6 de marzo de 2018 22:50 PM
Imprimir

Diagnóstico de enteque en equinos

El enteque seco o bichoquera, enfermedad de origen tóxico que afecta principalmente a los bovinos, se manifiesta a través de dificultad para incorporarse y en la marcha. La causa de esta afección en las vacas se atribuye al consumo de duraznillo blanco (Solanum glaucophylum), una planta perenne que habita en zonas inundables de los pastizales […]

El enteque seco o bichoquera, enfermedad de origen tóxico que afecta principalmente a los bovinos, se manifiesta a través de dificultad para incorporarse y en la marcha. La causa de esta afección en las vacas se atribuye al consumo de duraznillo blanco (Solanum glaucophylum), una planta perenne que habita en zonas inundables de los pastizales naturales.

Siendo el problema tóxico que se registra con mayor frecuencia en la región bonaerense de la Cuenca del Río Salado, los técnicos de la Estación Experimental Cuenca del Salado del INTA que realizan diagnóstico de enfermedades en la región observan que “ésta afección en los caballos es poco frecuente, dado que esta especie suele tener un comportamiento de pastoreo muy selectivo”. Sin embargo “se ha registrado un caso inusual en el cual participaron, de manera interdisciplinaria, profesionales del INTA, INIA, UNLP, Universidad de Minnesota y profesionales del sector privado ”.

El origen de la publicación fue un caso en el que se vieron afectados dos equinos de 2 y 4 años de edad, en un establecimiento ganadero mixto del Partido bonaerense de Lezama.

“A causa de la prolongada sequía en los meses previos a la aparición del caso la producción forrajera se vio disminuida, transformándose el “duraznillo blanco” en la principal fuente de alimento”, comentan los técnicos.

Los signos manifestados por los animales fueron la “aparición gradual y progresión lenta, estando caracterizados por reticencia a los movimientos (“envaramiento”), rigidez de las articulaciones de los cuatro miembros, marcha rígida y con pasos cortos, decúbito por periodos prolongados con dificultad para incorporarse y tendencia a no cambiar de posición, aunque la reincorporación era posible con ayuda manual”. “Los equinos presentaron pérdida de la condición corporal, y en seis animales el cuadro finalizó con la muerte”.

El informe de la necropsia indica que “las lesiones se localizaron fundamentalmente en el sistema cardio-circulatorio. La arteria aorta presentaba pérdida de elasticidad, rigidez y aumento de la consistencia y emitía sonidos de crepitación al ser cortada con el cuchillo. A su vez, las válvulas aurículo-ventriculares cardiacas estaban engrosadas, rugosas y con elasticidad disminuida”. Asimismo “se encontraron libres en la cavidad abdominal cerca de 500 mililitros de líquido seroso ambarino”.

Puesto que la intoxicación con duraznillo blanco es frecuentemente diagnosticada tanto en bovinos como ovinos, y no existía descripción previa en la especie equina, el trabajo conjunto se orientó a considerar el “enteque”, como un diagnóstico diferencial en caballos que pastorean pastizales invadidos por duraznillo blanco con signos clínicos y lesiones compatibles.

 

Para mayor información:

EEA Cuenca del Salado. AER Rauch.

Av. Belgrano Nº476, Rauch. Tel/Fax. (02297) 442206

E-mail: rodriguez.alejandro@inta.gob.ar

Referentes: Med. Vet. Alejandro Rodriguez MSc.

Fuente: INTA

Publicidad