6 de marzo de 2018 11:49 AM
Imprimir

El cultivo de quinoa crece en Mendoza

La quinoa se cultiva principalmente en los valles andinos de la Cordillera de los Andes desde hace unos 5.000 años. Es mucho más cultivada, consumida y comercializada en Bolivia, Perú, Ecuador y Chile que en nuestro país, que la ha desarrollado mayormente en el noroeste. Lo paradójico es que, a pesar de su relevancia, la […]

La quinoa se cultiva principalmente en los valles andinos de la Cordillera de los Andes desde hace unos 5.000 años. Es mucho más cultivada, consumida y comercializada en Bolivia, Perú, Ecuador y Chile que en nuestro país, que la ha desarrollado mayormente en el noroeste. Lo paradójico es que, a pesar de su relevancia, la mayor parte se importa también de Indonesia y mientras aquí se produce poco, países tan pequeños como Dinamarca tienen 500 hectáreas con su cultivo.

Desde Indonesia a Mendoza, la quinoa se posiciona como el alimento del futuro. Foto: Universidad Juan Agustín Maza.

Mendoza se entromete en esta producción y desarrolla un proyecto que, con el apoyo de la Universidad Maza, la Unidad de Enlace de la Legislatura de Mendoza y la Secretaría de Agricultura Familiar del Ministerio de Agroindustria de la Nación, permite la comercialización y promoción de este alimento.

“Comenzamos hace un año y está enmarcado dentro del Plan de Ordenamiento Territorial y los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030 de Naciones Unidas”, afirmó la Lic. Laura Hunau, directora de Extensión de la casa de estudios.

 

Maipú, el lugar elegido

Las plantaciones, que funcionan como pruebas piloto, se desarrollaron con una variedad específica de semillas de quinoa se encuentran en Lunlunta y en Fray Luis Beltrán. En este último se dan en dos lugares: en el puesto del Sr. Isabello Ibarra (Santa Blanca) y en la Escuela Nº 4255 -secundaria agrotécnica- de Las Piedritas, donde el año pasado la Lic. Silvia Farah (Facultad de Ciencias de la Nutrición-UMaza) estuvo realizando talleres para sensibilizar sobre la importancia de su consumo.

Una de las posibilidades a futuro es que se consigan subsidios para los productores, que hasta ahora lo han hecho con sus propios recursos. Sólo se los proveyó de la semilla para que sean todas de una sola variedad (Cahuil). Este aporte fue dado a través del Programa Pro-Huerta de Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria.

La Ing. Agr. Cristina Panaciti, del Ministerio de Agroindustria, explicó que esta variedad tiene un ciclo de 100 días, que a esta altura se está finalizando: “en este momento está terminado la maduración, que ha sido despareja, lo que es normal. Como el trabajo es artesanal la cosecha se realiza de acuerdo al momento adecuado”, expresó.

Los beneficios de la quinoa

La quinoa es un pseudoceral nutricionalmente muy equilibrado, con valor proteico elevado y valor de hidratos de carbono y ácidos grasos adecuado. Además posee vitaminas, minerales, etc.

Entre las preparaciones más comunes de la quinoa, están las ensaladas.

“Por eso incluso la NASA la está considerando para alimentación de los astronautas” destacó la Dra. Emilia Raimondo (Universidad Maza), quien puntualizó que es mucho más nutritiva que el trigo.

La especialista precisó que sería interesante incorporarla a la merienda de los chicos y a la alimentación del público en general. Una forma de hacerlo es quitarle la saponina con un lavado y luego molerla para complementar la harina de trigo, elevando su valor nutricional y utilizándola para hacer los diferentes productos que se hacen con ella.

Es apta para celiacos y va bien en cualquier receta, pudiendo reemplazar al arroz, al cual supera en propiedades. Para consumirla se debe hervir. Esto último es clave, ya que elimina algunas microtoxinas que pueden existir -o no- en los granos. Es fundamental humedecerlos, al igual que los frutos secos (que también se pueden tostar), para que se activen todos sus nutrientes que, de otra forma, no los ingeriríamos.

Los profesionales destacaron que estos comentarios también forman parte de la amplia definición de la soberanía alimentaria: disponer de alimentos a los cuales se les conoce el origen, su procesamiento, los nutrientes que aportan, cuando es mejor consumirlos y cómo prepararlos, datos que deberían estar presentes en las etiquetas de los productos o como información disponible para los consumidores.

Fuente: Sitio Andino - Mendoza

Publicidad