16 de marzo de 2018 23:25 PM
Imprimir

Calculan pérdidas por u$s 4600 millones por la prolongada sequía

El impacto económico llega a 0,7% del PBI, según la BCR. Desde el Gobierno, confían en que la próxima campaña, el campo invertirá unos u$s 11.000 millones

La cosecha argentina de soja, que ya comenzó, se hundirá a 40 millones de toneladas, 14% menos desde la previsión de febrero, a raíz de la prolongada sequía que afectó a la gran mayoría del área productiva núcleo. Así lo estimó un trabajo de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) que, tras recalcar que “los rindes se desmoronaron” en el último mes por la falta de lluvias, calculó en 0,7% del PBI proyectado, o u$s 4600 millones el impacto de la merma productiva del agro en la economía argentina de este año.

La entidad rosarina, además, redujo a 32 millones de toneladas su estimación de la producción final de maíz, el otro cultivo seriamente afectado por el clima caluroso y seco, que se extendió en gran parte del área productiva durante más de tres meses, y se agudizó en el período crítico para el crecimiento y el rendimiento de los cultivos.

“La falta de agua sigue protagonizando la campaña. Hubo zonas que (desde febrero) han sido privilegiadas por el paso de algunos frentes pero los registros. Pero en los mejores casos, apenas han pasado de los 60 milímetros”, señaló la BCR. Eso cuando revertir el déficit hídrico de los suelos requería al menos 120 milímetros de lluvia en las últimas dossemanas.

Por su parte, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires mantuvo su estimación para la producción sojera (en 42 millones de toneladas) y de maíz (en 34 millones de toneladas), aunque resaltó que puede volver a recortar esos cálculos “si no llegan las lluvias en regiones en las que los cultivos tardíos atraviesan etapas de desarrollo en las próximas semanas.

Desde la entidad, sin embargo, las lluvias de los últimos días “en diferentes regiones no consiguieron revertir la condición de déficit hídrico y no se esperan grandes cambios pese a bajo un escenario de reactivación de las lluvias”, destacaron.

En su panorama agrícola semanal, la BCBA expuso un avance de 2% en la cosecha de las 18 millones de hectáreas sembradas con soja, con “rendimientos dispares”. Indicó que la recolección se concentró en lotes asilados de Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos y Buenos Aires “con gran variabilidad en rendimientos obtenidos”. En tanto, la trilla de maíz “cobró fluidez” y ya alcanzó el 8% de las 5,4 millones de hectáreas implantadas.

Optimismo oficial

Más allá de la situación actual, desde el Gobierno manifestaron su confianza en que el sector se recuperará y que en la próxima campaña los productores invertirán u$s 11.000 millones.

El ministro de Agroindustria, Luis Etchevehere, planteó que la suba de precios internacionales (por el efecto de la sequía local) será un atractivo para la siembra que empieza en mayo/junio la campaña fina, con el trigo a la cabeza).

“Estimamos que el productor va invertir u$s 9.000 millones en la siembra y si sumamos el costo de cosecha serán u$s 11.000 millones”, planteó Etchevehere en el marco de la Cumbre Argentina 2018, organizada en Buenos Aires por el semanario británico The Economist.

Señaló que “la sequía es uno de los riesgos que tomamos los productores cuando encaramos una actividad productiva” y destacó que el presidente Mauricio Macri “anunció medidas que beneficiarán a los productores” para afrontar el fenómeno climático.

Fuente: El Cronista

Publicidad