13 de marzo de 2018 12:02 PM
Imprimir

WWF advierte del deshielo del suelo contaminado con esporas de carbunco en Rusia

Existe una gran posibilidad del derretimiento del suelo congelado en el Ártico y Siberia en el que está enterrado ganado infectado con carbunco, declaró a Sputnik el jefe del programa climático de la Fundación Mundial de Naturaleza (WWF), Alexéi Kokorin. “El riesgo del deshielo de los cementerios de ganado es realmente muy alto (…) en […]

Existe una gran posibilidad del derretimiento del suelo congelado en el Ártico y Siberia en el que está enterrado ganado infectado con carbunco, declaró a Sputnik el jefe del programa climático de la Fundación Mundial de Naturaleza (WWF), Alexéi Kokorin.

“El riesgo del deshielo de los cementerios de ganado es realmente muy alto (…) en algunas partes, todo podría suceder muy rápido”, señaló Kokorin.

Según el experto, todos los pronósticos indican que se va derritiendo la capa congelada del suelo en toda la zona de permafrost en Rusia, desde la región de Arcángel, en el noroeste de Rusia, hasta la república de Yakutia, la región de Kolimá (noreste) y el sur de Siberia.

Se trata de un rápido termokarst, proceso de derretimiento del hielo subterráneo acompañado de crecidas fluviales que destierra los cementerios en las orillas de los ríos y, además, el suelo se vuelve más blando por el deshielo del permafrost.

“Los ríos derrubian los cementerios de ganado y de personas que murieron del carbunco”, prosiguió Kokorev, “nuestros antepasados sepultaron a sus seres queridos en las orillas altas y hoy día el derrubio sucede más rápido; no siempre se trata de un cementerio lleno de crucifijos, pueden ser también unos sepulcros discretos que presentan peligro”.

El experto cree necesario crear un mapa detallado de cementerios humanos y de ganado para examinarlos minuciosamente. El carbunco es una enfermedad infecciosa y contagiosa, producida por una bacteria, que padecen los animales, en especial el ganado bovino y ovino, y que puede ser transmitida al hombre, en el que produce el ántrax.

El centro para monitoreo y pronóstico de desastres naturales del Ministerio ruso de Emergencias alerta de que el deshielo, provocado por el calentamiento global, puede hacer que se desentierren los restos infectados con carbunco y resurja el brote de ese virus, tal y como sucedió en la península rusa de Yamal en verano de 2016.

En Rusia existen más de 100.000 cementerios de ganado infectado con carbunco, entre ellos 400 están en el Ártico.

Las esporas del virus son capaces de sobrevivir más de 50 años en las capas del suelo, por lo que las epidemias o epizootias son una amenaza real.

Fuente: Sputnik

Publicidad