bruto del 20 por ciento.

“China, que cuenta con una creciente clase media que tiene más dinero para gastar, tiene una demanda constante de productos agrícolas y está pagando mejores precios cada año”, aseguró el empresario oriundo de Montevideo.

Castiglioni, de 35 años, ha trabajado en China durante ocho años y ha sido testigo del desarrollo del mercado de consumo de China, una expansión que beneficia a los sectores exportadores de América Latina.

El incesante apetito chino por más y mejor comida ha supuesto “aumentar los ingresos de la industria, de los agricultores y de todas las personas que trabajan alrededor del negocio”, destacó.

Y el éxito no se limita a la carne.

En los últimos años, los chinos han disfrutado de una gran variedad de sabores provenientes de América Latina: hacen ensaladas con aguacates mexicanos, fríen filetes de salmón chileno o lo saborean crudo como sashimi, brindan con vino argentino y concluyen la comida con un postre de uvas peruanas.

La segunda economía más grande del mundo ha traducido su crecimiento del PIB en mejores ingresos per cápita, y la búsqueda de una alimentación sana y segura por parte de la población ha brindado nuevas oportunidades para todo el mundo, en particular para América Latina.

En Perú, las exportaciones generaron 2,1 millones de empleos entre enero y septiembre del año pasado, informó la Asociación de Exportadores del país (Adex).

Entre todos, la agroexportación fue el sector más ocupaciones creó, al sumar 726.900, lo que supone un aumento interanual del ocho por ciento.

China es actualmente el décimo destino de las exportaciones agrícolas del país con potencial aún por explorar, apuntaron fuentes de Adex.

Desde que en 2015 se abrió el mercado chino al aguacate peruano, los envíos de esta fruta al país asiático han registrado un crecimiento exponencial.

“China es un mercado con un enorme potencial gracias a la gran cantidad de consumidores que tiene, cuyo poder adquisitivo mejora cada año”, resaltó Paula Carrión, gerente de Agroexportaciones de Adex.

Adex prevé que la agroindustria seguirá generando más empleo este año y creará cerca de 1,3 millones de puestos, un 15 por ciento más que en 2017.

En las últimas dos décadas, China generó 1,8 millones de empleos en América Latina y el Caribe a través de proyectos comerciales, de inversión e infraestructuras, como indicó un informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) del año pasado.

El estudio muestra que la cantidad de empleos creados bajo la influencia económica de China de 1995 a 2016 representó el cuatro por ciento del total en la región. Alrededor del 65 por ciento de los nuevos empleos relacionados con China estaban vinculados con el comercio.

“Hoy en día, China ha generado casi dos millones de empleos en América Latina”, expuso Enrique Dussel Peters, coautor del informe y coordinador del Centro de Estudios China-México en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

“Los productores mexicanos de frutas y verduras pueden cosechar los beneficios si se toman el tiempo para explorar, desarrollar y promocionar sus productos y marcas en China”, apuntó Nancy Tucker, vicepresidenta de desarrollo empresarial global de Produce Marketing Asociación (PMA) de México.

“El continuo crecimiento económico de China y la creciente clase media hacen del país un nuevo mercado rentable para América Latina”, aseguró Tucker a los exportadores mexicanos durante un seminario sobre el mercado chino en diciembre.

Mientras muchos países se han puesto en marcha para satisfacer la enorme demanda de los consumidores chinos con los mejores productos que cada tierra puede ofrecer, los exportadores de productos agrícolas latinoamericanos aseguran que no temen la competencia.

“El mercado es suficientemente grande para todos”, resaltó Castiglioni.

Fuente: Xinhua

Publicidad