6 de marzo de 2018 15:18 PM
Imprimir

Medidas de manejo del ganado ante otoño e invierno

Como consecuencia de la escasez de precipitaciones y la alta evapotranspiración durante el verano, hubo un menor crecimiento de pasto en varias regiones. Esta situación se acentuó “en algunas zonas del país de acuerdo a la variabilidad de las pocas lluvias registradas y también de acuerdo al tipo de suelo”, destacó el ingeniero agrónomo Esteban […]

Como consecuencia de la escasez de precipitaciones y la alta evapotranspiración durante el verano, hubo un menor crecimiento de pasto en varias regiones. Esta situación se acentuó “en algunas zonas del país de acuerdo a la variabilidad de las pocas lluvias registradas y también de acuerdo al tipo de suelo”, destacó el ingeniero agrónomo Esteban Montes.
El técnico del Instituto Plan Agropecuario, expresó que “en una situación climática normal y manteniendo la carga ajustada, “todavía habría posibilidades que durante marzo y hasta mediados de abril las pasturas produzcan forraje, lo que permitiría que los animales ingresaran al invierno con una condición corporal aceptable”.
En cuanto a las medidas de manejo en el sistema de cría, señaló que “el objetivo debe ser preparar los animales para que ingresen en condiciones aceptables al invierno y de esa forma poder seguir manteniendo la producción y que esta situación nos afecte lo menos posible en el futuro. Para lograrlo existen una serie de medidas de manejo que se pueden realizar”, precisó.
Para Montes “es fundamental ajustar la carga de los potreros y del predio de acuerdo a la producción forrajera y para esto en la página web del Plan Agropecuario se encuentra la Calculadora de carga que facilita este trabajo”.
Aclaró que al ajustar la carga “se deben priorizar las categorías pensando en el futuro productivo del sistema”.

 
CATEGORÍAS Y RECOMENDACIONES
Para las vacas con cría al pie la primera recomendación “es realizar el diagnóstico de actividad ovárica o diagnóstico de gestación y de acuerdo a los resultados tomar decisiones”. Si las vacas están preñadas “se debe buscar mantener la condición corporal y mejorar el estado de aquellos vientres que tengan una baja condición, en la medida de lo posible”.
Montes entiende que si se encuentran en anestro profundo “se debe analizar las posibilidades de ofrecer alimento para que mejoren su estado y se preñen o de lo contrario sacarlas del predio. Se debe tener presente que estos animales van a necesitar muy buenas condiciones de alimentación para poder mejorar su situación y que puedan retomar el celo”.
Si se encuentran en anestro superficial “se debe analizar la posibilidad de realizar manejos para mejorar la condición corporal con el objetivo que se preñen. Estos animales están más cerca de retomar el celo y pueden responder al destete, dependiendo de la alimentación disponible”.

 
TERNEROS DESTETADOS
Si el objetivo productivo del predio es la venta de terneros, el técnico del Plan Agropecuario indica que “se debe analizar la posibilidad de agregar kilos, de lo contrario es recomendable venderlos inmediatamente”. Y aclaró que “si no vende terneros, una opción puede ser quedarse con los mejores y vender los más chicos”.

 
TERNERAS DESTETADAS
Explicó que es importante seleccionar “las terneras necesarias para la reposición, quedándose con las mejores y pudiendo retirar el resto inmediatamente del predio”.

 
VAQUILLONAS DE RECRÍA
El ingeniero Esteban Montes sostiene que “se debe analizar cuál es la situación actual y planificar el entore de noviembre”.
Es necesario monitorear el desempeño de las vaquillonas mediante pesadas. “Debemos tener en cuenta que las vaquillonas deberán llegar con un peso mínimo individual de 250 kilos al finalizar el mes de mayo si se pretende que se tengan un buen desarrollo y el peso necesario para que muestren celo con normalidad en noviembre”.
Teniendo en cuenta este objetivo, expresa que “si el peso actual de las vaquillonas es menor a los 200 kilos, queda un largo camino por recorrer y se les debe ofrecer pasturas mejoradas o ración por un largo período, analizando la viabilidad de este manejo”.
En caso que las vaquillonas pesen entre 200 y 230 kilos, “se debe realizar un manejo alimenticio diferencial para lograr alcanzar la meta de los 250 kilos en mayo”. Si las vaquillonas tienen más de 230 kilos en la actualidad, es posible que lleguen al objetivo de 250 kilos a fines de mayo con ganancias de 100 gramos por día”.

 
ANIMALES DE INVERNADA
Respecto a los animales de invernada, Montes entiende que la primera medida a tomar “debería ser retirar del predio los animales que están prontos para embarque. En los animales que están próximos a ser terminados, analice la posibilidad con detenimiento si vale la pena agregarle kilos o venderlos en las condiciones que se encuentren”.
En el caso de animales de pre-invernada, “se debe analizar las posibilidades de agregarles kilos, evaluando el forraje disponible o posibilidades de suplementación, achicando lotes y manteniendo los mejores animales”.
Aclaró que estas medidas van a ser “más drásticas en aquellos casos en que la situación sea de mayor déficit de humedad en el suelo y por lo tanto menor disponibilidad de pasturas”.
Para el profesional que se desempeña en la regional Litoral Norte del Plan Agropecuario, “se deben tomar decisiones con información disponible de los animales, conociendo el objetivo que se pretende y necesidades de cada categoría, el forraje que hay en el predio y el dinero que se puede gastar”.
Siempre es recomendable anticiparse a tomar decisiones “para que la situación actual no sea la causa de problemas en el futuro”, dijo. Recordó además que “la peor época del año (invierno) está por delante y generalmente se ingresa con pasto acumulado del verano y otoño, lo que este año es altamente probable que no ocurra. En estas condiciones, todos los animales pueden sufrir pérdidas muy importantes de condición corporal”.

Fuente: El Telegrafo

Publicidad