9 de marzo de 2018 05:50 AM
Imprimir

La guerra contra el tomate envasado llegó al Congreso

DIPUTADOS DEL PJ PRESENTARON AYER UN PROYECTO PARA FRENAR EL INGRESO DE ESE PRODUCTO AL PAÍS Reacción de provincias productoras a la apertura de importaciones de este artículo que es vital para las economías, fundamentalmente, de San Juan, Mendoza y La Rioja.

Diputados nacionales del peronismo de San Juan, Mendoza y La Rioja presentaron un proyecto de resolución en el que solicitan al Gobierno de Mauricio Macri que tome las medidas necesarias para frenar la importación de tomates debido a las consecuencias negativas sobre el sector productivo y su cadena de valor.

La reacción de los legisladores se da en sintonía con la tensión entre la Unión Industrial Argentina (UIA) y el Gobierno por la apertura indiscriminada de las importaciones. La guerra con el sector empresario trepó en las últimas horas tras los dichos del ministro Francisco Cabrera, que justificó el ingreso de tomates al país en el bajo nivel de exportación y en los altos costos que se pagan en la Argentina por las latas para envasarlos. Con todo, Macri recibirá el lunes al alto mando de la UIA para bajarle el tono a la polémica y confía en reencauzar la relación con los referentes del sector industrial.

La iniciativa en el Congreso partió del despacho del exgobernador sanjuanino José Luis Gioja, quien presentó el proyecto acompañado por otro exgobernador, el de La Rioja Luis Beder Herrera, y sus pares de Mendoza Guillermo Carmona y la sanjuanina, Daniela Castro.

Para Gioja, “la importación indiscriminada de tomates, en todas sus variantes, fresco y lata (entero y cubeteado), genera un impacto negativo muy importante, no sólo en el sector productivo, sino también en la cadena de valor del producto”, y agregó que “la industria derivada de la producción del tomate sostiene a miles de familias en San Juan, Mendoza y La Rioja, y la entrada sin control de millones de latas de tomates hace que se resienta el tejido productivo y el social en nuestras provincias”.

Hay un dato que alarma: la importación de tomates enlatados ya equivale al 40% de la producción local, con el agravante que Argentina importa el producto de países que aplican fuertes políticas de subsidios.

En este sentido, la Asociación Tomate 2000 sugirió al Gobierno reubicar el precio del tomate entero pelado importado en el “valor de referencia prometido de u$s 0,78 el kilo a las importaciones” de dicho productos con el fin de “cuidar el sector de las importaciones que ingresan al país, con precios más bajos.

Fuente:

Publicidad