10 de marzo de 2018 11:25 AM
Imprimir

La producción forrajera también busca escaparle a la seca

Menores rendimientos y calidad de las reservas obligaron a los productores a sumar hectáreas de picado. En algunos casos, hasta la soja pasó por la picadora.

La sequía que afecta gran parte de la producción de granos en las principales zonas productivas del país también ha asestado un golpe a la producción de forrajes. Maíces, sorgos y pasturas comportan reducciones de rendimientos, también de materia seca o verde y mermas en la calidad.

“La superficie destinada a picado aumentó en función de las caídas en rendimientos y la necesidad de los productores de cubrir su oferta de forraje, pero la calidad en muchos casos no es buena, está por debajo de la del año pasado”, lamentó José Costamagna, del Departamento Comercial de Claas Argentina.

“Hay maíces de primera muy afectados en rendimiento y materia verde, incluso muchos lotes se adelantaron producto de la sequía”, advirtió Costamagna, quien reconoció que “algunos productores, incluso, mandaron a picar la soja que daba malos rendimientos para grano y de este modo mejoraron la oferta proteica”.

Fuente: La Nacion

Publicidad