14 de marzo de 2018 11:38 AM
Imprimir

En Paraguay elevar la productividad en la ganadería es objetivo central

Cientos de profesionales del rubro agropecuario se reunieron ayer en el marco del IV Simposio Internacional de Ganadería de Carne, encuentro realizado en la sede de la Asociación Rural del Paraguay (ARP).

Los tópicos debatidos giraron en torno al tema principal: Estrategias para incrementar el hato ganadero. De hecho, los disertantes locales coincidieron en que el objetivo central para la ganadería paraguaya debe ser elevar la productividad.

En el encuentro, organizado por la empresa Granusa (Granos y Nutrición SA), el ministro sustituto de Agricultura y Ganadería, Mario León, compartió datos que respaldan el posicionamiento de Paraguay en el mundo como productor y exportador de carne.

Sin embargo, reiteró la necesidad de elevar la productividad teniendo en cuenta que el hato ganadero ha disminuido, el mercado está más competitivo y se enfrentan los riesgos del cambio climático.

Datos importantes. León recordó durante su presentación una serie de datos sobre la relevancia de Paraguay como referente en cuanto a carne bovina.

En lo que se refiere a exportación, se coloca en el puesto seis a nivel mundial y aspira llegar al cinco. “Tenemos la capacidad para acceder (a ese puesto) y mantenernos”, señaló el funcionario.

Hay altas expectativas para la apertura de nuevos e importantes mercados, recordó. El proceso para la apertura de Estados Unidos está muy avanzado, así como el de Hong Kong. Así también se está aguardando el término de las negociaciones del tratado entre Mercosur y la Unión Europea, el cual permitiría a Paraguay acceder a un mayor cupo para exportar a los países del dicho bloque, mencionó León.

En cuanto a la producción local, recordó que el hato ganadero se encuentra alrededor de las 13 millones de cabezas, que ocupan un espacio de 20 millones de hectáreas de pastoreo.

El faenamiento es de 2.000.000 de cabezas por año. Sin embargo, la debilidad está en la alta tasa de extracción y en la baja tasa de preñez, admitió.

En resumen, Paraguay tiene la capacidad de destacarse aún más como productor y exportador de carne bovina, pero para ello debe priorizar el mejoramiento de la productividad.

A esto se suma el cambio climático, que trae consigo fenómenos meteorológicos extremos que afectan al ganado, mencionó.

Por su parte, Juan Carlos Pettengill, presidente de Granusa y de la Cámara Paraguaya de la Carne (CPC), compartió estadísticas sobre Paraguay como mercado. Recordó que el precio de la carne paraguaya se elevó en un 8% en el último año.

“Los clientes están dispuestos a pagar más por la carne paraguaya que por la brasileña”, señaló. Coincidió en que está pendiente elevar la productividad para seguir siendo competitivos.

Fuente: UH

Publicidad