12 de marzo de 2018 17:31 PM
Imprimir

Hacia variedades de soja resistentes a sequía en períodos relativamente cortos

Omar Borsani -miembro del Departamento de Biología Vegetal de la Facultad de Agronomía de la Universidad de la República (UdelaR)- es el responsable de una investigación sobre fenotipado para sequía, en soja. Uno de los objetivos es “acelerar, o estimular, los programas de mejoramiento en relación a caracteres asociados a tolerancia a sequía, que de […]

Omar Borsani -miembro del Departamento de Biología Vegetal de la Facultad de Agronomía de la Universidad de la República (UdelaR)- es el responsable de una investigación sobre fenotipado para sequía, en soja.

Uno de los objetivos es “acelerar, o estimular, los programas de mejoramiento en relación a caracteres asociados a tolerancia a sequía, que de alguna forma rindieran en cultivares adaptados a nuestras condiciones, a condiciones particulares específicamente de déficit hídrico de nuestro país”, explicó en Carve.

“Básicamente, lo que nosotros hacemos es entender primero cómo una planta responde al estrés hídrico” y, después, “cuantificar esa respuesta”, agregó Borsani, que es Ing. Agr., tiene una Maestría en Ciencias Biológicas (UdelaR/Pedeciba), es Dr. en Análisis de Sistemas Biológicos (Universidad de Málaga, España) y tiene un postdoctorado en Investigación (Universidad de California, EEUU).

Indicó que, “cuando una planta tiene un déficit hídrico, visualmente uno se da cuenta” de esa situación, porque “cambia de color, se marchita, pierde hojas. Bueno, lo que nosotros hacemos es cuantificar eso”.

El Ing. Borsani señaló que el equipo que integra trabajaba desde hace unos años en fenotipado, pero la labor se fortaleció mucho desde la creación de una red tecnológica que está financiada por la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII) y por empresas privadas del sector.

Participan en la red las facultades de Ciencias y de Agronomía de la UdelaR, el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA), el Instituto de Investigaciones Biológicas Clemente Estable (IIBCE), las empresas Barraca Erro, Fadisol y Legu, y las cooperativas Copagran y Calmer.

Identificar y desarrollar variedades que resistan sequías prolongadas es muy difícil de lograr, por lo que se apunta a las que posean tolerancia a sequía en períodos relativamente cortos.

El proyecto culminará en dos años, pero la idea es ir generando productos intermedios, particularmente modelos de previsión del comportamiento de las variedades de soja estudiadas.

En ese lapso también se podrán caracterizar genotipos con características promisorias para ser utilizados como fuente genética para mejorar la tolerancia a sequía.

De aquí a dos años se conocerán los procesos claves en la respuesta de una planta al déficit hídrico. Aunque se trabaja sólo en soja -por ser el cultivo líder en Uruguay-, las herramientas que se generan podrán ser aplicadas a otros cultivos, porque la estrategia experimental es similar, explicó Borsani, que tiene 49 años y es profesor Grado 5 e investigador Grado 4 de la Facultad de Agronomía.

Fuente: www.carve850.com.uy

Publicidad