22 de marzo de 2018 07:45 AM
Imprimir

Neuquén tiene la vaca atada

Hay 19 establecimiento registrados que utilizan el sistema de Feedlot para engordar vacas en reducidas extensiones de campo.

La ganadería de la provincia atraviesa una sequía de casi una década pero los signos positivos engordan a corral. Hace tiempo los productores grandes y chicos empezaron a apostar con éxito a los feedlot. Hoy son más de 20 los establecimientos entre los muy grandes y los familiares. Eso marcó en las estadísticas del año pasado un crecimiento en el número de animales faenados que avanza a tranco lento pero no se detiene.

Los feedlot surgieron de la necesidad de producir carne para faena que no se podía lograr en condiciones naturales por factores climáticos y dio resultado. Según datos del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) durante 2017 en la Norpatagonia hubo un aumento del 9 % en la faena de bovinos, comparado con los datos del período anterior.

Desde hace unos cuatro años, los establecimientos cambiaron en eficiencia y en tecnología, pero también en lo productivo. “Hoy se intenta hacer una recría y no meter directamente al ternero de destete al engorde. Las tierras desde el río Colorado a Neuquén son propicias porque llovió, hay pasto y se ganan kilos a campo”, comentó Alfredo Adem, especialista en el mercado cárnico regional.

Durante el año pasado se faenaron 20.833 cabezas más que el 2016. 138.007 bovinos contra los 117.174 . A su vez, los primeros registros de este año, también muestran cifras que serán superadoras. En enero de 2017, se faenaron 11.766 cabezas y en 2018, 13.110.

Para Adem, hay hacienda en un número que se mantiene estable y ronda las 100.000 madres. Pero comentó que, a partir del corrimiento de la barrera sanitaria, había un espíritu de mejorar el stock que tuvo algunos golpes de la naturaleza como la ceniza de los volcanes y la sequía.

La sequía cumplió 8 años y afectó sobre todo el sur este de la provincia. En otras zonas bajo riego como Añelo y todo el departamento se pudieron defender y crecieron.

 

Remates en Junín
Neuquén tiene la vaca atada
Pasto y maíz en su justa medida es la dieta de los bovinos.

La firma A Neiman Servicios cumple 15 años con la organización de remates y su fundador recorre los campos de la provincia desde 1973. Su director, Abraham Neiman, dijo que “los avances llegaron de la mano de los feedlot que no paran de multiplicarse. Al no haber campo, los feedlot crecieron. Por lo general, los dueños son neuquinos y productores chicos que en vez de vender el ternero, cambian de categoría y los engordan en su campo”.

De acuerdo al informe que el Ministerio de Producción presentó en la Legislatura hay 19 establecimientos pecuarios inscriptos en el Registro Provincial de Establecimientos de Engorde Intensivo de Ganado Bovino a Corral o Feedlot.

De ese total, siete son de segunda categoría, lo que quiere decir que tienen capacidad de engorde desde 101 a 500 vacunos/año. Otros siete son de tercera categoría con capacidad desde 501 a 1500 vacunos y los cinco restantes son de cuarta, con capacidad superior a 1500 vacunos/año.

“Los feedlot son de productores locales, neuquinos que buscan rentabilidad a una actividad bastante vapuleada y como herramienta casi de salvataje para todo el proceso productivo”, dijo Adem.

Por otra parte, hoy la provincia tiene todos los eslabones de la cadena. A fin del año pasado, la firma Agro Servis SA reactivó el matadero de Senillosa y en el primer mes batió su propio récord con una faena de 2.300 animales.

En cuanto al destino de la carne, se abastece la región pero también al resto de la Patagonia. “Mucha hacienda va para el sur. El precio es el mismo, pero se suma el flete, con 2 o 3 pesos por kilo”, concluyó Adem.

 

Genética y rentabilidaad

Rentabilidad y buena genética marcan dos metas a las que todo ganadero quiere llegar. En estos tiempos, la rentabilidad no es fácil de conseguir, pero en genética hay buenas perspectivas.

La buena genética hace que el animal engorde más rápido y sea más negocio. Pero los lotes chicos, que no tienen buena genética, también se venden bien.

A su vez, tan importante como la genética, son los primeros meses del ternero. Una vaca flaca, da un ternero chico y da poca leche. “Si tiene buena genética, sanidad y buena condición de base es más fácil engordarlo. Si hay algo que tiene Neuquén es muy buena calidad de hacienda. Siempre se trabajó en comprar buenos reproductores, seleccionar madres, porque hace a la cuenta del productor”, dijo Alfredo Adem.

Según Abraham Neiman, “el precio del animal de feedlot gordo está un poco bajo para lo que hoy cuesta el alimento que aumentó mucho, pero creo que todavía es negocio. Cayó la rentabilidad, por la suba del maíz, con el precio del dólar”.

Es que según los especialistas el maíz redujo mucho el margen de ganancia de los ganaderos. Los insumos más importantes, son el maíz y le sigue el ternero. A la hora de salir a comprar terneros se paga lo menos posible y eso tuvo un gran impacto en la hacienda de reposición.

“Había una expectativa de suba, pero con insumos tan caros como el maíz y el combustible, la variable de ajuste fueron los terneros que se compran entre marzo y junio”, dijo el especialista Adem.

Sostuvieron que en los últimos cuatro años este insumo principal valía 800 pesos la tonelada puesta en Neuquén y hoy vale 4.200 pesos.

 

Qué dice la ley provincial
Neuquén tiene la vaca atada
Pasto y maíz en su justa medida es la dieta de los bovinos.

Desde la Legislatura se solicitó, el año pasado, un informe sobre la aplicación de la ley 2797 que regula los establecimiento que se dedican al engorde intensivo de ganado bovino o feedlot. La ley se sancionó a fines del 2011, se reglamentó en 2015 y establecía un plazo de dos años para que los establecimientos se adecuen. El paso del tiempo, justificó la pregunta.

El ministerio de Producción elevó un informe con el mapa de los establecimientos y el estado. Los más grandes, están ubicados en Tratayén, Añelo, Zapala, Picún Leufú y Las Lajas. Los medianos, en Junín de los Andes Mariano Moreno, Piedra del Águila, Paso Aguerre, Santo Domingo, El Alamito y paraje Covunco.

“Según el relevamiento hay varios temas para mejorar y ya comenzamos a trabajar. Hay un tema complejo, que no pone a los feedlot como responsables directos, sino con la complejidad de la vinculación urbana/rural”, dijo el ministro de Producción Facundo López Raggi.

Por otra parte aclaró que abordarán las irregularidades para resolverlas pero “acompañando a los productores que con esfuerzo crecieron mucho en estos últimos años y no los queremos perder”, concluyó López Raggi.

Fuente: Diario de Rio Negro

Publicidad