5 de marzo de 2018 13:20 PM
Imprimir

Por la crisis, Sancor redujo en dos años 1.300 empleos

Desde 2016, la empresa redujo 35% su planta de trabajadores. Sus autoridades apuran el acuerdo con la compañía Fonterra.

La empresa láctea Sancor sigue profundizando su proceso de reconversión, a la espera de ponerse en caja y recibir la llegada de la neozelandesa Fonterra a su estructura.

Mientras se busca cerrar el acuerdo con el gigante lácteo, la empresa argentina ajusta sus números con el objetivo se achicar su rojo operativo. Desde que entró en crisis, a mediados de 2016, Sancor redujo 35 por ciento su plantel de trabajadores, según publicó La Voz.

 

La disminución del personal se dio a través de un plan de retiros voluntarios, acuerdos prejubilatorios, y de transferencia de activos. 

 

De los 5.100 trabajadores que tenía en 2016, el número se contrajo a alrededor de 3.300 empleados. En esa cifra no están contemplados los empleados que se transferirán con las ventas de las plantas de Brinkmann, y, recientemente, de la ubicada en Coronel Moldes.

 

Cesiones definitivas

En la cooperativa argentina confían en cerrar en los próximos días la cesión definitiva de las plantas de Centeno (Santa Fe) y Coronel Charlone (Buenos Aires. En el establecimiento santafesino, la empresa La Tarantela podría cerrar el acuerdo antes del mes próximo, mientras que la ubicada en territorio bonaerense quedaría a cargo en forma definitiva la industria San Gotardo, con base en esa región.

Para la estructura con la que sus directivos pretenden encarar la alianza con Fonterra, el número de 3.000 trabajadores sería el adecuado, más si se tiene en cuenta que Sancor tiene bajo su órbita las áreas de logística y de comercialización a nivel nacional.

Desde que puso en marcha su programa de reconversión, Sancor ha logrado reducir sus costos operativos; no obstante, sus números siguen siendo deficitarios.

Fuente: AgroVoz

Publicidad