26 de marzo de 2018 14:29 PM
Imprimir

La UE planta cara a la miel adulterada

•"Ver para creer", dicen los productores que piden más análisis •El 20% de la importada no cumple la normativa

Bilbao– Sus 270 colmenas en Kortezubi, en el caserío Ibargoiti, son suficiente aval para saber de lo que habla. Jabier Larrinaga, apicultor que produce con el sello K de Eusko Label tiene claro que todo cuanto se haga para proteger a las abejas y a los artesanos de la miel frente a los fraudes en este producto es bienvenido. El último intento ha llegado desde el Parlamento Europeo que ha pedido a la Comisión y a los Estados miembros mejorar la cobertura financiera, legal y sanitaria del sector.

Por ejemplo, la aplicación de medidas contra la importación de miel adulterada (un cóctel de varios jarabes con una dosis de miel y polen para poder pasar los controles) o, simplemente, falsa: agua, azúcar, colorante y alambre de aluminio para aclarar el potingue. Dicho de otro modo, la UE lanzaba una llamada de atención a las autoridades europeas para que reaccionen a los continuados y voluminosos trastornos en el mercado apícola. Fuentes europeas estiman que el 20% de las de mieles importadas no respetan la reglamentación comunitaria.

El dedo apunta hacia el gigante asiático. Y no solo ahora;hace una década ya se registraron hasta 17 restos de antibióticos en mieles importadas. “Una parte de la miel procedente de China no cumple los estándares de calidad y seguridad alimentaria por el uso de antibióticos e insecticidas prohibidos en la UE”, insistía en declaraciones a DEIA Ángel Díaz, responsable del sector apícola de la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG).

Y como él, desde Euskal Herria, la voz de los apicultores también se orienta hacia el made in China. Ni el cambio climático, ni la mortandad de abejas, ni siquiera las elevadas dosis de contaminación atmosférica existentes en ese país han sido capaces de mermar su industria melífera. De hecho, han aumentado su producción a volúmenes impensables incluso para países elaboradores más tradicionales: Argentina, Uruguay, Paraguay, Brasil, España,…

Larrinaga pone el foco en un aspecto esencial para los apicultores: la trazabilidad. Y es que, saber de dónde viene y qué etapas ha pasado esa miel es vital para mejorar la confianza de la persona consumidora. China (“que ha espabilado mucho”, dice este productor vizcaino) tuvo un problema serio hace años por antibióticos, “pero triangulan con otros países y entonces te aparecen los Vietnam, Méjico o Turquía que empiezan a exportar un montón de miel sin haber tenido producción apícola”. El último caso llamativo -en 2017- ha sido Ucrania.

El mercado vasco está un poquito más a salvo que otros más mayoritarios de este tipo de fraudes, pero tampoco es territorio libre. “No hay forma de saber. No sabes si te la han metido doblada o no. Sobre todo si son de empresas muy potentes… Un productor pequeño no te va a engañar”, enfatiza Larrinaga y corrobora Díaz cuando apunta que el hecho de que predomine la venta directa, en circuito corto, es beneficioso para todos;productores y compradores.

 

 

Miel industrial

“La UE reconoce que está entrando muchísima miel industrial, fabricada por la industria” apostillaba Díaz, con alrededor de 700 colmenas localizadas en distintos puntos de la comarca del bajo Guadalquivir y del Parque Natural de Grazalema. Incide en la importancia de identificar el país de procedencia -y no de envasado- de la miel. “Al final te mosqueas porque resulta que crecemos en cabaña apícola [colmenas] pero se reduce la producción porque la falta de agua afecta a la floración. Algo no cuadra. No somos tan malos los productores de todo el mundo”, ironiza.

En este sentido, Díaz se pregunta [retóricamente] cómo es posible que si todo el mundo asiste a una caída en la producción, China se salve de ese ocaso. Las matemáticas no engañan. “Denunciamos -sostiene el portavoz de la COAG- que alguien está fabricando un producto mal llamado miel”. A mil kilómetros de distancia, desde Kortezubi, Larrinaga lanza otra pregunta: “¿Tú has visto algún mercado desabastecido de miel?” Su silencio es suficiente respuesta.

Por eso, entre las medidas adoptadas por el Parlamento Europeo, figura la de pactar y coordinar los controles en las fronteras y en el mercado interior, que se analice toda la miel que se importe y que se refuercen las exigencias en materia de trazabilidad. “Los eurodiputados reclaman a la Comisión que desarrolle procedimientos de análisis en laboratorios eficaces y solicitan a los Estados miembros que apliquen sanciones más severas a los infractores”, agregaban en su mandato.

 

 

En 30 países

La presión de los productores de miel llevó a la Comisión Europea a prohibir entre 2002 y 2004 las importaciones. En 2015, una investigación realizada con más de 2.200 muestras de 30 países [los Veintiocho, Suiza y Noruega] descubrió que un 6% de la miel estaba adulterada con azúcar. En febrero de 2016, Dinamarca descubrió en su país miel que no era miel;y en diciembre de 2017, una persona fue arrestada en Burgos por vender miel con etiquetas falsas.

La mejora en las analíticas es solo una de las puntas del iceberg a juicio del representante del sector apícola de la COAG. Aunque, como observa, “esto es la pescadilla que se muerde la cola. Ya hemos denunciado que algunos laboratorios europeos han ido a formar a los laboratorios chinos…”. Esa es una de las razones que han llevado al sector a pedir en numerosas ocasiones y desde hace años, que se implante un etiquetado claro. “La gente está un poco harta ya”, resumía Larrinaga.

En el caso vasco, el sello K [Kalitatea] es de los más estrictos con la producción de miel: seguimientos de campo, análisis del cien por cien de la producción [de cada colmena se extraen entre 14 y 20 kilos] en polínicos y antibióticos… La legislación en España es más permisiva;por ejemplo en Euskal Herria se requiere al menos la presencia de un 45% de brezo si un productor de Eusko Label quiere que sea comercializada con ese sello “y en España, no”.

El porcentaje

40%

La cifra

2,23

 

Fuente: www.deia.eus

Publicidad