14 de marzo de 2018 11:53 AM
Imprimir

Financian controladores de faena

El Gobierno provincial financió a frigoríficos y mataderos la compra de controladores electrónicos de faena, dispositivo obligatorio para el trabajo matarife desde el 1° de marzo. Con esta medida, se busca mayor nivel de transparencia en la cadena de la carne

El Gobierno provincial financió a frigoríficos y mataderos la compra de controladores electrónicos de faena, dispositivo obligatorio para el trabajo matarife desde el 1° de marzo. Con esta medida, se busca mayor nivel de transparencia en la cadena de la carne.
A partir de la disposición nacional que establece la obligatoriedad de instalar controladores electrónicos de faena en los frigoríficos y mataderos que funcionan en el país, el Gobierno provincial decidió financiar en conjunto la compra de este equipamiento. La semana pasada se firmó un convenio con las plantas de faena que funcionan en Corrientes, y que mediante la compra del dispositivo podrán trabajar en regla. Además, se anunció un importante trabajo en busca de regularizar la faena en la provincia.

 
El acto estuvo encabezado por el gobernador Gustavo Valdés y los representantes legales de los frigoríficos y mataderos de la provincia, quienes firmaron el viernes el convenio marco que posibilitará una asistencia financiera adicional para la instalación de los controladores electrónicos de faena, cumpliendo con la obligatoriedad que establece la legislación nacional vigente. En el acto estuvieron presentes también el vicegobernador Gustavo Canteros, el secretario de Agricultura y Ganadería, Manuel García Olano; los intendentes de las localidades donde funcionan mataderos y empresarios del sector.

 
Al iniciarse la actividad, García Olano destacó lo que se logró en muy poco tiempo desde que se conoció la nueva normativa, se detectó la necesidad y se buscó una rápida respuesta, con la intervención del Ministerio de Producción a través del Instituto de Fomento Empresarial y de la Dirección de Producción Animal como organismo ejecutor, y los Ministerios de Industria, Hacienda y Seguridad.

 
Así, se efectuó una compra conjunta para las plantas que se adhirieron, lo que permitió una quita del 10% en el precio, más la asistencia autorizada por el gobernador, consistente en un financiamiento adicional a 120 días. El respaldo de las operaciones se efectúa con cheques de pago diferido o  mediante el fondo coparticipable de los municipios, a través de convenios individuales con las intendencias y que incluye a Goya, Sauce, Monte Caseros, Bella Vista, Mercedes, Saladas, San Miguel, Caá Catí, Concepción, Liebig, Itatí, Esquina, Santa Rosa, San Roque, Mburucuyá, Ituzaingó, Virasoro, La Cruz, Empedrado, Mocoretá, Perugorría, San Cosme, El Sombrero.
El nuevo sistema busca controlar todo el movimiento de faena, transparentando la cadena de la carne y priorizando la salud de la población para evitar el contagio de parásitos y enfermedades (carbunclo, triquinosis y otros) transmitidos por el consumo de carne faenada fuera de las instalaciones habilitadas, además de combatir el abigeato y la competencia desleal, entre otros factores que restan competitividad a los frigoríficos y mataderos.

 
Olano mencionó también que para compensar la inversión de esos establecimientos, se vienen realizando operativos permanentes con el apoyo del Ministerio de Seguridad, la Policía de Corrientes y el Senasa en todo el territorio provincial, en un promedio de cuatro operativos por semana en distintas localidades del interior. Además, se puso en funcionamiento un programa de regularización para que la faena se concentre en esos establecimientos, haciéndose cargo el Estado del flete de los animales y la carne (ida y vuelta), para los municipios que quieran adherirse.

 
“Esto va a permitir a las plantas trabajar en regla, bajo la normativa nacional; y además es un paso más en la búsqueda de garantizar la calidad y salubridad de la carne que consumimos”, dijo Manuel García Olano en diálogo con Suplemento Campo. El funcionario destacó, en este aspecto, la predisposición de los frigoríficos y mataderos para adecuarse a la ley.

 
Por su parte, Roberto Fioravanti, socio-gerente del frigorífico Río Mocoretá, de esa ciudad sureña, destacó la posibilidad que les brindó la provincia de financiar este equipamiento. “Vemos muy bien que se controlen las faenas”, dijo el productor y matarife, quien además contó que “nuestro frigorífico se abastece de todos animales de la zona de Mocoretá; eso es importante, porque la carne de Mocoretá queda en la ciudad y eso hace a la economía regional”.

Fuente: El Litoral

Publicidad