6 de marzo de 2018 01:27 AM
Imprimir

Reclamo de CRA: “Dos años de emergencia agropecuaria y nada se ha hecho”

En una editorial firmada por su presidente, Dardo Chiesa, la entidad reclama que los productores están “atados de pies y manos” para combatir los problemas provocados por el clima.

El contexto de sequía que asola a gran parte del país llevó a que el presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Dardo Chiesa, reclamara con fuerza la necesidad de que el Estado disponga de algún tipo de ayuda para implementar coberturas multiriesgo, que ayuden a los productores a mitigar los inconvenientes causados por el clima.

En una editorial, Chiesa aseguró que “es necesario generar un debate acerca de los seguros para mitigar el riesgo climático” y argumentó al respecto que “Argentina estuvo dos años con 22 provincias en emergencia agropecuaria y nada se ha hecho”.

“El Gobierno tiene que tener una definición política sobre este tema y coordinarlo con las provincias. La ley de Emergencia Agropecuaria dispone un fondo de 500 millones de pesos que no se actualiza y que no sirve ni siquiera para arreglar caminos”, criticó Chiesa.

Y añadió: “El clima no entiende de política y no podemos estar atados de pies y manos cada campaña”.

 

Asegurarse

Según Chiesa, “es necesario contar con un seguro que cubra el capital de trabajo, y así, los productores puedan mantenerse en la actividad. Mucho se habla de competitividad y la mitigación del riesgo forma parte de ella”.

Para eso, el titular de CRA considera necesario “un gran debate nacional, una convocatoria amplia en donde todos debemos participar”.

 

La editorial completa se reproduce a continuación:

Recuperar la iniciativa

Hoy Argentina se debate entre la inflación, el déficit fiscal, el achicamiento estatal y el atraso cambiario.

Es necesario retomar un debate postergado, en el cual, el gobierno parece haber perdido la iniciativa.

El gradualismo defendido en razón de proteger los sectores más vulnerables, es justamente a quien termina perjudicando, si no es constante.

Las políticas de shock generan efectos negativos en los sectores más relegados de la sociedad, pero si el gradualismo es lento, y no tiene convicción, termina bastardeando el proceso.

No hay una muerte súbita, pero si hay una muerte lenta, como la muerte de la rana, cuando se la va calentando de a poco, no se da cuenta, y cuando lo hace, ya es muy tarde.

Argentina debe definir si sigue o no con el sistema de sustitución de importaciones, su política de subsidios, quien paga y quien recibe.

Nadie debería sentirse Robin Hood en esta nueva Argentina.

La reforma impositiva dejó un sabor amargo y la reforma laboral que se avizora, corre el mismo destino, el cual, no soluciona el problema de fondo, ni genera nuevos empleos.

Es necesario generar un debate acerca de los seguros para mitigar el riesgo climático.

Argentina estuvo dos años con 22 provincias en emergencia agropecuaria y nada se ha hecho.

El Gobierno tiene que tener una definición política sobre este tema y coordinarlo con las provincias. La ley de Emergencia Agropecuaria dispone un fondo de 500 millones de pesos que no se actualiza y que no sirve ni siquiera para arreglar caminos.

El clima no entiende de política y no podemos estar atados de pies y manos cada campaña.

Es necesario contar con un seguro que cubra el capital de trabajo, y así, los productores puedan mantenerse en la actividad. Mucho se habla de competitividad y la mitigación del riesgo forma parte de ella.

Es necesario dar un gran debate nacional, y para eso, también es fundamental que el gobierno recupere la iniciativa, una convocatoria amplia en donde todos debemos participar.

Fuente: AgroVoz

Publicidad