9 de marzo de 2018 11:52 AM
Imprimir

El campo habla . . . . .

…que, fue una semana de conmemoraciones (algunas, incluso, sin fundamentación muy clara). El Día del Campo, el de la Mujer, mucha movilización en la calle y alta politización en casi todos los ámbitos. Los ánimos están caldeados y en el campo más aún. Es que las lluvias siguen sin llegar, la seca se agudiza y […]

…que, fue una semana de conmemoraciones (algunas, incluso, sin fundamentación muy clara). El Día del Campo, el de la Mujer, mucha movilización en la calle y alta politización en casi todos los ámbitos. Los ánimos están caldeados y en el campo más aún. Es que las lluvias siguen sin llegar, la seca se agudiza y cada día se siguen sumando pérdidas. Se sabe que en el Gobierno crece la preocupación, y no solo ya por la inflación que no cede al ritmo que se esperaba, sino ahora además, porque se prevé un nuevo achicamiento de la balanza comercial global, con ampliación del desfase negativo que en 2017 rondó los u$s8.500 millones, y en este ciclo la cifra de u$s14.000 millones que se preveía inicialmente, puede incluso ser superada por esta inesperada (o no tanto), baja de la producción. Finalmente, el “cisne negro” apareció, pero fue en forma de sequía, y en un mal momento para el Gobierno.

…que, en este contexto, el 10º aniversario de la aparición de la Resolución 125 este próximo domingo, encuentra los ánimos en el interior muy recalentados por la seca, por lo que se descuenta que el acto central en San Pedro, al que podría concurrir el propio Ministro Luis Miguel Etchevehere y la totalidad de la Mesa de Enlace de entonces, puede ser multitudinario con el aporte de los Autoconvocados que en aquel momento fueron determinantes. De ahí que no se entienda la “ausencia” de los actuales titulares de las 4 entidades del campo que, por protagonismo, falta de acuerdos mínimos, o mala lectura política, dejaron la “cancha” libre a Luciano Miguens (SRA), Mario Llambías (CRA), Carlos Garetto (Coninagro) y Eduardo Buzzi (Federación Agraria), para que vuelvan a “copar” una tribuna que, incluso, en alguna medida constituyó el principio del quiebre de la férrea hegemonía del gobierno kirchnerista y que luego devino en el cambio político en 2015. Los dirigentes actuales prefirieron “postergar” para el 17 de julio, cuando finalizó el conflicto, el “acto oficial” de conmemoración. Difícil de entender.

…que, mientras tanto, la preocupación comienza a correr otros escritorios además de los de los funcionarios y productores. Es que toda la cadena comienza a sentir el cimbronazo del previsible achicamiento productivo, registrándose ya los previsibles recortes de inversiones, en parte, porque no se puede entre la falta de humedad, pero también porque se sabe que los ingresos globales serán mucho menores a los calculados al comenzar la campaña, y nadie quiere arriesgar ventas adelantadas sobre las que no tiene seguridad de lograr. Esto ya se hizo sentir en las filas de la maquinaria agrícola, de ciertas automotrices, y de proveedores de insumos básicos. Así, además de la agricultura, cuyos números aún no se conocen y hasta los más “optimistas” como la Bolsa de Córdoba o AACREA (semillero de varios de los actuales funcionarios), se ven obligados a recortar los números día a día debido a la pertinaz seca, ya se comenzaron a registrar daños fuertes en lechería, feed lots, avicultura, etc. por el aumento de costos de insumos como combustibles y granos, las pérdidas de pasturas, y por la imposibilidad de concretar los verdes de invierno, lo que comienza a debilitar en valor del ganado, a pesar de la fuerte demanda potencial que mantiene la carne vacuna. Pero los problemas ahora comienzan a alcanzar otras áreas imprevistas como los bancos, y el riesgo crediticio, además de la cartera de cobros sobre la que ya los productores comienzan a reclamar “renegociación”. Y otros que se complican son las áreas de recaudación de provincias y municipios del pleno corazón de la Pampa Húmeda que, a pesar de las impactantes subas que impusieron en granates , pueden verse imposibilitados de tales recaudaciones por las pérdidas productivas y las seguras ampliaciones en las declaraciones de Emergencia Agropecuaria.

Fuente: Ambito Financiero

Publicidad